El Con­gre­so de Anáhuac

Se­gun­da de cua­tro par­tes

El Sol de Acapulco - - Cultura - RA­MÓN SIE­RRA LÓ­PEZ

El ge­ne­ral Mo­re­los au­men­ta­ba los ata­ques a la for­ta­le­za de San Die­go, en Aca­pul­co; el go­ber­na­dor es­pa­ñol no ce­día la pla­za; y ca­da no­che, en las jun­tas con sus ge­ne­ra­les, el ge­ne­ral, apar­te de es­ta­ble­cer es­tra­te­gias, ma­ni­fes­ta­ba su preo­cu­pa­ción por las desave­nen­cias de los in­te­gran­tes de la Jun­ta Gubernativ­a, los in­for­mes que re­ci­bía, ha­bla­ban de las dispu­tas en­tre Li­cea­ga y Ber­dus­co. Ha­bló de su in­ten­ción de “es­cri­bir de in­me­dia­to a Ra­yón de in­fluir pa­ra ter­mi­nar con las dispu­tas, es­ta­ba dis­pues­to a sa­cri­fi­car­se en ha­cer obe­de­cer a Su Ma­jes­tad, la Su­pre­ma Jun­ta, sin per­jui­cio de fo­men­tar a un miem­bro de ella pa­ra que destruya al otro, por­que se­ría des­truir el sis­te­ma”. Es­cri­bió a Li­cea­ga di­cién­do­le que se eli­ja a un re­pre­sen­tan­te que lle­ne el quin­to nú­me­ro in­dis­pen­sa­ble pa­ra que ha­ya plu­ra­li­dad de vo­tos en la Su­pre­ma Jun­ta, por­que, de­cía, com­ple­to es­te nú­me­ro, sal­drá del mis­mo vo­ta­do el pre­si­den­te, por­que el uno fá­cil­men­te po­dría con­quis­tar al otro; con es­ta mis­ma ra­zón se­rá muy con­ve­nien­te que con­quis­ta­das las otras pro­vin­cias u obis­pa­dos as­cien­da el nú­me­ro de miem­bros qui­zás a sie­te o nue­ve, así es­ta­ría el reino me­jor ad­mi­nis­tra­do en jus­ti­cia; es­te es el plan que pro­pu­so des­de un prin­ci­pio el se­ñor Hi­dal­go, cuan­do ha­bló de fo­men­tar un Con­gre­so in­te­gra­do con re­pre­sen­tan­tes de las Pro­vin­cias; con per­so­nas de pro­bi­dad y le­tras, teó­lo­gos o ju­ris­tas, ecle­siás­ti­cos o se­cu­la­res…”

Des­de el im­pro­vi­sa­do cuar­tel de man­do en el ce­rro de La Iguana, en me­dio de la una si­tua­ción de gue­rra, los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra for­ta­le­cer la Jun­ta Gubernativ­a lle­ga­ron a un pun­to cul­mi­nan­te cuan­do el ge­ne­ral Mo­re­los re­ci­bió un co­mu­ni­ca­do de don Car­los Ma­ría de Bus­ta­man­te; en él le da­ba los por­me­no­res del ac­ta de asam­blea ce­le­bra­da en la ca­te­dral de Oa­xa­ca don­de las cor­po­ra­cio­nes ci­vi­les y ecle­siás­ti­cas de la ciu­dad pro­po­nían la crea­ción de un con­gre­so na­cio­nal. Men­sa­je que co­mu­ni­có a sus je­fes: “el go­ber­na­dor Mi­li­tar de esa pla­za y ve­ci­nos hon­ra­dos de ella, de­seo­sos de po­ner tér­mino a los in­cal­cu­la­bles ma­les de la gue­rra, nos di­ri­gen sus vo­tos y nos dan las gra­cias por nues­tros ser­vi­cios y nos su­pli­can que con­ti­nue­mos has­ta que la na­ción re­co­bre de to­do pun­to su li­ber­tad y sea re­co­no­ci­da su in­de­pen­den­cia por la Eu­ro­pa…”

La idea de un con­gre­so no só­lo es­ta­ba ad­qui­rien­do se­gu­ri­dad, sino que su rea­li­za­ción ya era in­mi­nen­te. En me­dio de la reunión, pi­dió al li­cen­cia­do Ro­sáinz to­ma­ra no­ta de lo si­guien­te: “Ha­bien­do ya la Di­vi­na Pro­vi­den­cia pro­por­cio­na­do un te­rreno se­gu­ro y ca­paz de plan­tar en él al­gún go­bierno, de­be­mos co­men­zar por el pro­me­ti­do en el plan de nues­tra san­ta in­su­rrec­ción, que es el de for­mar un Con­gre­so, com­pues­to de re­pre­sen­tan­tes de las pro­vin­cias que pro­mue­van sus de­re­chos.

