Are­che­de­rra: No hay que sa­ta­ni­zar la deu­da

El je­fe de la Uni­dad de Coor­di­na­ción con En­ti­da­des de la SHCP di­ce que és­tas tie­nen op­cio­nes pa­ra fi­nan­ciar­se

El Sol de Acapulco - - Portada - RO­BER­TO AGUI­LAR, El Sol de Mé­xi­co

Fer­nan­do Are­che­de­rra, el je­fe de la Uni­dad de Coor­di­na­ción con En­ti­da­des Fe­de­ra­ti­vas de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co, en­tien­de y jus­ti­fi­ca las exi­gen­cias de ma­yo­res par­ti­ci­pa­cio­nes de las en­ti­da­des sub­na­cio­na­les por­que du­ran­te años fun­gió co­mo en­la­ce con las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les en la en­ton­ces Se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas del Go­bierno del Dis­tri­to Fe­de­ral.

Fer­nan­do Are­che­de­rra, el je­fe de la Uni­dad de Coor­di­na­ción con En­ti­da­des Fe­de­ra­ti­vas de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co en­tien­de, y jus­ti­fi­ca, las exi­gen­cias de ma­yo­res par­ti­ci­pa­cio­nes de las en­ti­da­des sub­na­cio­na­les por­que du­ran­te años fun­gió co­mo en­la­ce con las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les en la en­ton­ces Se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas del Go­bierno del Dis­tri­to Fe­de­ral.

Pe­ro es­tas so­li­ci­tu­des, ex­hor­ta, de­ben en­fo­car­se en la in­te­gra­li­dad del Sis­te­ma Na­cio­nal de Coor­di­na­ción Fis­cal y no cen­trar­se só­lo en al­gu­nos ele­men­tos que dis­tor­sio­nan la reali­dad.

¿Téc­ni­ca­men­te có­mo es po­si­ble lo­grar un pun­to me­dio en la re­cu­rren­te so­li­ci­tud de los es­ta­dos de ma­yo­res re­cur­sos?

De­be­mos apro­ve­char y ver en su jus­ta di­men­sión el Sis­te­ma Na­cio­nal de Coor­di­na­ción Fis­cal, apro­ve­char to­das las ven­ta­jas que ac­tual­men­te ofre­ce y co­no­cer tam­bién de ma­ne­ra in­te­gral có­mo fun­cio­nan las fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to que tie­nen los es­ta­dos y mu­ni­ci­pios. La más im­por­tan­tes, por­que así es­tá en nues­tro pac­to fis­cal fe­de­ral, son las par­ti­ci­pa­cio­nes fe­de­ra­les y adi­cio­nal­men­te es­tán los incentivos eco­nó­mi­cos que en con­jun­to se co­no­cen co­mo el Ra­mo 28. Y son fun­da­men­ta­les por­que son in­gre­sos de li­bre dis­po­si­ción, es de­cir que per­mi­ten a es­ta­dos y mu­ni­ci­pios cum­plir con su pro­gra­ma de go­bierno y gas­to pú­bli­co.

Otra par­te son las apor­ta­cio­nes fe­de­ra­les o aso­cia­das que se de­no­mi­nan en el Ra­mo 33 y que son trans­fe­ren­cias eti­que­ta­das pa­ra cier­tos fi­nes es­pe­cí­fi­cos, des­de se­gu­ri­dad pú­bli­ca has­ta in­fra­es­truc­tu­ra so­cial que per­mi­ta aba­tir po­bre­za, y tie­nen otra con­di­ción que es el com­pro­mi­so de pa­go, es de­cir con­for­me sal­ga ca­len­da­ri­za­do a prin­ci­pios de año, de­ri­va­do de la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción, los re­cur­sos se en­tre­gan men­sual­men­te.

Adi­cio­nal­men­te es­tán las po­tes­ta­des tri­bu­ta­rias pa­ra re­cau­dar y ge­ne­rar in­gre­sos pro­pios, y la úl­ti­ma fuente es la deu­da pú­bli­ca.

