Las Ca­lan­drias, en­tre la tra­di­ción y el mal­tra­to

Aca­pul­co in­cum­ple con la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal que or­de­nó el re­ti­ro de los equi­nos des­de el 2014.

El Sol de Acapulco - - PORTADA - PI­NE­DA/ CEL­SO CAS­TRO CAS­TRO/ISAAC CAS­TI­LLO Co­rres­pon­sal

Ape­sar de que des­de el 2014 fue apro­ba­da por ma­yo­ría de vo­tos de los dipu­tados de Gue­rre­ro la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal, só­lo el mu­ni­ci­pio de Ix­ta­pa­Zihuatanej­o cum­plió en re­ti­rar los ca­ba­llos que ja­la­ban las ca­lan­drias y sus­ti­tuir­las por vehícu­los mo­to­ri­za­dos, en tan­to que en el puer­to de Aca­pul­co con­ti­núa el mal­tra­to a los equi­nos, cu­ya ma­yo­ría son mal ali­men­ta­dos y es­tán vie­jos.

A seis años de ser apro­ba­da la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal, con la cual que­da­ron prohi­bi­das las co­rri­das de to­ros, el uso de ani­ma­les en los cir­cos, las pe­leas de pe­rros y la uti­li­za­ción de los ca­ba­llos pa­ra ti­rar de las ca­lan­drias, se ha pos­ter­ga­do apli­car­la ba­jo el ar­gu­men­to de no con­tar con una par­ti­da pre­su­pues­tal que per­mi­ta a los con­ce­sio­na­rios uti­li­zar otro me­dio pa­ra tra­ba­jar y ga­nar­se la vi­da.

La ini­cia­ti­va pro­pues­ta por la frac­ción del Par­ti­do Ver­de Eco­lo­gis­ta de Mé­xi­co (PVEM) en Gue­rre­ro, a tra­vés del dipu­tado Ale­jan­dro Ca­ra­bias Ica­za, da­ba un pla­zo de 365 días des­pués de la pu­bli­ca­ción de la ley pa­ra su apli­ca­ción en los 81 mu­ni­ci­pios del es­ta­do, lo que alen­tó que fi­nal­men­te se ter­mi­na­ría el mal­tra­to de los ca­ba­llos que ja­lan las ca­lan­drias en Aca­pul­co, prin­ci­pal­men­te.

Es­to, por­que la ley men­cio­na que los

equi­nos no pue­den ser uti­li­za­dos co­mo me­dio de trans­por­te en zo­nas pa­vi­men­ta­das, de­bi­do a que va en contra de la na­tu­ra­le­za, ya que sus pa­tas no es­tán adap­ta­das pa­ra rea­li­zar es­te tra­ba­jo por la du­re­za del con­cre­to.

Ca­si dos años más tar­de, el pa­sa­do 9 de ju­nio del año 2016 y des­pués de un ex­hor­to que reali­zó el Con­gre­so a los ayun­ta­mien­tos pa­ra aca­tar la ci­ta­da ley, el Ayun­ta­mien­to de Zihuatanej­o de Azue­ta otor­gó una se­ma­na a los pro­pie­ta­rios de las ca­lan­drias en Ix­ta­pa pa­ra sus­ti­tuir a los ani­ma­les o de lo con­tra­rio pro­ce­de­rían a de­co­mi­sar a los ani­ma­les.

An­te es­ta si­tua­ción, en Ix­ta­pa­Zihuatanej­o es­tos ca­rrua­jes que an­te­rior­men­te eran ja­la­dos por ca­ba­llos, hoy en día fun­cio­nan con vehícu­los mo­to­ri­za­dos, cua­tri­mo­tos o has­ta un vo­cho, con­vir­tién­do­se en el pri­mer mu­ni­ci­pio que aca­ta la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal.

