Jor­ge Luis Zu­ri­ta Bri­to

El Sol de Acapulco - - Portada -

Así re­cri­mi­nó la jo­ven ac­ti­vis­ta sue­ca Gre­ta Thun­berg a los lí­de­res mun­dia­les reuni­dos en la ONU pa­ra re­vi­go­ri­zar el Acuer­do de Pa­rís so­bre el cli­ma, a quie­nes la ju­ven­tud mun­dial y los cien­tí­fi­cos pi­den abandonar las ener­gías fó­si­les pa­ra re­du­cir ur­gen­te­men­te los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Con su fe­roz dis­cur­so, que pro­nun­ció con lá­gri­mas en los ojos, la jo­ven Thun­berg les re­cor­dó la in­dig­na­ción de la ju­ven­tud mun­dial por su inac­ción y les acu­só de hi­po­cre­sía.“Yo no de­be­ría es­tar aquí, yo de­be­ría es­tar en la es­cue­la, del otro la­do del océano” y con­ti­nuó di­cien­do: “Han ro­ba­do mis sue­ños y mi ni­ñez con sus pa­la­bras hue­cas, y sin em­bar­go soy una de las más suer­tu­das. La gen­te es­tá su­frien­do, la gen­te es­tá mu­rien­do, eco­sis­te­mas en­te­ros es­tán co­lap­san­do”, afir­mó. “Es­ta­mos en el co­mien­zo de una ex­tin­ción ma­si­va, y de lo úni­co que us­te­des pue­den ha­blar es de di­ne­ro (…) ¿Có­mo se atre­ven?”, pre­gun­tó. El vier­nes pa­sa­do, con­vo­ca­dos por Thun­berg, cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en huel­gas es­tu­dian­ti­les por el cli­ma en más de 160 paí­ses. Pa­la­bras que fue­ron ata­ja­das por el Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, cu­yo nom­bre omi­to por el des­agra­do que me cau­sa. Pues és­te, fiel a su cos­tum­bre, qui­so dis­mi­nuir el efec­to del re­cla­mo de es­ta ni­ña ac­ti­vis­ta al twit­tear iró­ni­ca­men­te: “Pa­re­ce que es una ni­ña muy fe­liz, en­tu­sias­ma­da por un fu­tu­ro bri­llan­te y ma­ra­vi­llo­so. ¡Qué bo­ni­to ver­la!" Ob­te­nien­do por el mis­mo me­dio la res­pues­ta de Gre­ta igual de iró­ni­ca: "Una jo­ven muy fe­liz mi­ran­do ha­cia un fu­tu­ro bri­llan­te y ma­ra­vi­llo­so". To­do es­to ca­lien­ta el in­ten­so de­ba­te que se su­po­ne se da­rá en el seno de la ONU y el re­cla­mo a los paí­ses que es­tán en con­tra de to­mar me­di­das con­tra el ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta. Cier­to, no son só­lo los Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién es­tán Ru­sia, Chi­na y los paí­ses del Me­dio Orien­te, cu­yas in­dus­trias se de­di­can en­tre otras co­sas a la fa­bri­ca­ción de ar­mas, co­mo son bom­bas ató­mi­cas y mi­si­les que al de­to­nar­se en prue­bas o en con­flic­tos bé­li­cos con­tri­bu­yen gra­ve­men­te al ca­len­ta­mien­to glo­bal. Las in­dus­trias trans­na­cio­na­les de­ben de ce­sar en la emi­sión de ga­ses que con­tri­bu­yen al de­te­rio­ro del pla­ne­ta. Sien­do és­te el gran pro­ble­ma por el cual no ce­den los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, ya que al op­tar por tec­no­lo­gía eco­ló­gi­ca se ele­va­rán sus cos­tos que­dan­do fue­ra del mer­ca­do con la com­pe­ten­cia dra­co­nia­na que ha­ce Chi­na al pro­du­cir ma­si­va­men­te a ba­jo cos­to. Es­te gri­to de la ni­ña ac­ti­vis­ta sue­ca no pue­de ni de­be que­dar en el de­sier­to. El he­cho es que más de 4 mi­llo­nes de per­so­nas la es­tán apo­yan­do en to­do el or­be y mu­chos más que no sa­li­mos a mar­char, pe­ro que tam­bién la apo­ya­mos. Los lí­de­res mun­dia­les de­ben qui­tar­se la ven­da de los ojos y to­mar ur­gen­te­men­te me­di­das que per­mi­tan dis­mi­nuir la emi­sión de ener­gías fó­si­les. Sin em­bar­go, yo agre­ga­ría que más allá de es­ta exi­gen­cia mun­dial no­so­tros a ni­vel lo­cal y has­ta in­di­vi­dual te­ne­mos al­go que ha­cer pa­ra re­du­cir el ca­len­ta­mien­to glo­bal y con ello los cam­bios en la na­tu­ra­le­za que ya re­sen­ti­mos, con tan só­lo cam­biar al­gu­nas de nues­tras ac­cio­nes y/o há­bi­tos co­mo el sem­brar y cui­dar ár­bo­les ma­si­va­men­te. De­jar de uti­li­zar plás­ti­cos en lo po­si­ble. Ca­mi­nar o uti­li­zar la bi­ci­cle­ta en lu­gar de uti­li­zar el ca­rro. Ti­rar la ba­su­ra en el de­pó­si­to o el ca­mión. Cui­dar el uso ra­cio­nal de la ener­gía ca­se­ra uti­li­zan­do apa­ra­tos aho­rra­do­res y plan­chan­do una so­la vez a la se­ma­na. De­jar de en­chu­far­nos en stand by nues­tros ce­lu­la­res y otros apa­ra­tos. Por su­pues­to exi­gir a los go­ber­nan­tes po­lí­ti­cas ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te y san­cio­nar con más de­ter­mi­na­ción a las em­pre­sas que con­ta­mi­nan gra­ve­men­te el ai­re, ríos, la­gos, la­gu­nas y la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.