Uso de la fuer­za gra­dual y le­gí­ti­ma de­fen­sa La de­cla­ra­ción

El Sol de Acapulco - - Nacional -

del ti­tu­lar de la Se­de­na so­bre el uso de la fuer­za gra­dual pa­ra pro­te­ger la vi­da e in­te­gri­dad fí­si­ca de las fuer­zas ar­ma­das y Guar­dia Na­cio­nal, no de­be en­ten­der­se co­mo una ame­na­za, pe­ro tam­po­co es la se­ñal de ata­que pa­ra que los mi­li­ta­res y miem­bros de la Guar­dia Na­cio­nal uti­li­cen sin ton ni son la fuer­za en to­dos los ca­sos. La or­den es no ma­sa­crar ni ajus­ti­ciar a se­res hu­ma­nos y apli­car la fuer­za gra­dual “cuan­do se re­quie­ra” y con es­tric­to ape­go a los de­re­chos hu­ma­nos.

Los mi­li­ta­res y Guar­dia Na­cio­nal ten­drán que va­lo­rar pre­via­men­te la si­tua­ción y so­lo si se re­quie­re, ha­cer uso de la fuer­za ra­cio­nal, sin ex­ce­sos y gra­dual. Real­men­te el uso de la fuer­za gra­dual pa­ra la pro­tec­ción e in­te­gri­dad fí­si­ca no es pri­va­ti­va de los ele­men­tos cas­tren­ses o po­li­cías; es una cau­sa de jus­ti­fi­ca­ción de la pe­na que re­gu­lan los có­di­gos pe­na­les en be­ne­fi­cio de cual­quier per­so­na y tie­ne su fun­da­men­to en el he­cho de sal­va­guar­dar la sa­lud, la vi­da u otros bie­nes que la ley pro­te­ge de la per­so­na que re­sien­te di­rec­ta­men­te la agre­sión o de otra per­so­na por la que se ac­túa.

En es­tos ca­sos, la ley per­mi­te a los in­di­vi­duos (sean o no mi­li­ta­res, po­li­cías o ci­vi­les) ha­cer uso de la fuer­za gra­dual pa­ra sal­va­guar­dar sus bie­nes co­mo son la sa­lud, vi­da y la de otros, lla­mán­do­la “le­gí­ti­ma de­fen­sa”. Es­ta fi­gu­ra es muy usa­da por los abo­ga­dos pe­na­lis­tas, pe­ro tam­bién muy cri­ti­ca­da por la so­cie­dad por des­co­no­ci­mien­to de las hi­pó­te­sis que de­ben dar­se pa­ra pro­bar­la.

Lo an­te­rior lo ex­pon­go en ra­zón de que las per­so­nas creen que bas­ta con in­vo­car la le­gí­ti­ma de­fen­sa pa­ra que el po­li­cía aprehen­sor, mi­nis­te­rio pú­bli­co o juez lo de­je en li­ber­tad y no es así. Pa­ra en­ten­der­la, de­be­mos re­mi­tir­nos a la de­fi­ni­ción de la le­gí­ti­ma de­fen­sa. Se en­tien­de por le­gí­ti

ma de­fen­sa al he­cho de “re­pe­ler una agre­sión real, ac­tual o in­mi­nen­te y sin de­re­cho, en de­fen­sa de los bie­nes ju­rí­di­cos pro­pios o aje­nos, siem­pre que exis­ta ne­ce­si­dad de la de­fen­sa y ra­cio­na­li­dad de los me­dios em­plea­dos y que no me­die pro­vo­ca­ción do­lo­sa su­fi­cien­te e in­me­dia­ta por par­te del agre­di­do o de la per­so­na a quien se de­fien­de”.

En otras pa­la­bras, se re­quie­re que se den to­das y ca­da una de es­tas cir­cuns­tan­cias pa­ra pro­bar la le­gí­ti­ma de­fen­sa y al­can­zar el be­ne­fi­cio le­gal que ex­clu­ye la san­ción. Lo que ha su­ce­di­do, en el ca­so de los mi­li­ta­res, es que ellos han ac­tua­do has­ta aho­ra me­su­ra­da­men­te, con da­ño a su sa­lud y has­ta con ries­go de su vi­da, con tal de no caer en la pro­vo­ca­ción de al­gu­nas per­so­nas o gru­pos con el fin de que res­pon­dan pa­ra lue­go de­nun­ciar al go­bierno re­pre­sor. Sin em­bar­go, es­to se sa­lió de con­trol y ve­mos dia­ria­men­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que ca­da vez son más gra­ves las le­sio­nes pro­vo­ca­das a los cuer­pos po­li­cia­cos y mi­li­ta­res, ade­más de las hu­mi­lla­cio­nes a que son ex­pues­tos por par­te de es­tos gru­pos que en­vían al fren­te a mu­je­res y ni­ños que sin nin­gún re­mor­di­mien­to los gol­pean con pu­ños, pie­dras y pa­los sin res­pues­ta de las fuer­zas ar­ma­das.

Por su­pues­to que el uso de la fuer­za va a ge­ne­rar una in­ves­ti­ga­ción don­de se po­drá de­mos­trar o no la mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.