Aplau­so en la ONU a dis­cur­so de odio Si una

El Sol de Acapulco - - Análisis -

ni­ña de 16 años, en un fo­ro de la ONU, se so­la­za in­sul­tan­do a gri­tos a un au­di­to­rio de sus ma­yo­res y es­tos le aplau­den, hay al­go en el mun­do —ade­más del cli­ma— que no an­da bien.

Qui­zá fue­ra más útil que la jo­ven Gre­ta Thun­berg de­di­ca­ra su ener­gía a or­ga­ni­zar a los mi­lla­res de jó­ve­nes que la si­guen, pa­ra for­mar bri­ga­das de re­fo­res­ta­ción en to­do el mun­do y pre­di­car con el ejem­plo, o a in­du­cir a mi­les de egre­sa­dos de las fa­cul­ta­des de cien­cias pa­ra cons­truir una red de in­ves­ti­ga­ción que pro­fun­di­ce en el co­no­ci­mien­to de las cau­sas que pro­vo­can la al­te­ra­ción del cli­ma o en el de­sa­rro­llo de tec­no­lo­gías que com­pen­sen la emi­sión de CO2. O bien que egre­sa­dos de cien­cias so­cia­les ave­ri­güen cuán­tos in­tere­ses es­tán de­trás de las in­ver­sio­nes en ener­gías lim­pias al tiem­po que quí­mi­cos y bió­lo­gos ve­ri­fi­quen los efec­tos se­cun­da­rios de las mis­mas, co­mo el ca­so de los fo­cos aho­rra­do­res, pa­ra sa­ber si quie­nes las im­pul­san es­tán mo­vi­dos por una real preo­cu­pa­ción en torno al fu­tu­ro del pla­ne­ta o les mo­ti­va más su pro­pio fu­tu­ro fi­nan­cie­ro.

¿Se ha­brán pre­gun­ta­do los en­tu­sias­tas se­gui­do­res de Gre­ta si no son dó­ci­les ins­tru­men­tos al in­vo­lun­ta­rio ser­vi­cio de las am­bi­cio­nes que con jus­ti­cia con­de­nan? y so­bre to­do: ¿co­la­bo­ra la agre­si­vi­dad, el in­sul­to y la in­to­le­ran­cia dis­cur­si­va a arre­glar el pro­ble­ma cli­má­ti­co? o so­lo abo­na al en­fren­ta­mien­to y la dis­cor­dia en­tre pue­blos y ge­ne­ra­cio­nes co­mo lo de­nun­ció Em­ma­nuel Ma­cron.

¿Es el pa­pel de los jó­ve­nes, co­mo di­ce Gre­ta, so­lo exi­gir so­lu­cio­nes y no pro­veer­las? ¿Bas­ta con re­cri­mi­nar a la ge­ne­ra­ción an­te­rior pa­ra cum­plir con la res­pon­sa­bi­li­dad de la pro­pia? ¿Con­vie­ne ele­var el tono, la ges­ti­cu­la­ción y las pa­la­bras car­ga­das de odio a la ca­te­go­ría de ac­ti­tud elo­gia­ble? In­de­pen­dien­te­men­te de la ra­zón que ten­ga la jo­ven sue­ca ¿es ese el me­jor mo­do de ex­pre­sar­la? ¿No es la to­le­ran­cia una vir­tud que se pro­mue­ve en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes? ¿No les en­se­ña­mos que la vio­len­cia ver­bal es pre­lu­dio de la vio­len­cia fí­si­ca? ¿No pue­de con­du­cir un dis­cur­so que ca­li­fi­ca de “trai­do­res” a los di­ri­gen­tes, a que jó­ve­nes fa­na­ti­za­dos pa­sen de las pa­la­bras a la ac­ción agre­si­va?

Tam­po­co pue­de ne­gar­se que la cau­sa de Gre­ta ca­rez­ca de ra­zón o que la preo­cu­pa­ción de los jó­ve­nes sea in­fun­da­da, ni que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos han fa­lla­do, pe­ro ca­be pre­gun­tar­se ¿ con qué in­ten­ción ta­les di­ri­gen­tes in­vi­ta­ron a la ac­ti­vis­ta sue­ca? Cu­rio­sa­men­te el efec­to de su ai­ra­da de­nun­cia la pu­so a ella y al tono de su dis­cur­so en el cen­tro del de­ba­te, des­vián­do­lo del re­sul­ta­do de la reunión in­ter­na­cio­nal.

Pe­ro hay otros cues­tio­na­mien­tos importante­s: es­ta fi­ja­ción en los pro­ble­mas eco­ló­gi­cos, in­du­ci­da cul­tu­ral­men­te, ¿no dis­trae a los jó­ve­nes del au­tén­ti­co pro­ble­ma glo­bal que es la bru­tal in­jus­ti­cia so­cial? Evi­den­te­men­te el eco­sis­te­ma más de­te­rio­ra­do es el de la pro­pia so­cie­dad hu­ma­na des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y so­cial, y su de­gra­da­ción no pro­vie­ne del cam­bio cli­má­ti­co. Pe­ro to­do in­di­ca que es me­jor di­ri­gir la aten­ción a los efec­tos en lu­gar de com­ba­tir sus cau­sas y por eso es más re­di­tua­ble pa­ra la per­pe­tua­ción de la de­sigual­dad, el orien­tar la tier­na aten­ción de un ni­ño a pro­te­ger a la va­qui­ta ma­ri­na, que des­per­tar su in­te­rés por las in­fra­hu­ma­nas con­di­cio­nes de vi­da que obli­gan a mi­llo­nes a emi­grar por la de­pau­pe­ra­ción y vio­len­cia que pri­van en su me­dio am­bien­te de­ri­va­das de la ex­plo­ta­ción co­lo­nial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.