El Con­gre­so de Anáhuac

Pri­me­ra de 4 par­tes

El Sol de Acapulco - - Cultura - RA­MÓN SIE­RRA LÓ­PEZ /Colaborado­r

Uno de los lo­gros más im­por­tan­tes de la Gue­rra de In­de­pen­den­cia lo fue el Con­gre­so de Anáhuac. Se tra­ta del pri­mer con­gre­so po­lí­ti­co con­vo­ca­do por José Ma­ría Mo­re­los y Pa­vón en el te­rri­to­rio me­xi­cano eman­ci­pa­do de la opre­sión española, que a par­tir de en­ton­ces de­jó de lla­mar­se la “Nue­va Es­pa­ña”; es de­cir, un par­la­men­to de hom­bres ilus­tres, que subs­ti­tu­yó a la Jun­ta de Zi­tá­cua­ro, de­cla­ran­do la in­de­pen­den­cia de la Amé­ri­ca Sep­ten­trio­nal del trono es­pa­ñol.

En la pri­me­ra se­sión el 14 de sep­tiem­bre de 1813, del Con­gre­so de Chil­pan­cin­go, cu­yo nom­bre ofi­cial fue Con­gre­so de Anáhuac el Ge­ne­ral Mo­re­los dio lec­tu­ra a un do­cu­men­to al que lla­mó “Sen­ti­mien­tos de la Na­ción”, en cu­yos pun­tos se en­fa­ti­za­ba la im­por­tan­cia de los de­re­chos hu­ma­nos y de la li­ber­tad de los me­xi­ca­nos y es un do­cu­men­to que se con­vier­te co­mo el pri­mer an­te­ce­den­te de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos. A par­tir de en­ton­ces de­jó de exis­tir la es­cla­vi­tud que por tres si­glos de ré­gi­men co­lo­nial, des­pués de la caí­da de Te­noch­titlan, el vi­rrei­na­to so­me­tió a los in­dí­ge­nas; a par­tir de en­ton­ces ya no hu­bo di­vi­sión de cas­tas (es­pa­ño­les, crio­llos, mu­la­tos, in­dios…); la tie­rra, que fue en­tre­ga­da a los sol­da­dos de Cor­tés en for­ma de “en­co­mien­da” y lue­go arre­ba­ta­da a los in­dí­ge­nas por los ha­cen­da­dos, re­gre­só a ellos gra­cias a es­te do­cu­men­to y se es­ta­ble­ció, por vo­ta­ción uná­ni­me de los dipu­tados, la de­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia. Con es­te do­cu­men­to se cam­bia­ban cam­bia­do las ex­pec­ta­ti­vas po­lí­ti­cas y cum­pli­do par­cial­men­te los de­seos de los in­sur­gen­tes me­xi­ca­nos.

Dos me­ses des­pués, el 6 de no­viem­bre de 1813, re­dac­ta­da por An­drés Quin­ta­na Roo y Car­los Ma­ría de Bus­ta­man­te, se le­yó el Ac­ta so­lem­ne de la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia de la Amé­ri­ca Sep­ten­trio­nal; en ella, ya no se acep­ta­ba la so­be­ra­nía de Fer­nan­do VII y se pos­tu­la­ba de for­ma ra­di­cal la se­pa­ra­ción de la au­to­ri­dad española; y pa­ra el 22 de oc­tu­bre de 1814, en Apat­zin­gán, el con­gre­so ra­ti­fi­có el De­cre­to Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra la Li­ber­tad de la Amé­ri­ca Me­xi­ca­na, co­no­ci­do tam­bién co­mo la Cons­ti­tu­ción de Apat­zin­gán.

Es­te es un te­ma que ha­brá de ocu­par­nos en tres en­tre­gas, a pa­rir de és­ta, en las que ha­bre­mos de in­for­mar a nues­tros lec

to­res có­mo es que se pla­neó, en el te­rri­to­rio de la Pro­vin­cia de Tecpan, uno de los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos más im­por­tan­tes de Mé­xi­co, que se lle­vó a ca­bo en la Ciu­dad de Chil­pan­cin­go y que mar­có la pau­ta pa­ra que los me­xi­ca­nos fué­ra­mos li­bres del yu­go es­pa­ñol. Do­mi­nio que ini­ció con la caí­da de Te­noch­titlan —la ca­pi­tal del im­pe­rio az­te­ca o me­xi­ca—, el 13 de agos­to de 1521 y que cul­mi­nó el 13 de sep­tiem­bre de 1821, con el Ac­ta de In­de­pen­den­cia.