Es fun­da­men­tal con­tex­tua­li­zar­lo en es­te sen­ti­do por­que nos per­mi­te te­ner cla­ri­dad de dón­de pue­den las en­ti­da­des con­se­guir re­cur­sos o qué te­ne­mos que ha­cer en con­se­cuen­cia pa­ra po­der fi­nan­ciar el gas­to pú­bli­co.

¿Pe­ro en la ecua­ción, pa­ra mu­chos es­ta­dos fue más fá­cil no ejer­cer sus po­tes­ta­des y re­car­gar­se más en la deu­da?

En cier­ta me­di­da sin du­da es así, pe­ro hay que re­cor­dar que tam­bién te­ne­mos un es­que­ma de dis­ci­pli­na fi­nan­cie­ra que ate­rri­za en una mo­di­fi­ca­ción a la Cons­ti­tu­ción en 2015, y que se ma­te­ria­li­zó en una ley en 2016, y es­to per­mi­te te­ner un ma­yor con­trol y se­gui­mien­to, es­ta­ble­cien­do los te­chos de en­deu­da­mien­to. Pe­ro in­sis­to, es fun­da­men­tal con­si­de­rar to­das las fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to por­que la deu­da no es la fuente prin­ci­pal de fi­nan­cia­mien­to de un go­bierno.

¿Pe­ro en­ton­ces dón­de sur­gen las di­fe­ren­cias o la po­lé­mi­ca?

Ya pla­ti­ca­mos de las cua­tro gran­des fuen­tes de re­cur­sos, pe­ro si nos en­fo­ca­mos en el te­ma de las par­ti­ci­pa­cio­nes fe­de­ra­les ve­re­mos que tie­nen un víncu­lo con los in­gre­sos pro­pios de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas. Es de­cir, las fór­mu­las de dis­tri­bu­ción de al­gu­nos de los fon­dos tie­nen va­ria­bles aso­cia­das a la re­cau­da­ción de in­gre­sos pro­pios, es un víncu­lo fun­da­men­tal de dos fuen­tes de re­cur­sos que even­tual­men­te per­mi­te a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas te­ner más o me­nos re­cur­sos.

Y adi­cio­nal, lo vincu­lo con el te­ma de la deu­da que, pri­me­ro, no hay que sa­ta­ni­zar­la, por­que el en­deu­da­mien­to en su jus­ta di­men­sión es una fuente de re­cur­sos y en el ca­so de Mé­xi­co y de acuer­do con la Ley de Dis­ci­pli­na, se pue­de usar en tres sen­ti­dos: in­ver­sión pú­bli­ca pro­duc­ti­va; re­fi­nan­cia­mien­to y re­es­truc­tu­ra. Es de­cir, que es­ta fuente de re­cur­sos per­mi­te ge­ne­rar in­ver­sión pú­bli­ca que, a su vez, pue­de oca­sio­nar que se me­jo­ren las con­di­cio­nes de las ciu­da­des, ca­rre­te­ras, ca­lles, es­pa­cios pú­bli­cos y con ello se re­va­lo­ran los es­pa­cios y se vin­cu­la con el Im­pues­to Pre­dial, que es una po­tes­tad de co­bro pa­ra te­ner ma­yo­res re­cur­sos y, a su vez, se li­ga nue­va­men­te con el te­ma de las par­ti­ci­pa­cio­nes fe­de­ra­les.

¿Y la re­es­truc­tu­ra y re­fi­nan­cia­mien­to? Am­bas op­cio­nes per­mi­ten ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes del en­deu­da­mien­to ac­tual y no es­tá aso­cia­do ne­ce­sa­ria­men­te a al­gu­na ad­mi­nis­tra­ción en par­ti­cu­lar, por­que quie­nes lle­gan hoy pue­den te­ner un saldo de en­deu­da­mien­to que sir­vió pa­ra ge­ne­rar, por ejem­plo, obra pú­bli­ca y es el saldo que se es­tá cu­brien­do, un ser­vi­cio de di­cha deu­da que se tie­ne que pa­gar. Y la re­es­truc­tu­ra y re­fi­nan­cia­mien­to per­mi­ten ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes de di­cho saldo y al re­du­cir el ser­vi­cio au­men­ta el flu­jo, tie­nes más re­cur­sos y ca­pa­ci­dad de ejer­ci­cio del gas­to pú­bli­co.

