"Fi­gu­ras en las nu­bes"

El Sol de Acapulco - - Cultura -

Uno de los pa­sa­tiem­pos de la in­fan­cia era bus­car fi­gu­ras en las nu­bes; pa­ra ma­yor co­mo­di­dad te acos­ta­bas en la azo­tea de una ca­sa, en el cam­po o en la pla­ya… Al­gu­nos ami­gos nos da­ban mie­do pues veían se­gún ellos fan­tas­mas… Mu­chas per­so­nas lo si­guen ha­cien­do aun sien­do adul­tas.

Re­cuer­do cuan­do te­nía unos 10 años de edad, ju­ga­ba por la tar­de con unos ami­gos, uno de ellos de re­pen­te nos di­jo: “Veo unos ni­ños que ba­jan de la pal­me­ra”, no­so­tros no veía­mos na­da a pe­sar de que el in­sis­tía, un com­pa­ñe­ro di­jo: “Es­tá vien­do fan­tas­mas” … La piel se nos pu­so chi­ni­ta… Sí que nos dio mie­do.

Lo an­te­rior tie­ne una ex­pli­ca­ción, y se tra­ta de una ca­pa­ci­dad que exis­te en to­dos los se­res hu­ma­nos, pe­ro exis­ten per­so­nas más sus­cep­ti­bles que otras y pue­den lle­gar a ver fan­tas­mas, de­mo­nios, vír­ge­nes, ros­tros de Je­sús… Pe­ro no tan só­lo en las nu­bes, sino en mon­ta­ñas, pie­dras, ár­bo­les, ro­cas, ma­de­ras, lí­qui­dos de­rra­ma­dos en una su­per­fi­cie, en sar­te­nes, bueno has­ta en otros pla­ne­tas.

A es­ta ca­pa­ci­dad se le co­no­ce co­mo “Pe­rei­do­lia”, y de acuer­do a es­pe­cia­lis­tas es un fe­nó­meno psi­co­ló­gi­co, en don­de un es­tí­mu­lo va­go y alea­to­rio (una ima­gen) es per­ci­bi­do erró­nea­men­te co­mo una for­ma re­co­no­ci­ble (teo­ría de me­mo­ria­pre­dic­ción)

La Psi­có­lo­ga Ma­ría Cei­la Ga­leano B., ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de San Bue­na­ven­tu­ra Co­lom­bia, nos di­ce que es un fe­nó­meno neu­ro­psi­co­ló­gi­co, me­dian­te el cual al­gu­nas per­so­nas an­te es­tí­mu­los di­fu­sos co­mo man­chas, nu­bes o co­sas in­ani­ma­das ven un ros­tro, un cuer­po, un ob­je­to que les pa­re­ce al­go re­co­no­ci­ble, pe­ro en reali­dad no es­tá allí.

¿Có­mo su­ce­de es­to?... El En­cé­fa­lo es la re­gión del ce­re­bro don­de se lle­va aca­bo el pro­ce­sa­mien­to vi­sual, du­ran­te la pa­rei­do­lia se ac­ti­van unos cir­cui­tos re­la­cio­na­dos a fi­gu­ras y pro­ce­san da­tos dis­tin­tos a fi­gu­ras ya co­no­ci­das, a es­ta es­truc­tu­ra se le lla­ma gi­ro fu­si­for­me, que en cen­té­si­mas de se­gun­do nos ha­ce ver imá­ge­nes don­de las hay, pe­ro tam­bién don­de no exis­ten, y se ac­ti­va cuan­do ve­mos al­go que las re­cuer­da va­ga­men­te.

El ce­re­bro es­tá di­se­ña­do pa­ra or­ga­ni­zar in­for­ma­ción adap­ta­ti­va al me­dio am­bien­te, así que ver fi­gu­ras, aco­mo­dar­las y dar­les for­mas es una fun­ción ce­re­bral de la “Or­ga­ni­za­ción Vi­sual Adap­ta­ti­va” … En otras pa­la­bras; el ce­re­bro es­tá co­nec­ta­do de ma­ne­ra úni­ca pa­ra re­co­no­cer ca­ras, así que in­clu­so cuan­do so­lo hay una li­ge­ra su­ge­ren­cia de ras­gos fa­cia­les, los in­ter­pre­ta au­to­má­ti­ca­men­te co­mo un ros­tro.

La reac­ción que te­ne­mos an­te es­ta ca­pa­ci­dad de­pen­de; de nues­tras cos­tum­bres, creen­cias, sen­si­bi­li­dad y el es­ta­do emo­cio­nal en que nos en­con­tre­mos… Ejem­plo; per­so­nas muy apa­sio­na­das a una re­li­gión son más propensas a ver imá­ge­nes re­li­gio­sas el ros­tro de Je­sús, la vir­gen Ma­ría… Otro ejem­plo; una per­so­na al­coho­li­za­da o dro­ga­da pue­de ver más fe­nó­me­nos pa­rei­dó­li­cos.

Hay re­por­tes en los cua­les las per­so­nas han lle­ga­do a te­ner ac­ci­den­tes di­ver­sos, so­bre to­do cuan­do ma­ne­jan, han cho­ca­do al ver imá­ge­nes que so­la­men­te ellos vie­ron… En los pue­blos y de acuer­do a creen­cias di­cen “Tie­ne el de­mo­nio aden­tro o se le subió el muer­to” … El tra­ta­mien­to co­mún pa­ra es­tas per­so­nas es lle­var­las con el “Cha­man” pa­ra que le re­cen.

Un ejem­plo en nues­tro país de es­ta ca­pa­ci­dad es el Vol­cán de la Mu­jer Dor­mi­da… Mien­tras to­do sea de ver fi­gu­ras en las nu­bes, ce­rros o ro­cas, si­ga­mos ju­gan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.