El ge­ne­ral bri­ga­dier Pa­blo Var­gas Ca­de­na

Que­da pen­dien­te el re­co­no­ci­mien­to de su apor­ta­ción al mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio

El Sol de Acapulco - - Cultura - RE­NÉ C. GAR­CÍA GA­LEA­NA /Co­la­bo­ra­dor

Na­ció en la ha­cien­da de San Luis la Lo­ma, mu­ni­ci­pio de Tec­pan de Ga­lea­na en 1864, in­cor­po­rán­do­se el 11 de ma­yo de 1911 en Co­yu­ca de Be­ní­tez al mo­vi­mien­to in­su­rrec­cio­nal con­tra la dic­ta­du­ra por­fi­ris­ta con dos­cien­tos hom­bres cuan­do pa­sa­ba por ese po­bla­do con su ejér­ci­to irre­gu­lar, de Ato­yac rum­bo al puer­to de Aca­pul­co el pro­fe­sor Sil­ves­tre G. Ma­ris­cal co­mo ca­be­za del mo­vi­mien­to en la Cos­ta Gran­de, quien re­fie­re en sus me­mo­rias, que sin po­der evi­tar­lo Var­gas ya ha­bía eje­cu­ta­do al pre­si­den­te mu­ni­ci­pal y al nor­te­ame­ri­cano pro­pie­ta­rio de la ha­cien­da “El Buen Su­ce­so”, ubi­ca­da en Cahua­ti­tán, a un cos­ta­do del po­bla­do del Es­pi­na­li­llo.

Con­tra­jo ma­tri­mo­nio ci­vil el 2 de ju­lio de 1880, en su na­tal San Luis la Lo­ma con Ma­ría Ce­sá­rea de la Cruz Ozu­na, quien des­pués de en­viu­dar vi­vió por 1921 en el Ti­cui, mu­ni­ci­pio de Ato­yac co­no­cién­do­se que pro­crea­ron a un hi­jo de nom­bre Luis, que pe­leo en la re­vo­lu­ción y al­can­zo el gra­do de te­nien­te co­ro­nel.

De una re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal con Emi­lia Moc­te­zu­ma, del po­bla­do de Ma­zatlán, mu­ni­ci­pio de Chil­pan­cin­go, Gro. tu­vo una hi­ja cu­yo nom­bre se des­co­no­ce, so­li­ci­tán­do­le al pre­si­den­te Lá­za­ro Cár­de­nas en sep­tiem­bre de 1940, una pen­sión por los ser­vi­cios pres­ta­dos a la re­vo­lu­ción por su es­po­so, sién­do­le ne­ga­da por­que la ley so­lo con­ce­día cin­co años a par­tir del fa­lle­ci­mien­to de la per­so­na pa­ra ha­cer las ges­tio­nes de pen­sio­nes, se­gún cir­cu­lar del 4 de ju­nio de 1921.

Con Fran­cis­ca Pino, de Ato­yac tu­vie­ron a una hi­ja de nom­bre Ca­mi­la Var­gas Pino, es­po­sa de don Cus­to­dio Pino San­tia­go. Los hi­jos de es­te ma­tri­mo­nio tie­nen el ape­lli­do re­gis­tra­do in­dis­tin­ta­men­te co­mo Pino Var­gas y Pino Pino por erro­res y con­fu­sio­nes del per­so­nal del Re­gis­tro Ci­vil al ela­bo­rar las ac­tas de na­ci­mien­to.

