Ma­nuel Gua­da­rra­ma

El Sol de Acapulco - - Portada - Coor­di­na­dor de Buen go­bierno y fi­nan­zas pú­bli­cas del IMCO. @Ma­nuGua­da­rra­ma

La aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na no le lle­gó a mu­chos dipu­tados. Los con­gre­sos es­ta­ta­les cues­tan mu­cho, gas­tan más de lo pla­nea­do e in­va­den fun­cio­nes que no les co­rres­pon­den. En 2018, 23 con­gre­sos lo­ca­les gas­ta­ron mil 233 mi­llo­nes de pe­sos por en­ci­ma de lo pre­su­pues­ta­do, es de­cir, un 15% más de lo que ori­gi­nal­men­te iban a ejer­cer.

de mu­chos de nues­tros le­gis­la­do­res es­tán equi­vo­ca­das. Hay es­ta­dos en don­de se gas­ta más en sus con­gre­sos que en el com­ba­te a la po­bre­za. Por ejem­plo, en

2018, es­ta­dos que des­ta­can en re­za­go so­cial, co­mo Gue­rre­ro, Mi­choa­cán y Oa­xa­ca, asig­na­ron 2 mil

548 mi­llo­nes de pe­sos a sus con­gre­sos y so­lo 757 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra com­ba­tir la po­bre­za. Gas­tar un

¡336 por cien­to más! en la­bo­res le­gis­la­ti­vas que en el pre­su­pues­to de se­cre­ta­rías del bie­nes­tar o desa­rro­llo so­cial pa­re­ce no re­pre­sen­tar la vo­lun­tad po­pu­lar.

Es­te ci­nis­mo le­gis­la­ti­vo se tra­du­ce en que tan so­lo el Con­gre­so de la Ciu­dad de Mé­xi­co y el Con­gre­so de Ve­ra­cruz ejer­cie­ron un mon­to ¡58! ve­ces su­pe­rior al pre­su­pues­to que se pla­nea otor­gar en 2020 al pro­gra­ma fe­de­ral de ayu­da a je­fas de fa­mi­lia. En el In­for­me Le­gis­la­ti­vo 2019, del IMCO, se evi­den­cia cuá­les son los con­gre­sos más “da­di­vo­sos”.

De acuer­do con la Cons­ti­tu­ción y to­das las le­yes del país, los dipu­tados no tie­nen la fun­ción de dar ayu­das so­cia­les. No de­ben ofre­cer des­pen­sas, ju­gue­tes, fies­tas,ayu­das eco­nó­mi­cas o cons­truir obra pú­bli­ca con car­go a los re­cur­sos pú­bli­cos del Po­der Le­gis­la­ti­vo. A pe­sar de es­ta prohi­bi­ción, el año pa­sa­do los con­gre­sos lo­ca­les gas­ta­ron más de mil 852 mi­llo­nes de pe­sos en ayu­das so­cia­les. Los datos no mien­ten: per­sis­ten las se­de­so­les le­gis­la­ti­vas.

Las prio­ri­da­des de mu­chos de nues­tros le­gis­la­do­res es­tán equi­vo­ca­das. Hay es­ta­dos en don­de se gas­ta más en sus con­gre­sos que en el com­ba­te a la po­bre­za. Por ejem­plo, en 2018, es­ta­dos que des­ta­can en re­za­go so­cial, co­mo Gue­rre­ro, Mi­choa­cán y Oa­xa­ca, asig­na­ron 2 mil

548 mi­llo­nes de pe­sos a sus con­gre­sos y so­lo 757 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra com­ba­tir la po­bre­za. Gas­tar un ¡336% más! en la­bo­res le­gis­la­ti­vas que en el pre­su­pues­to de se­cre­ta­rías del bie­nes­tar o desa­rro­llo so­cial pa­re­ce no re­pre­sen­tar la vo­lun­tad po­pu­lar.

En lu­gar de asig­nar el gas­to pú­bli­co a las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, los dipu­tados han apro­ve­cha­do la fa­cul­tad de apro­bar pre­su­pues­tos pa­ra am­pliar­los y des­ti­nar­los a ac­ti­vi­da­des no esen­cia­les. Las fun­cio­nes pro­pias de un dipu­tado son pre­sen­tar y apro­bar le­yes, ra­ti­fi­car nom­bra­mien­tos, ini­ciar jui­cio po­lí­ti­co y vi­gi­lar a otros po­de­res. No hay ex­cu­sa, los le­gis­la­do­res no pue­den, ni de­ben, dar ayu­das so­cia­les. Una co­sa es de­fen­der el in­te­rés pú­bli­co y otra ges­tio­nar re­cur­sos pú­bli­cos de for­ma dis­cre­cio­nal.

Ade­más del so­bre­gas­to de al­gu­nos con­gre­sos lo­ca­les, va­le la pe­na pre­gun­tar­se ¿por qué hay di­fe­ren­cias pre­su­pues­ta­les en­tre los con­gre­sos si la fun­ción le­gis­la­ti­va es la mis­ma? En nue­ve le­gis­la­tu­ras es­ta­ta­les el cos­to por dipu­tado fue su­pe­rior al de la Cá­ma­ra de Dipu­tados fe­de­ral en 2018. Si lo ve­mos de for­ma par­ti­cu­lar, el cos­to de ocho dipu­tados del Con­gre­so de Pue­bla fue equi­va­len­te a uno so­lo del Con­gre­so de la CDMX.

Le­gis­lar en los es­ta­dos me­xi­ca­nos nos cues­ta mu­cho más que en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­pa­ño­las. En Mé­xi­co, mien­tras que el pre­su­pues­to pro­me­dio por dipu­tado lo­cal es de 1.35 mi­llo­nes de dó­la­res, en Es­pa­ña cues­ta 0.48 mi­llo­nes de dó­la­res. Gas­ta­mos ca­si tres ve­ces más en nues­tros dipu­tados lo­ca­les que en Es­pa­ña.

Un #Con­gre­soAus­te­ro es aquel que ejer­ce el gas­to con pa­rá­me­tros ape­ga­dos a la le­ga­li­dad, aus­te­ri­dad y trans­pa­ren­cia; que no gas­ta más de lo apro­ba­do; que eli­mi­na el gas­to en ayu­das so­cia­les le­gis­la­ti­vas. Es aquel que en­fo­ca su es­fuer­zo en su ver­da­de­ra fun­ción: la re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar.

La fun­ción le­gis­la­ti­va bien eje­cu­ta­da per­mi­ti­rá re­no­var los nu­los sis­te­mas de pe­sos y con­tra­pe­sos en los es­ta­dos. For­ta­le­cer el desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co no so­lo es ta­rea de los le­gis­la­do­res. Los ciu­da­da­nos te­ne­mos la brú­ju­la, los le­gis­la­do­res las prio­ri­da­des equi­vo­ca­das. Es tiem­po de pro­fe­sio­na­li­zar el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo.

Las prio­ri­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.