La pri­me­ra en­co­mien­da más im­por­tan­te que Mo­re­los re­ci­bió de don mi­guel Hidalgo y Cos­ti­lla, fue la to­ma de la for­ta­le­za de San Die­go en Aca­pul­co; pa­ra cum­plir­la, sa­lió de Ca­rá­cua­ro, en cu­ya pa­rro­quia ofi­cia­ba mi­sas y lle­gó a la par­te oc­ci­den­tal de la Cos­ta Gran­de don­de em­pe­zó el re­clu­ta­mien­to de hom­bres dis­pues­tos a ini­ciar con él la lu­cha por la li­ber­tad en el sur. En Tecpan se le unió un im­por­tan­te con­tin­gen­te en­ca­be­za­do por los Ga­lea­na. Con es­te in­ci­pien­te ejér­ci­to lle­gó a Pie de La Cues­ta cer­ca del puer­to de Aca­pul­co y se dis­pu­so a eje­cu­tar estrategia­s mi­li­ta­res pa­ra la to­ma del fuer­te de San Die­go. Era no­viem­bre de 1810 y pa­ra el 2 de ma­yo de 1811, las tro­pas in­sur­gen­tes no ha­bían po­di­do to­mar la for­ta­le­za, a la que du­ran­te va­rios me­ses es­tu­vie­ron bom­bar­dean­do con fue­go de ca­ño­nes. En una jun­ta de je­fes mi­li­ta­res en el cam­pa­men­to del Cerro del Ve­la­de­ro, el ge­ne­ral Mo­re­los to­ma­ba la de­ci­sión de aban­do­nar Aca­pul­co y di­ri­gir­se a to­mar las ciu­da­des del norte y de­cía a sus sol­da­dos: “creo que de­be­mos sa­lir del Ve­la­de­ro y di­ri­gir­nos a la In­ten­den­cia de Mé­xi­co, pe­ro sin aban­do­nar lo que he­mos con­quis­ta­do. Te­ne­mos aquí un ejér­ci­to ague­rri­do. Si lo de­ja­mos si­tian­do a Aca­pul­co, las fuer­zas con que em­pren­da­mos nues­tra mar­cha, se­rán po­cas. Si lo lle­va­mos to­do, per­de­mos la Cos­ta Gran­de, de­ja­mos li­bre al enemi­go en Aca­pul­co, com­pro­me­te­mos a nues­tros ami­gos y nos cor­ta­mos la re­ti­ra­da. ¿Qué de­be­mos ha­cer? Me gus­ta­ría es­cu­char las opi­nio­nes de mis ofi­cia­les”. El ge­ne­ral Ga­lea­na, ex­pre­só: “el grue­so de nues­tras tro­pas pue­de que­dar­se en nues­tros cam­pa­men­tos si­tian­do a Aca­pul­co y apo­yan­do a la cos­ta, en co­mu­ni­ca­ción siem­pre con Za­ca­tu­la y ofre­cién­do­nos una re­ti­ra­da se­gu­ra que no ne­ce­si­ta­mos pe­ro que es pru­den­te con­ser­var. Una par­te pe­que­ña de es­tas tro­pas bas­ta pa­ra em­pren­der la nue­va cam­pa­ña; es su­fi­cien­te pa­ra el apo­yo que ne­ce­si­ta­mos y los pue­blos ven­drán a for­mar otro ejér­ci­to co­mo el que se for­mó en la cos­ta. Los se­ño­res Bravo nos ayu­da­rán, pues han con­ser­va­do re­la­cio­nes cons­tan­tes con la gen­te de Chi­chihual­co, Chil­pan­cin­go, Amo­ji­le­ca y, a lo su­mo, en tres días po­drán re­unir un buen ejér­ci­to bien mon­ta­do y equi­pa­do”.

CON­TI­NUA­RÁ.

En la

pri­me­ra se­sión el 14 de sep­tiem­bre de 1813, del Con­gre­so de Chil­pan­cin­go, el Ge­ne­ral Mo­re­los dio lec­tu­ra a un do­cu­men­to al que lla­mó “Sen­ti­mien­tos de la Na­ción”.

/COR­TE­SÍA.

Jun­ta de dipu­tados del Con­gre­so de Anáhuac al in­te­rior de la pa­rro­quia de San­ta Ma­ría de la Asun­ción.

/COR­TE­SÍA.

Ac­tual ca­te­dral de San­ta Ma­ría de la Asun­ción, en la ciu­dad de Chil­pan­cin­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.