Jo­se­fa Or­tiz de Do­mín­guez

Con­ti­nuó en la lu­cha to­do el tiempo que du­ró es­ta gue­rra

El Sol de Acapulco - - Cultura - EL­SA ZA­MO­RA

La lla­ma­ron “Ana Bo­le­na”, por su obs­ti­na­ción, no só­lo por ha­ber par­ti­ci­pa­do en el ini­cio del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, en­vian­do el men­sa­je a Allen­de, sino porque con­ti­nuó en la lu­cha to­do el tiempo que du­ró es­ta gue­rra, ade­más de que fue en­jui­cia­da y re­cluí­da en tres oca­sio­nes en va­rios con­ven­tos, nos re­fe­ri­mos a Jo­se­fa Or­tiz de Do­mín­guez.

Los his­to­ria­do­res no men­cio­nan a mu­chas mu­je­res, en la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co y de­ci­mos no men­cio­nan, porque la apor­ta­ción de las cien­tos de mu­je­res en es­te mo­vi­mien­to que de una u otra for­ma lle­va­ban ba­jo sus enaguas re­ca­dos, do­cu­men­tos, armas, y has­ta apor­ta­ban ideas, pa­só des­aper­ci­bi­da, en las si­guien­tes pá­gi­nas de Cihuatl ha­bla­re­mos de ellas. La mu­jer de la que se ha di­ce mu­cho, en los li­bros de His­to­ria es do­ña Jo­se­fa Or­tiz de Do­mín­guez.

Muy re­pre­sen­ta­da en aque­llas mo­ne­das de 5 cen­ta­vos, don­de apa­re­cía la se­ño­ra pei­na­da de chon­go de per­fil. Aun­que es te­ma apar­te al­gu­na ami­ga pre­gun­tó ¿Y por qué na­die de las mu­je­res fe­mi­nis­tas ha pro­tes­ta­do por ha­ber qui­ta­do el ros­tro de Sor Jua­na Inés de la Cruz? ¿ y la de do­ña Jo­se­fa?

No ha ido muy pre­ci­so el año del na­ci­mien­to de Ma­ría de la Na­ti­vi­dad Jo­se­fa Or­tiz, es­po­sa del co­rre­gi­dor de Que­ré­ta­ro Mi­guel Do­mín­guez Or­tiz quien vio la pri­me­ra luz en Va­lla­do­lid (Mo­re­lia) el 8 de sep­tiem­bre de 1773 o 1975. O 1968; rea­li­za­ba reunio­nes, o ter­tu­lias, don­de acu­dían gen­te cul­ta que no es­ta­ba de acuer­do con la si­tua­ción que vi­vía la Nue­va Es­pa­ña, en­tre es­ta gen­te es­ta­ba el cu­ra Mi­guel Hi­dal­go y Cos­ti­lla, quien con otras per­so­nas pre­pa­ra­ba un le­van­ta­mien­to. Don Mi­guel Do­mín­guez, guar­da­ba más las for­mas que su es­po­sa y pre­sio­na­do por su car­go y tal vez en una mues­tra de ello, al des­cu­brir­se la cons­pi­ra­ción tu­vo que en­ce­rrar ba­jo lla­ve a su es­po­sa.

“En tal dis­po­si­ción de áni­mo, par­tió do­ña Jo­se­fa pa­ra Que­ré­ta­ro, don­de su es­po­so aca­ba­ba de ser nom­bra­do Co­rre­gi­dor. La pri­me­ra épo­ca de su per­ma­nen­cia ahí pa­só sin na­da no­ta­ble, ilus­tran­do sin em­bar­go más y más sus ideas li­be­ra­les,

Una mu­jer

de con­di­cio­nes fir­mes, de lu­cha por la igual­dad, de for­ma de pen­sar li­be­ral, que nun­ca pu­die­ron re­pri­mir su es­pí­ri­tu de jus­ti­cia. Mu­rió el 2 de mar­zo de 1829.

con la so­cie­dad de per­so­nas in­te­li­gen­tes y cul­tas que fre­cuen­ta­ba cons­tan­te­men­te, tan­to por la so­cia­bi­li­dad na­tu­ral de su ca­rác­ter ex­pan­si­vo, afa­ble y sim­pá­ti­co, co­mo por los de­be­res de eti­que­ta que el car­go de su es­po­so le im­po­nía. Por eso al co­men­zar los tra­ba­jos de la cons­pi­ra­ción de 1810, los que en aquel mo­vi­mien­to se afi­lia­ron, no pu­die­ron ha­ber ha­lla­do me­jor cen­tro de ope­ra­cio­nes que su ca­sa, ni me­jor nú­cleo de reunión que ella mis­ma, que era la pri­me­ra en es­par­cir la ener­gía, el en­tu­sias­mo y el pa­trio­tis­mo en que abun­da­ban su ce­re­bro y su co­ra­zón. Aun­que por es­tos an­te­ce­den­tes y por la fla­que­za con que pos­te­rior­men­te por­tó­se el co­rre­gi­dor, indicios so­bra­dos ha­bría pa­ra su­po­ner que ella hu­bie­se si­do la ini­cia­do­ra de las jun­tas re­vo­lu­cio­na­rias efec­tua­das en su ca­sa conforme á unos da­tos par­ti­cu­la­res pu­bli­ca­dos en el pe­rió­di­co La Épo­ca el 16 de Sep­tiem­bre de 189…” (Lau­rea­na Wright)

El cas­ti­go pa­ra do­ña Jo­se­fa fue en­ce­rrar­la en los con­ven­tos de San­ta Cla­ra, y San­ta Te­re­sa, lue­go de San­ta Ca­ta­ri­na.

Do­ña Jo­se­fa Or­tiz de Do­mín­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.