Cel­so Sán­chez

El Sol de Acapulco - - Portada -

Ama­bles lec­to­res,

es­toy de acuer­do en que se com­ba­ta la co­rrup­ción y la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na, que bien, que se cas­ti­gue a los que han sa­quea­do al país y que re­gre­sen lo ro­ba­do pe­ro no se nos ol­vi­da que pa­ra eso es la po­lí­ti­ca y pa­ra eso bus­can ob­te­ner pues­tos pú­bli­cos.

Unos ya tie­nen su­fi­cien­te di­ne­ro y quie­ren te­ner el po­der po­lí­ti­co, otros al re­vés ya tie­nen el po­der po­lí­ti­co pe­ro quie­ren te­ner di­ne­ro pa­ra ya ol­vi­dar­se de an­gus­tias y su­fri­mien­tos, pe­ro se nos ol­vi­da que la co­rrup­ción es par­te de la he­ren­cia que nos de­jó la épo­ca co­lo­nial, no fue­ron su­fi­cien­tes tres si­glos de es­cla­vi­tud y de sa­queo de nues­tras ri­que­zas mi­ne­ra­les, se nos ol­vi­da que de las mi­nas de Mé­xi­co, Gua­na­jua­to y Gue­rre­ro sa­ca­ron las tres cuar­tas par­tes de la pla­ta y el oro que cir­cu­la­ba en el mun­do in­clu­yen­do a los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, fue­ron dos si­glos y me­dio en que la NAO de Ma­ni­la o de Chi­na co­mo le quie­ran lla­mar es­tu­vo yen­do y vi­nien­do de las Is­las Fi­li­pi­nas al Puer­to de Aca­pul­co tra­yen­do y lle­van­do mer­can­cías, así co­mo mo­ne­das de pla­ta que lle­va­ban a Se­vi­lla y por eso mis­mo los piratas ata­ca­ban a los ga­leo­nes pa­ra ro­bar­les los te­so­ros, hu­bo piratas muy fa­mo­sos y al­gu­nos de ellos has­ta no­bles, los hi­cie­ron pues co­mo no, si le lle­va­ban el oro y la pla­ta a sus ¡rei­nas!

Y ¿Qué me di­cen del po­der po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y re­li­gio­so que te­nía la Igle­sia Ca­tó­li­ca?, (la apos­tó­li­ca y ro­ma­na) y ¡Que te­nían pa­ra cas­ti­gar al tri­bu­nal de­no­mi­na­do San­ta in­qui­si­ción!…To­do se nos ol­vi­da, co­mo ejem­plo que las mu­je­res eran que­ma­das por di­ver­sos mo­ti­vos, por eso mis­mo Juá­rez creo las le­yes de amor­ti­za­ción de los bie­nes del cle­ro cuan­do se ne­ga­ron a fi­nan­ciar al go­bierno y que no le que­do más que de­cre­tar la sus­pen­sión del pa­go de la deu­da, por eso mis­mo la In­ter­ven­ción Fran­ce­sa, son los crio­llos los que te­nían ac­ce­so a los li­bros, así co­mo a la cul­tu­ra y em­pe­za­ron a cons­pi­rar pa­ra lo­grar una independen­cia que na­die en­tien­de por­que no se nos di­ce la ver­dad, se fes­te­ja el Día de la Independen­cia cuan­do ape­nas fue el ini­cio de la lu­cha por la li­ber­tad, así sur­gen los gran­des lí­de­res en Amé­ri­ca (Bo­lí­var, Su­cre, O'Hig­gins, San Mar­tín, Fran­cis­co de Mi­ran­da, Hi­dal­go, Mo­re­los, Allen­de, Al­da­ma, Aba­so­lo, la co

Hoy López Obra­dor no suel­ta el di­ne­ro pa­ra las obras, no hay tra­ba­jo y por lo mis­mo no hay obra.

rre­gi­do­ra Do­ña Jo­se­fa Or­tiz de Do­mín­guez, Leo­na Vi­ca­rio y mi­les más que son hé­roes anó­ni­mos ol­vi­da­dos los que re­ga­ron con su san­gre los sue­los ame­ri­ca­nos y ¿Có­mo ter­mi­na­ron? ¡Sen­ci­lla­men­te en el pa­re­dón!, así fu­si­la­ron a Hi­dal­go, Mo­re­los, Allen­de, Al­da­ma, Aba­so­lo… y ¿Dón­de col­ga­ron sus ca­be­zas por más de do­ce años de lu­cha fra­tri­ci­da? ¿Por qué en Mé­xi­co ase­si­na­ron a to­dos nues­tros li­ber­ta­do­res in­clu­yen­do a Vi­cen­te Gue­rre­ro Sal­da­ña y a Agus­tín de Itur­bi­de? Por la sen­ci­lla ra­zón que eran pu­ras trai­cio­nes, so­lo Simón Bo­lí­var se es­ca­pó de ser ase­si­na­do y mu­rió de en­fer­me­dad “Ti­sis”… ¡Hoy lla­ma­da tu­bercu­losis! El cle­ro po­lí­ti­co con­tro­la­ba to­do y por eso Juá­rez es gran­de por­que les qui­to el po­der y creo ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Re­gis­tro Ci­vil y se­pa­ro a la igle­sia del Es­ta­do aun­que esa se­pa­ra­ción es so­lo de pa­la­bras por­que to­dos los po­lí­ti­cos gran­des van a be­sar­le las ma­nos (el ani­llo al Pa­pa y a los ar­zo­bis­pos) pa­ra que los ben­di­gan y ¡pue­dan ro­bar con la ben­di­ción ca­tó­li­ca!

Hoy López Obra­dor no suel­ta el di­ne­ro pa­ra las obras, no hay tra­ba­jo y por lo mis­mo no hay obra, no hay cir­cu­lan­te, mi­les o tal vez mi­llo­nes sin tra­ba­jo, vi­vien­do en la in­cer­ti­dum­bre, de se­guir así au­men­ta­ran los ro­bos, asal­tos y ya lo es­ta­mos vi­vien­do, el per­dón es bueno pe­ro el ol­vi­do nun­ca lle­ga­rá, si sa­len li­bres y no tie­nen en que tra­ba­jar se­gui­rán de­lin­quien­do, el pue­blo quie­re tra­ba­jo, ne­ce­si­ta di­ne­ro pa­ra sa­lir ade­lan­te, en Aca­pul­co te­ne­mos cien­tos de ne­go­cios ce­rra­dos, se van a la eco­no­mía informal y eso no es bueno pa­ra na­die, ha­brá que pen­sar­lo me­jor y ha­cer obras de ca­li­dad pa­ra to­dos y así sal­dre­mos ade­lan­te.

Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.