En Ato­yac ra­di­ca una se­ño­ra, ma­yor de edad, de nom­bre Ro­ge­lia, ori­gi­na­ria de San Luis la Lo­ma que vi­ve por el mer­ca­do cen­tral de la Per­se­ve­ran­cia, por don­de vi

A 100

años de su muer­te el Gral. Pa­blo Var­gas Ca­de­na, me­re­ce con to­do y sus ex­ce­sos un re­co­no­ci­mien­to del go­bierno, y so­bre to­do del mu­ni­ci­pio de Tec­pan de Ga­lea­na de don­de es na­ti­vo, ­por cier­to, has­ta hoy por to­dos des­co­no­ci­do­por su apor­ta­ción al mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio de 1910. Que­da pen­dien­te la deu­da.

vie­ron el cé­le­bre fo­tó­gra­fo “Cham­pu­rro” Ga­lea­na, Fla­viano Sán­chez Me­za y Eu­ti­mio Flo­res Ávi­la, quien pro­ba­ble­men­te ha­ya te­ni­do al­gu­na re­la­ción fa­mi­liar con el je­fe re­vo­lu­cio­na­rio, des­gra­cia­da­men­te a mi ami­go Abe­lar­do “Ya­yo” Ce­ja So­be­ra­nis, quien por cier­to es su com­pa­dre, y a quien le pe­dí el fa­vor fue­ra a ver­la pa­ra que le pre­gun­ta­ra que re­la­ción fa­mi­liar te­nía con el mi­li­te, le di­jo no sa­ber na­da; sin em­bar­go An­to­nia Pino Var­gas ase­gu­ra ha­ber vis­to ha­ce mu­chos años al pa­sar por esa ca­sa una fo­to de su abue­lo Pa­blo.

Sien­do el 2° je­fe de la Bri­ga­da “Ma­ris­cal” de la Di­vi­sión del Sur, fue aprehen­di­do en la ciu­dad de Mé­xi­co a fi­na­les de 1916, acu­sa­do de mal­ver­sar fon­dos de los ha­be­res de la tro­pa, de­bien­do de­mos­trar el des­tino de los re­cur­sos su en­ton­ces je­fe de Es­ta­do Ma­yor, Ma­yor Na­bor A. Oje­da, quien era la per­so­na que los ma­ne­ja­ba, in­cor­po­rán­do­se Oje­da en Igua­la po­co des­pués a las fuer­zas del ge­ne­ral Joa­quín Ama­ro, quien mas tar­de se­ria Srio. de Gue­rra y Ma­ri­na con el pre­si­den­te Plu­tar­co Elías Ca­lles, por lo que no sa­be­mos có­mo ter­mi­na­ron las in­da­ga­cio­nes, apro­ve­chan­do sus enemi­gos la oca­sión pa­ra se­ña­lar­lo co­mo res­pon­sa­ble de los he­chos ig­no­mi­nio­sos ocu­rri­dos en 1913, en la épo­ca de la usur­pa­ción acu­sán­do­se­le del ase­si­na­to de Ra­fael Cas­tre­jón en la ha­cien­da de San Pe­dro Jo­ru­llo (Ran­cho del Li­món), hi­jo de Ce­no­bio Cas­tre­jón y her­mano del ge­ne­ral de bri­ga­da del ejér­ci­to cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Mar­tin Cas­tre­jón, quien des­pués de ser he­ri­do de una des­car­ga de fu­si­le­ría fue col­ga­do vi­vo de un ár­bol; de los ase­si­na­tos en Chu­ru­mu­co, Mi­choa­cán de Be­nigno Ar­ci­nie­ga, Va­len­tín Ro­me­ro y otras per­so­nas, ade­más de in­ten­tar ase­si­nar a los de­más her­ma­nos del Gral. Cas­tre­jón, Luis y Teodoro Cas­tre­jón y de vio­lar a sus her­ma­nas e hi­jas de am­bos.

Fue li­be­ra­do el 13 de enero de 1917, y a gi­rar­se nue­va or­den de aprehen­sión el 23 de fe­bre­ro del mis­mo año por la mis­ma cau­sa; sin em­bar­go, más tar­de, por con­si­de­rar que no era com­pe­ten­cia de los tri­bu­na­les del fue­ro de gue­rra, por am­pa­rar­lo el ar­tícu­lo 13 cons­ti­tu­cio­nal, el asun­to fue con­sig­na­do a la Pro­cu­ra­du­ría ge­ne­ral de la Re­pu­bli­ca.