Has­ta aquí to­do pa­re­ce muy li­neal y sin ge­ne­rar ma­yor discusión, pe­ro ¿por­qué al­gu­nos es­ta­dos es­tán in­con­for­mes con la si­tua­ción y ar­gu­men­tan que de al­gu­na ma­ne­ra sub­si­dian a las en­ti­da­des más po­bres del país?

No es que una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va ge­ne­re más o me­nos re­cur­sos, sino que co­mo na­ción te­ne­mos un sis­te­ma que per­mi­te que co­mo en­ti­dad fe­de­ra­ti­va de­jes en pau­sa o ce­das cier­tas po­tes­ta­des tri­bu­ta­rias pa­ra que sea el go­bierno fe­de­ral quien las re­cau­de, pe­ro no es que le es­tés ex­tra­yen­do va­lor a una en­ti­dad pa­ra be­ne­fi­ciar a otras. No tie­ne ne­ce­sa­ria­men­te ese sen­ti­do, sin du­da el he­cho de que tú re­cau­des y le par­ti­ci­pes a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas cier­ta can­ti­dad de re­cur­sos con ba­se en cier­tas fór­mu­las y cier­tas va­ria­bles, en fun­ción del es­fuer­zo que se reali­ce, y eso al fi­nal com­pen­sa el te­ma re­dis­tri­bu­ti­vo.

Sin du­da hay en­ti­da­des que tie­nen ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les, por di­ver­sas ra­zo­nes, mu­cho me­no­res que otras, pe­ro eso no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que los más ca­pa­ces es­tén fi­nan­cian­do a los que tie­nen me­no­res ca­pa­ci­da­des por­que el sis­te­ma es más ri­co que es­ta ma­te­ria de par­ti­ci­pa­cio­nes fe­de­ra­les, por­que tam­bién es­tán las apor­ta­cio­nes don­de el go­bierno fe­de­ral dis­tri­bu­ye re­cur­sos pa­ra el aba­ti­mien­to de la po­bre­za con el ob­je­ti­vo de

“Es­ta­dos y mu­ni­ci­pios tie­nen po­tes­ta­des tri­bu­ta­rias, (...) al­gu­nas no se es­tán ejer­cien­do”

me­jo­rar las con­di­cio­nes de las en­ti­da­des y los mu­ni­ci­pios pa­ra lle­gar a un gra­do de desa­rro­llo óp­ti­mo, por lla­mar­lo de al­gu­na ma­ne­ra.

¿Qué opi­nas de cier­tos es­ta­dos que son re­bel­des y cri­ti­can los me­ca­nis­mos ac­tua­les y se cen­tran só­lo en una par­te de la ecua­ción?

Qui­zás es­té un po­co ses­ga­do por­que tra­ba­jé du­ran­te 15 años en una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va (CdMx) y no creo que sean re­bel­des, sino más bien de­fien­den pre­ci­sa­men­te a sus es­ta­dos y es­to es to­tal­men­te vá­li­do, y sin du­da la bús­que­da de ma­yo­res re­cur­sos for­ta­le­ce even­tual­men­te a los pro­pios go­bier­nos.

Hay una exi­gen­cia, una ne­ce­si­dad de gas­to pú­bli­co que hay que aten­der, pe­ro lo que es opor­tuno men­cio­nar es que de­be­mos en­fo­car­nos en la in­te­gra­li­dad del sis­te­ma de coor­di­na­ción fis­cal y en oca­sio­nes la discusión se cen­tra só­lo en al­gu­nos de los fon­dos que, sin du­da, son muy im­por­tan­tes, pe­ro si no ve­mos el con­jun­to, al fi­nal per­de­mos de vis­ta gran­des opor­tu­ni­da­des que tam­bién re­fie­ren a la coor­di­na­ción, co­la­bo­ra­ción y co­rres­pon­sa­bi­li­dad que hay en nues­tro sis­te­ma. Tam­bién hay es­fuer­zos que las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas pue­den rea­li­zar pa­ra me­jo­rar su si­tua­ción en el mar­co de es­te sis­te­ma.

RO­BER­TO HER­NÁN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.