Y co­mo ca­da uno de­ba ser elec­to por los pue­blos de la mis­ma pro­vin­cia que re­pre­sen­ta, se ha­ce pre­ci­so que en ca­da Sub­de­le­ga­ción con­vo­quen a los de­más cu­ras, co­man­dan­tes de ar­mas, re­pú­bli­cas y ve­ci­nos prin­ci­pa­les pa­ra que, uni­dos en las ca­be­ce­ras, nom­bren un elec­tor de la Pro­vin­cia de Tei­pan, de­mar­ca­da por el río de las Bal­sas has­ta su ori­gen(…) Y por cuan­to las cir­cuns­tan­cias del día es­tre­chan el tiem­po pa­ra ocu­rrir a los ma­les que ame­na­zan, cir­cu­la­rá es­ta re­so­lu­ción con to­da ve­lo­ci­dad pa­ra que el elec­tor de ca­da Sub­de­le­ga­ción con­cu­rra al pue­blo de Chil­pan­cin­go el día 8 del pró­xi­mo sep­tiem­bre, a la Jun­ta Ge­ne­ral de Re­pre­sen­tan­tes(…) Y pa­ra que es­ta im­por­tan­tí­si­ma re­so­lu­ción ten­ga el pun­tual y de­bi­do cum­pli­mien­to, man­do a los je­fes y per­so­nas a quie­nes to­que, que sin per­do­nar el re­po­so de la no­che, pa­se del uno al otro, que­dan­do co­pia en las sub­de­le­ga­cio­nes, de don­de se po­drán fran­quear a los pue­blos que las pi­dan. Da­do en el Cuar­tel Ge­ne­ral de Aca­pul­co, a 28 de ju­nio de 1813”. Jo­sé Ma­ría Mo­re­los. (“Pri­me­ra Con­vo­ca­to­ria de Mo­re­los pa­ra la reunión del Con­gre­so en Chil­pan­cin­go, el si­guien­te 8 de sep­tiem­bre. 28 de ju­nio de 1813”. En Le­moi­ne Villicaña, Er­nes­to. Op. cit. Do­cu­men­to N° 89).

Fi­nal­men­te, des­pués de 5 me­ses de ase­dio al Fuer­te de San Die­go, en Aca­pul­co, el ca­pi­tán Pe­dro An­to­nio Vélez, go­ber­na­dor del castillo, en­vió al ge­ne­ral Mo­re­los la ca­pi­tu­la­ción: “…Y si pa­ra acor­dar es­ta ca­pi­tu­la­ción se ne­ce­si­ta de más tiem­po, o de for­ma­li­dad de par­la­men­to, vues­tra ex­ce­len­cia lo de­ter­mi­na­rá co­mo gus­te; en el fir­me con­cep­to de que por mi par­te se guar­da­rá to­da for­ma­li­dad y ce­sa­ción de hos­ti­li­da­des. Dios guar­de a vues­tra ex­ce­len­cia mu­chos años, real for­ta­le­za de San Die­go de Aca­pul­co, die­ci­ocho de agos­to de mil ocho­cien­tos tre­ce. — Pe­dro An­to­nio Vélez”.

An­te la vio­len­cia con que se sus­ci­ta­ban los acon­te­ci­mien­tos, Mo­re­los con­vo­có a reunión, en la que or­de­nó a los je­fes que ca­da quien alis­ta­ra sus tro­pas, lim­pie­za de ar­mas y uni­for­me, has­ta don­de las cir­cuns­tan­cias lo per­mi­tie­ran, y agre­gó: “ma­ña­na ha­bre­mos de par­ti­ci­par en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga del Castillo por Vélez y su guar­ni­ción”. El día 20 se con­cen­tró par­te de las tro­pas en el Castillo, la ce­re­mo­nia fue muy sen­ci­lla, más que so­lem­ne fue una for­ma­ción mi­li­tar por par­te del Ejér­ci­to In­sur­gen­te; por la de los es­pa­ño­les, un gru­po de apro­xi­ma­da­men­te dos­cien­tas per­so­nas ha­ra­pien­tas con no más de cien sol­da­dos y muy po­cos ofi­cia­les; Vélez, con un sem­blan­te vi­si­ble­men­te tris­te, con voz en­tre­cor­ta­da, en me­dio de la ex­pla­na­da de la for­ta­le­za, en­tre­gó las lla­ves al ge­ne­ral Her­me­ne­gil­do Galeana. El 21 de agos­to de 1813, se pre­sen­tó el ge­ne­ral Mo­re­los al in­te­rior del Castillo, Vélez pu­so en sus ma­nos el bas­tón con que go­ber­na­ba y le ex­pre­só que sen­tía en el co­ra­zón que se hu­bie­ra de­rra­ma­do tan­ta san­gre, pe­ro su ex­ce­len­cia le con­tes­tó que por su par­te no se ha­bía de­rra­ma­do na­da. Pa­ra rom­per el si­len­cio que pe­sa­ba so­bre to­dos y cam­biar el sem­blan­te de los ven­ci­dos, la ver­güen­za, con­fu­sión, el or­gu­llo hu­mi­lla­do, “las glo­rias des­va­ne­ci­das”, pi­dió se sen­ta­ran to­dos a una me­sa con fru­ga­les vian­das. Co­mie­ron jun­tos los je­fes de am­bos par­ti­dos, y el ge­ne­ral Mo­re­los brin­dó por Es­pa­ña, di­cien­do con una en­te­re­za mag­ná­ni­ma: “¡Vi­va Es­pa­ña! Pe­ro Es­pa­ña her­ma­na, y no do­mi­na­do­ra de Amé­ri­ca. (CON­TI­NUA­RÁ).

Se­sión so­lem­ne, el pa­sa­do vier­nes 13, en la ca­te­dral de San­ta Ma­ría de La Asunción.

Mu­seo Ca­sa Na­tal de Mo­re­los.­En el mar­co del Bi­cen­te­na­rio del Ini­cio de la In­de­pen­den­cia, en la ciu­dad de Mo­re­lia, Mi­choa­cán, se res­tau­ró es­te edi­fi­cio don­de na­ció Mo­re­los. (Fo­to de RSL).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.