To­do en el mun­do se ha mo­der­ni­za­do y las ca­lan­drias no se po­dían que­dar atrás; lo que por mu­chos años guar­dó una for­ma de ca­rrua­je de cuen­tos de prin­ce­sas, hoy por hoy en el bi­no­mio de pla­ya las uni­da­des se vol­vie­ron más am­plias, equi­pa­das con luces y so­ni­do, televisión, mú­si­ca vi­va y has­ta karaoke.

Las nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas son de ma­yor gus­to y atrac­ción pa­ra los tu­ris­tas quie­nes, ade­más, ce­le­bran que ya no hay mal­tra­to y ex­plo­ta­ción ani­mal, es una op­ción más de di­ver­sión y de acuer­do a los ca­lan­drie­ros, la me­jor de­ci­sión que pu­die­ron to­mar.

Aun­que no fue un cam­bio vo­lun­ta­rio, sino más bien ori­lla­do an­te la im­ple­men­ta­ción de la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal en el es­ta­do de Gue­rre­ro, los ca­lan­drie­ros des­de el año 2016 ven re­fle­ja­da su acep­ta­ción a la evo­lu­ción que se tra­du­ce en me­jo­res ga­nan­cias eco­nó­mi­cas.

De­fi­ni­ti­va­men­te el aho­rro de di­ne­ro es in­mi­nen­te, por don­de se le quie­ra ver, la uti­li­za­ción de au­to­mo­res aho­ra da una me­jor ca­li­dad de vi­da no só­lo a los ca­ba­llos sino tam­bién a las fa­mi­lias que de­pen­den de esa ac­ti­vi­dad.

El ca­lan­drie­ro Cons­tan­tino Abun­diz re­fi­rió que tan só­lo en la ali­men­ta­ción de los ani­ma­les se gas­ta­ban al año más de 90 mil pe­sos, sin con­tar los tra­ta­mien­tos mé­di­cos en ca­so de en­fer­me­dad que cuan­do sur­gían, su­pe­ra­ban los 3 o 5 mil pe­sos en una so­la ex­hi­bi­ción.

La aten­ción in­me­dia­ta a un equino era obli­ga­da, de lo con­tra­rio exis­tía el ries­go de mo­rir y pa­ra ad­qui­rir otro ani­mal por muy ba­ra­to des­em­bol­sa­ban en­tre 10 mil y 12 mil pe­sos, mien­tras que la cua­tri­mo­to bas­ta con sus­ti­tuir al­gu­na pie­za ave­ria­da.

An­te­rior­men­te el re­co­rri­do de me­dia ho­ra pa­ra seis per­so­nas en ca­rre­tas ja­la­das por ca­ba­llos cos­ta­ba 350 pe­sos, en un buen día y con es­ta ta­ri­fa el ca­lan­drie­ro ga­na­ba un má­xi­mo de has­ta mil 400 pe­sos.

Hoy el cos­to de­jó de ser por via­je y aho­ra es en lo in­di­vi­dual, en­tre 80 y 100 pe­sos por per­so­na; to­man­do en cuen­ta

La Red

de Or­ga­ni­za­cio­nes Pro­tec­to­ras de Gue­rre­ro, gru­pos am­bien­ta­lis­tas y los ca­lan­drie­ros de Ix­ta­pa­Zihuatanej­o, ha­cen un lla­ma­do a la Pro­fe­pa, al ayun­ta­mien­to de Aca­pul­co y a la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te es­ta­tal a que de una vez por to­das to­men car­tas en el asun­to. "Qué tra­ba­jen por el bien de los ani­ma­les y de­ci­dan dar un paso ha­cia el cam­bio".

que las ca­lan­drias ya tie­nen ca­pa­ci­dad has­ta pa­ra 30 pla­zas, en un buen día un ca­lan­drie­ro ob­tie­ne de ga­nan­cia has­ta 3 mil pe­sos en tan só­lo un re­co­rri­do.

