Misoginia

El Sol de Acapulco - - Cultura -

De­fi­ni­ción: tras­torno de com­por­ta­mien­to que se ba­sa en un pro­fun­do re­sen­ti­mien­to, odio o re­pul­sión ha­cia las mu­je­res y to­do lo re­la­ti­vo a lo fe­me­nino.

Aver­sión a las mu­je­res, fal­ta de con­fian­za en ellas, es el ho­mó­lo­go se­xis­ta de la mi­san­dria (aver­sión ha­cia los hom­bres) Pue­de ma­ni­fes­tar­se de di­ver­sas ma­ne­ras, de­ni­gra­ción, dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia con­tra y ha­cia las mu­je­res.

Di­ver­sas pro­ble­má­ti­cas arrai­ga­das, creen­cias de su­pre­ma­cía con res­pec­to al gé­ne­ro fe­me­nino. Las cau­sas guar­dan es­tre­cha re­la­ción con la crian­za, cier­tas con­di­cio­nes psi­co­ló­gi­cas co­mo in­se­gu­ri­da­des, así co­mo el con­tex­to so­cial y cul­tu­ral del in­di­vi­duo. Ca­rac­te­rís­ti­cas de la misoginia Com­por­ta­mien­to de­gra­dan­te ba­sa­do en un odio de ca­rác­ter irra­cio­nal ha­cia las mu­je­res, se ca­rac­te­ri­za por con­ti­nuos ata­ques sociales, fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos y / o la pro­mo­ción de los mis­mos.

Con­se­cuen­cias sociales de la misoginia.

A ni­vel so­cial, la misoginia su­po­ne un re­tro­ce­so que re­sul­ta in­com­pa­ti­ble con los avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos y hu­ma­nos de hoy, así co­mo la pre­sen­cia fe­me­ni­na en los há­bi­tos in­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­ria­les.

La mo­der­ni­dad tra­jo con­si­go una trans­for­ma­ción en los ro­les de hom­bres y mu­je­res, por ello, es in­con­ce­bi­ble que exis­tan gru­pos que se de­di­can a dis­cri­mi­nar a las mu­je­res y las con­si­de­ran co­mo se­res in­fe­rio­res.

Es­tá con­si­de­ra­do un Pro­ble­ma de sa­lud y bie­nes­tar so­cial se pre­sen­ta en to­das las so­cie­da­des pe­ro en al­gu­nas exis­ten a ni­vel le­gal fi­gu­ras que am­pa­ran la in­fe­rio­ri­dad de la mu­jer con res­pec­to al hom­bre y el pa­pel pa­si­vo que de­be ejer­cer des­de su más tier­na in­fan­cia.

Al­gu­nas de las con­se­cuen­cias. Au­men­to de la dis­cri­mi­na­ción Pro­du­ce una mar­ca­da dis­cri­mi­na­ción en­tre gé­ne­ros por me­dio de la cual se con­si­de­ra a la mu­jer in­fe­rior al hom­bre. Po­ne de ma­ni­fies­to al hom­bre. En los ám­bi­tos em­pre­sa­ria­les y sociales, la pre­sen­cia de la mu­jer en car­gos di­rec­ti­vos o de re­le­van­cia sigue sien­do es­ca­sa.

Así mis­mo, es bas­tan­te fre­cuen­te que a las mu­je­res se les de­sig­nen sa­la­rios in­fe­rio­res con res­pec­to a los hom­bres aun cuan­do desem­pe­ñen el mis­mo car­go. Pro­mo­ción de la in­to­le­ran­cia.

Los mi­só­gi­nos, por lo ge­ne­ral, se agru­pan con otros hom­bres pa­ra com­par­tir sus sen­ti­mien­tos de odio, re­sen­ti­mien­tos y aver­sión ha­cia las mu­je­res por lo que lo­gran ex­ten­der y avi­var es­tas prác­ti­cas tan no­ci­vas pa­ra la so­cie­dad.

La lu­cha de­be­ría gi­rar en torno a la ex­tin­ción de las con­duc­tas que aten­tan con­tra la acep­ta­ción a esas di­fe­ren­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.