Fue ami­go cer­cano y pro­tec­tor del Gral. Sil­ves­tre Cas­tro Gar­cía (a) el Cir­gue­lo, de quien fue pa­drino en su bo­da ci­vil ce­le­bra­da el 1° de di­ciem­bre de 1917, en Te­lo­loa­pan, Gro. con la se­ño­ri­ta Er­nes­ti­na Rol­dan Ga­ma, po­bla­ción don­de se en­con­tra­ba des­ta­ca­men­ta­do co­mo je­fe del 64° re­gi­mien­to de ca­ba­lle­ría.

Se­gún los apun­ta­mien­tos es­cri­tos en su Dia­rio de 1919 por el cro­nis­ta emé­ri­to de Ato­yac Pa­tri­cio Pino y So­lís, el Gral. Var­gas mu­rió el do­min­go 16 de fe­bre­ro de ese año, re­gis­tran­do los he­chos el lu­nes 17, con la si­guien­te no­ta: “De Tec­pán lle­ga la no­ti­cia de que ayer mu­rió don Pa­blo Var­gas a con­se­cuen­cia de las he­ri­das que re­ci­bió en un com­ba­te que sos­tu­vo con tro­pas del go­bierno en la sie­rra de Tec­pán. Se aca­bó el hom­bre que tan­tos per­jui­cios oca­sio­nó en su vi­da mi­li­tar. Q.E.P.D”.

Más tar­de ­el 15 de sep­tiem­bre de 1922el Gral. Pa­blo Ca­ba­ñas Ma­ce­do re­cor­da­ba que tu­vo co­no­ci­mien­to de los he­chos por los co­ro­ne­les Ju­lio N. Cam­pos y el Ma­yor Ma­nuel D. Ra­mí­rez, que con­tri­bu­ye­ron en la ac­ción de ar­mas, que el Gral. Var­gas ca­yó aba­ti­do en un en­cuen­tro que sos­tu­vo con las fuer­zas que guar­ne­cían la pla­za de Tec­pan de Ga­lea­na en com­bi­na­ción con las del je­fe de vo­lun­ta­rios Ma­yor Agus­tín Ri­ve­ra, que se efec­tuó en Arroyo Frio el 27 (sic) de fe­bre­ro de 1919, con­fir­mán­do­se que su muer­te ocu­rrió el 16 de fe­bre­ro de 1919 co­mo ase­gu­ra Pino y So­lís.

El Gral. Var­gas se sig­ni­fi­có co­mo uno de los más fé­rreos de­fen­so­res de la so­be­ra­nía del Es­ta­do de Gue­rre­ro, y co­mo uno de los sol­da­dos más lea­les del ma­ris­ca­lis­mo jun­to con el “Cir­gue­lo”, Di­mas Fie­rro, Ar­nul­fo Radilla, Ma­yor Leo­pol­do N. Ga­ti­ca, An­to­nio Fer­nán­dez, Ma­nuel Uru­ñue­la, Flo­ren­cio Ma­ya, Juan Do­ran­tes, Fi­del No­gue­da, Sa­lo­món Alar­cón y otros je­fes del Sur.

/FO­TOS COR­TE­SÍA.

Pa­blo Var­gas Ca­de­na. Fo­to­gra­fía to­ma­da del li­bro bio­grá­fi­co “An­drés Fi­gue­roa”, de Ar­tu­ro Fi­gue­roa Uri­za.

El ge­ne­ral Var­gas co­mo pa­drino de la bo­da ci­vil del ma­yor Sil­ves­tre Cas­tro Gar­cía con Er­nes­ti­na Rol­dan Ga­ma.

El ge­ne­ral Var­gas con su Es­ta­do Ma­yor des­pués de la to­ma de Te­lo­loa­pan en 1917.

Ma­yor Sil­ves­tre Cas­tro (a) el Cir­gue­lo con el vie­jo lu­cha­dor Pa­blo Var­gas, en el cen­tro his­tó­ri­co de Te­lo­loa­pan. 1917.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.