Los gas­tos de tras­la­do eran tam­bién ade­más de ca­ros, en­go­rro­sos, los equi­nos de­bían ser tras­la­da­dos dia­ria­men­te a sus co­rra­les en cam­per y aho­ra con las cua­tri­mo­tos, las ca­lan­drias sim­ple­men­te se es­ta­cio­nan en un par­quea­de­ro de Ix­ta­pa.

Tras la im­ple­men­ta­ción de la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de sal­va­guar­dar la fau­na y flo­ra del es­ta­do exi­gie­ron a los ca­lan­drie­ros la sa­li­da de los equi­nos, ins­truc­ción que, a di­fe­ren­cia de Aca­pul­co, en Ix­ta­pa­Zihuatanej­o fue aca­ta­da.

Los ca­lan­drie­ros hi­cie­ron so­li­ci­tu­des al go­bierno es­ta­tal o mu­ni­ci­pal pa­ra el sub­si­dio o ayu­da en la com­pra de las cua­tri­mo­tos pero no re­ci­bie­ron nin­gún apo­yo, aun­que eso no sig­ni­fi­có un freno pa­ra

En Ix­ta­pa­Zihuatanej­o

es­tos ca­rrua­jes que an­te­rior­men­te eran ja­la­dos por ca­ba­llos, hoy en día fun­cio­nan con vehícu­los mo­to­ri­za­dos, cua­tri­mo­tos o has­ta un vo­cho, con­vir­tién­do­se en el pri­mer mu­ni­ci­pio que aca­ta la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal.

La Ley

de Bie­nes­tar Ani­mal men­cio­na que los equi­nos no pue­den ser uti­li­za­dos co­mo me­dio de trans­por­te en zo­nas pa­vi­men­ta­das, de­bi­do a que va en contra de la na­tu­ra­le­za, ya que sus pa­tas no es­tán adap­ta­das pa­ra rea­li­zar es­te tra­ba­jo por la du­re­za del con­cre­to.

En Aca­pul­co

los más de 52 ca­lan­drie­ros se niegan a evo­lu­cio­nar, bus­can­do pre­tex­tos, se afe­rran a pa­sar por en­ci­ma de la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal y por si eso fue­ra po­co, par­ti­ci­par en un ac­to tan re­pu­dia­do co­mo es el mal­tra­to ani­mal.

con­ti­nuar tra­ba­jan­do.

Con re­cur­sos pro­pios ad­qui­rie­ron a cré­di­to mo­to­ci­cle­tas y cua­tri­mo­tos, hi­cie­ron las ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra mon­tar­las en las ca­lan­drias y cons­cien­tes del ries­go pu­sie­ron en mar­cha el cam­bio que por for­tu­na pa­ra ellos fue muy bien re­ci­bi­do.

En la ac­tua­li­dad fa­mi­lias en­te­ras del in­te­rior del país y el ex­tran­je­ro que vi­si­tan Ix­ta­pa­Zihuatanej­o dis­fru­tan de es­ta atrac­ción, de­jan­do en cla­ro su apo­yo al cam­bio en be­ne­fi­cio de los ca­ba­llos. Ya sea por ca­pri­cho o mie­do a lo des­co­no­ci­do, en el puer­to de Aca­pul­co los más de 52 ca­lan­drie­ros se niegan a evo­lu­cio­nar, bus­can­do pre­tex­tos, se afe­rran a pa­sar por en­ci­ma de la ley y por si eso fue­ra po­co, par­ti­ci­par en un ac­to tan re­pu­dia­do co­mo es el mal­tra­to ani­mal.

El ca­lan­drie­ro Ar­tu­ro, en en­tre­vis­ta, di­jo que esa es una ma­la práctica que llevan a ca­bo sus ho­mó­lo­gos en Aca­pul­co y que de­ja al des­cu­bier­to que só­lo bus­can

su be­ne­fi­cio per­so­nal, sa­cri­fi­can­do el de los ani­ma­les.

