Res­pe­ta el rit­mo pro­pio de tu hi­jo

El Sol de Acapulco - - Cultura -

A me­nu­do nos de­ja­mos in­fluir por ideas pre­con­ce­bi­das so­bre "lo que es nor­mal a cier­ta edad". Pe­ro tu hi­jo es úni­co y tie­ne su pro­pio rit­mo tan­to de cre­ci­mien­to fí­si­co co­mo de apren­di­za­je. Acom­pá­ña­lo en las di­fe­ren­tes eta­pas de su de­sa­rro­llo, es un ca­mino lleno de sa­tis­fac­cio­nes, es la ¨ca­ji­ta de pan­do­ra¨ que ne­ce­si­ta­rás abrir al­gún día pa­ra con­ti­nuar a su la­do.

¨Mi hi­ja Sa­ra me tie­ne preo­cu­pa­da. Ha­ce unas se­ma­nas que es­tá in­so­por­ta­ble: ca­da vez que se le pro­po­ne al­go di­ce que no, y si no se ha­ce lo que ella quie­re, se po­ne a gri­tar des­con­so­la­da­men­te o se ti­ra al sue­lo y em­pie­za a dar gol­pes y pa­ta­das¨. co­men­ta­ba Ma­ría su ma­dre.

Sa­ra tie­ne tres años y lo que su ma­dre no sa­be es que la con­duc­ta de su hi­ja es del to­do ha­bi­tual. Ella aca­ba de des­cu­brir que tie­ne una iden­ti­dad pro­pia y ade­más di­fe­ren­te a la de sus pa­dres, y ne­ce­si­ta po­ner­la a prue­ba cons­tan­te­men­te (su iden­ti­dad), y lo ha­ce en­fren­tán­do­la a la vo­lun­tad de ellos. Es la eta­pa que se co­no­ce co­mo ¨pri­me­ra in­fan­cia ¨. Es­tá em­pe­zan­do.

NO PER­DER NI UN DE­TA­LLE

A me­di­da que los be­bes cre­cen, y se con­vier­ten en ni­ños y en se­gui­da en ado­les­cen­tes, ya no ob­ser­vas de­te­ni­da­men­te ese cre­ci­mien­to. Pue­de que lo veas tan co­ti­diano o que tu hi­jo ya no pase to­do el día jun­to a ti, No obs­tan­te, ob­ser­var el cre­ci­mien­to de tu hi­jo es im­pres­cin­di­ble pa­ra ser cons­cien­tes de las di­fe­ren­tes eta­pas que es­tá vi­vien­do y pa­ra co­no­cer cuá­les son sus ne­ce­si­da­des en ca­da una de esas fa­ses de cre­ci­mien­to fí­si­co e in­te­lec­tual.

Exis­ten eta­pas di­fe­ren­cia­das en el de­sa­rro­llo, tan­to emo­cio­nal co­mo in­te­lec­tual, a es­tas se in­clu­yen el con­tex­to so­cial, la in­ter­ac­ción y el en­torno fa­mi­liar sin ol­vi­dar la pro­pia ma­du­ra­ción del or­ga­nis­mo. Lo im­por­tan­te es co­no­cer bien a ca­da ni­ño pa­ra sa­ber has­ta qué pun­to se le pue­de pe­dir que ha­ga o com­pren­da al­go.

COM­PREN­DER LAS PATALETAS

El desconocim­iento de es­tas eta­pas te pue­de lle­var a in­ter­pre­tar in­co­rrec­ta­men­te la con­duc­ta de tu hi­jo, a exi­gir­le al­go que es­tá fue­ra de su al­can­ce, o a cul­par­le de al­go que, sen­ci­lla­men­te es in­ca­paz de ha­cer.

Es fre­cuen­te que esas eta­pas su­pon­gan pa­ra tu hi­jo cier­tas cri­sis; és­tas son ne­ce­sa­rias y re­quie­ren la pa­cien­cia y el apo­yo tu­yo. Es­tos mo­men­tos, cla­ro que son di­fí­ci­les, pe­ro co­mo su pa­dre y/o ma­dre, tie­nes pri­me­ro el amor ha­cia él y en­se­gui­da la ca­pa­ci­dad y ma­du­rez pa­ra acom­pa­ñar­lo a cre­cer.

Se­gui­mos con el ca­so de Sa­ra. Ma­ría po­día ha­ber reac­cio­na­do con ri­gi­dez, im­po­nien­do san­cio­nes ca­da vez que la ni­ña mon­ta­ba su ¨nu­me­ri­to¨ y mos­trar­se tan­to o más tes­ta­ru­da que su hi­ja a la ho­ra de im­po­ner su cri­te­rio, sin em­bar­go, cuan­do com­pren­dió lo que ocu­rría, op­tó por es­cu­char las ne­ce­si­da­des de su hi­ja. Al ca­bo de unos me­ses, los epi­so­dios em­pe­za­ron a es­pa­ciar, has­ta des­apa­re­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.