Don­de el pue­blo can­ta DO­LO­RES HIDALGO, EN GUA­NA­JUA­TO, ES EL ME­JOR SI­TIO PARA CON­ME­MO­RAR LA IN­DE­PEN­DEN­CIA Y EVOCAR AL GRAN JO­SÉ ALFREDO JI­MÉ­NEZ

El Sol de Acapulco - - Viajero - ARIANNA BUS­TOS NAVA

bro la puer­ta de una can­ti­na en Do­lo­res Hidalgo, las dos ho­jas de ma­de­ra di­vi­den su nom­bre: La Hie­dra. El re­du­ci­do es­pa­cio de la— aho­ra sé—can­ti­na más vie­ja del pue­blo (1926) per­mi­te que lo pri­me­ro que vea sean las es­pal­das de los que se em­pi­nan el va­so de te­qui­la, de una Pa­lo­ma.

Des­ta­ca una pla­ye­ra blan­ca, pul­cra, con una fra­se: “La me­dia vuel­ta”; la com­ple­xión del por­ta­dor es del­ga­da, de­li­ca­da. Ca­mino, vol­teo y de fren­te en­cuen­tro que aquel hom­bre lle­va la ima­gen de Jo­sé Alfredo Ji­mé­nez en el pe­cho, es la fo­to del can­tau­tor, que lu­ce som­no­lien­to mien­tras be­be un tra­go y re­car­ga su rostro en una ba­rra de ma­de­ra, pa­re­ce ac­tual, pe­ro es de años atrás, en la mis­ma can­ti­na: La Hie­dra.

El jo­ven se lla­ma Cris­tian y tie­ne 28 años, es de Ira­pua­to, Gua­na­jua­to y es­tá ahí con­tán­do­me sus re­cuer­dos de in­fan­cia, las anéc­do­tas que le com­par­tían su pa­pá y su abue­lo mien­tras él po­nía los ace­ta­tos de Jo­sé Alfredo. Aun­que es muy jo­ven, no hay gé­ne­ro que le gus­te más que las ran­che­ras, “yo po­dría es­tar bai­lan­do —reg­gae­tón—”, me di­ce, mien­tras se des­cu­bre el bra­zo para en­se­ñar­me un ta­tua­je con el nom­bre de Jo­sé Alfredo Ji­mé­nez, su fe­cha de na­ci­mien­to y el día de su muer­te.

Es­ta es una de las ex­pe­rien­cias que sor­pren­den al que vi­si­ta Do­lo­res Hidalgo, una in­quie­tud evi­den­te en­tre sus po­bla­do­res, ne­ce­si­dad de con­tar his­to­rias que ha­gan pre­sen­te a uno de los com­po­si­to­res más im­por­tan­tes del país; por­que ahí na­ció y ahí des­can­sa, por­que pa­só de una tum­ba con pla­ca de mez­qui­te a un mau­so­leo con azu­le­jos de co­lo­res di­se­ña­do por su yerno (el cé­le­bre ar­qui­tec­to Ja­vier Se­no­siain) en el que pre­va­le­ce la fra­se que él pi­dió: “La vida no va­le na­da”.

AVIVIR PARA CONTARLA

El ma­jes­tuo­so mau­so­leo es­tá de­co­ra­do con azu­le­jos y tie­ne ins­cri­tos los éxi­tos del can­tau­tor..

Gra­cias, nom­bre de la úl­ti­ma me­lo­día que “El Hi­jo del Pue­blo” le de­di­có a sus fa­ná­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.