Es­ti­mó que los po­tros car­gan has­ta me­dia to­ne­la­da de pe­so por va­rias ho­ras, to­man­do en cuen­ta la ca­lan­dria, pa­sa­je­ros y el con­duc­tor; des­gas­te que es evi­den­te y que des­de ha­ce mu­chos años se da en es­te puer­to.

En es­ta se­ma­na usua­rios en fa­ce­book pu­sie­ron al des­cu­bier­to el can­san­cio de un ca­ba­llo y el mal­tra­to al que es ex­pues­to por par­te de los ca­lan­drie­ros en Aca­pul­co, pues en me­dio de la llu­via ca­yó ren­di­do so­bre la cos­te­ra Mi­guel Ale­mán.

An­te la mi­ra­da de tu­ris­tas y ha­bi­tan­tes el equino co­lap­só y en par­te de eso tam­bién son res­pon­sa­bles las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de cui­dar a los ani­ma­les, pues aún te­nien­do una he­rra­mien­ta le­gal, no obli­gan a que de­jen de ser usa­dos los ca­ba­llos pa­ra ja­lar ca­lan­drias.

Ade­más de es­te incidente re­cien­te, a lo lar­go de los años ya se pre­sen­ta­ron otros ca­sos, los ca­ba­llos ya se han que­da­do ato­ra­dos de al­gu­na ex­tre­mi­dad en una al­can­ta­ri­lla.

Ac­tual­men­te los equi­nos en Aca­pul­co se apre­cian muy des­cui­da­dos, con des­nu­tri­ción y mal­tra­to, es­tán en la zo­na tu­rís­ti­ca de Aca­pul­co y sig­ni­fi­can un ícono de in­hu­ma­ni­dad, com­par­ti­da en­tre ca­lan­drie­ros y go­bierno.

Has­ta el mo­men­to nin­gu­na au­to­ri­dad ni los pro­pios con­ce­sio­na­rios de las ca­lan­drias han te­ni­do la mí­ni­ma intención de cam­biar la si­tua­ción, en fran­ca vio­la­ción a la Ley de Bie­nes­tar Ani­mal, que en los he­chos es le­tra muer­ta en Aca­pul­co.

En re­pe­ti­das oca­sio­nes la Red de Or­ga­ni­za­cio­nes Pro­tec­to­ras del Es­ta­do de Gue­rre­ro, otros gru­pos am­bien­ta­lis­tas, y aho­ra, los ca­lan­drie­ros de Ix­ta­pa­Zihuatanej­o ha­cen un lla­ma­do a la Pro­fe­pa, al ayun­ta­mien­to de Aca­pul­co y a la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te es­ta­tal a que de una vez por to­das to­men car­tas en el asun­to.

Qué tra­ba­jen por el bien de los ani­ma­les y de­ci­dan dar un paso ha­cia el cam­bio; que pon­gan en práctica lo que ci­tó el na­tu­ra­lis­ta in­glés Char­les Dar­win: "No es el más fuer­te de las es­pe­cies el que so­bre­vi­ve, tam­po­co es el más in­te­li­gen­te el que so­bre­vi­ve. Es aquel que es más adap­ta­ble al cam­bio".

ISAAC CAS­TI­LLO PI­NE­DA

Las nue­vas ca­lan­drias en Ix­ta­pa son más es­pa­cio­sas, de ma­yor gus­to y atrac­ ción pa­ra los tu­ris­tas./

ISAAC CAS­TI­LLO PI­NE­DA

Vehícu­los mo­to­ri­za­dos sus­ti­tu­ye­ron a los ca­ba­llos./

Ca­ba­llos vie­jos­jos y mal ali­men­ta­dos.

Son obli­ga­dos a tra­ba­jar en­tre autobuses y vehícu­los, arries­gan­do su vi­da.

Be­ben aguas plu­via­les y el po­co pas­to que en­cuen­tran.

Ama­rra­dos ba­jo al­tas tem­pe­ra­tu­ras man­tie­nen a los equi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.