Ca­ta­li­na No­rie­ga

El Sol de Acapulco - - Portada - Ca­ta­li­[email protected]­mail.com @ca­ta­li­nanq

Oc­tu­bre no se ol­vi­da” y, en efec­to, mu­chos to­da­vía te­ne­mos en la me­mo­ria la trá­gi­ca jor­na­da de la ma­sa­cre de Tlal­te­lol­co. Lo que le si­guió fue igual­men­te cruel y des­pia­da­do, pa­ra mu­chos jó­ve­nes y adul­tos, que per­die­ron la vi­da a ma­nos de los su­ce­si­vos go­bier­nos re­pre­so­res.

Se con­de­nó a la ho­gue­ra a Pe­dro Sal­me­rón –aho­ra ex­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios His­tó­ri­cos de las Re­vo­lu­cio­nes de Mé­xi­co­, por ha­ber­les lla­ma­do “jó­ve­nes va­lien­tes”, a quie­nes ase­si­na­ron al em­pre­sa­rio Eu­ge­nio Gar­za Sada, pi­lar de la Ini­cia­ti­va Pri­va­da y del desa­rro­llo de Nue­vo León.

El ad­je­ti­vo fue de tal re­so­nan­cia, que im­pli­có sin re­me­dio su des­pi­do, aun­que po­cos pen­sa­ron en que, la con­de­na al su­so­di­cho, des­ta­pó los re­cuer­dos de quie­nes vi­vi­mos aque­llas épo­cas de os­cu­ran­tis­mo y te­rror.

Mal, el que un fun­cio­na­rio pú­bli­co no mi­da sus de­cla­ra­cio­nes –En la 4T se ten­dría que san­cio­nar a va­rios, em­pe­zan­do por el tla­toa­ni­, pe­ro, sin dis­cul­par en ab­so­lu­to, a los cul­pa­bles de la muer­te del crea­dor del Gru­po Monterrey, ha­bría que ahon­dar en el con­tex­to his­tó­ri­co.

La Li­ga 23 de Sep­tiem­bre sur­gió a con­se­cuen­cia de una eta­pa de re­pre­sión y au­to­ri­ta­ris­mo. La li­ber­tad era una en­te­le­quia. Si se opi­na­ba en con­tra del go­bierno se ha­cía en voz ba­ja o, de plano, en la clan­des­ti­ni­dad.

A las uni­ver­si­da­des se les te­nía en la mi­ra y, en cuan­to apa­re­cía al­gún lí­der se le in­cluía en los ex­pe­dien­tes de la te­mi­da Di­rec­ción Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad y, pos­te­rior­men­te, de la Bri­ga­da Blan­ca.

Se ase­si­nó, con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad, a mon­to­nes de es­tu­dian­tes, des­pués de tor­tu­rar­los. La bar­ba­rie ofi­cia­lis­ta fue el signo de los tiem­pos y ha­bía un con­trol to­tal de las ac­ti­vi­da­des de aque­llos a quie­nes se iden­ti­fi­ca­ba co­mo pro­cli­ve al co­mu­nis­mo.

Fue la épo­ca de una ju­ven­tud ena­mo­ra­da de Fi­del Cas­tro, del Che Gue­va­ra, de una re­vo­lu­ción que li­be­ró a los cu­ba­nos del yu­go yan­qui –aun­que des­pués per­die­ra la sen­da­. Se leía a Marx, a Adorno, a los gran­des in­te­lec­tua­les de iz­quier­da y con un enor­me idealismo se sen­tía que se po­dían mo­di­fi­car las con­di­cio­nes del país.

Im­po­si­ble que la opo­si­ción ac­ce­die­ra al Po­der. El PRI lle­na­ba las ur­nas, mien­tras en el ex­tran­je­ro se abrían op­cio­nes a otras co­rrien­tes de pen­sa­mien­to, de ai­res

La Li­ga

23 de Sep­tiem­bre sur­gió a con­se­cuen­cia de una eta­pa de re­pre­sión y au­to­ri­ta­ris­mo. La li­ber­tad era una en­te­le­quia. Si se opi­na­ba en con­tra del go­bierno se ha­cía en voz ba­ja o, de plano, en la clan­des­ti­ni­dad. A las uni­ver­si­da­des se les te­nía en la mi­ra y, en cuan­to apa­re­cía al­gún lí­der se le in­cluía en los ex­pe­dien­tes de la te­mi­da Di­rec­ción Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad y de la Bri­ga­da Blan­ca.

fres­cos, por los que se sus­pi­ra­ba. Cons­tre­ñi­dos por los mu­ros de un Díaz Ordaz, un Eche­ve­rría y has­ta Ló­pez Por­ti­llo, na­cie­ron mo­vi­mien­tos que in­ten­ta­ron la li­be­ra­ción: gue­rri­lle­ros co­mo Lu­cio Ca­ba­ñas y Genaro Váz­quez, en Gue­rre­ro; lí­de­res de cam­pe­si­nos, de maes­tros, de fe­rro­ca­rri­le­ros. Te­nían ra­zo­nes de pe­so, en­tre ellas, la ce­rra­zón ofi­cial al diá­lo­go, a la aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca. Se les per­si­guió has­ta lo in­de­ci­ble y a la ma­yo­ría se le en­car­ce­ló, o los ma­ta­ron.

A la Li­ga la des­tru­ye­ron con la Bri­ga­da Blan­ca (Gru­po pa­ra­mi­li­tar), ade­más de la Di­rec­ción Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad, que al­ber­ga­ron a in­di­vi­duos san­gui­na­rios y bru­ta­les. Su co­me­ti­do: el ex­ter­mi­nio. Da­ba mie­do só­lo de ver­los.

A to­da re­pre­sión vie­ne una reac­ción. La Li­ga fue un mo­vi­mien­to ra­di­cal, en el que un sec­tor de sus mi­li­tan­tes op­tó por el ca­mino de la vio­len­cia. Creían que la fór­mu­la pa­ra cam­biar las co­sas era me­dian­te las ar­mas, lo que es con­de­na­ble.

Los de la Bri­ga­da Blan­ca es­tán ca­si to­dos muer­tos. Ha­cían alar­de de su ha­za­ña y ja­más pa­ga­ron por sus atro­ces crí­me­nes. Se echó tie­rra a uno de los epi­so­dios más ne­gros de la his­to­ria, que ame­ri­ta, co­mo qui­zá só­lo lo ha he­cho el gran Enrique Con­dés La­ra, una au­tén­ti­ca in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.