Adic­ción, lo que tra­je­ron las nue­vas tec­no­lo­gías

El Sol de Acapulco - - Local - ANA FER­NAN­DA ÁVI­LA

A tra­vés de in­ter­net se pue­de uno co­mu­ni­car, tra­ba­jar, pa­sar un ra­to de ocio, ob­te­ner in­for­ma­ción, com­prar o ven­der y mu­chas otras ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas o pro­fe­sio­nal, lo que ha su­pues­to un cam­bio en la for­ma de re­la­cio­nar­nos con las per­so­nas, en los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y en los há­bi­tos de con­su­mo.

Co­nec­tar­se a la red re­pre­sen­ta, en la ma­yor par­te de los ca­sos, im­pli­car­se en ac­ti­vi­da­des po­si­ti­vas que ge­ne­ran mu­chas ven­ta­jas y, en úl­ti­mo tér­mino, una me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da. Sin em­bar­go, al­gu­nas per­so­nas vul­ne­ra­bles (me­no­res, per­so­nas so­li­ta­rias, ines­ta­bles emo­cio­nal­men­te) pue­den que­dar atra­pa­das en la red.

¿Qué es la adic­ción al in­ter­net?

Es el uso pa­to­ló­gi­co de in­ter­net em­pie­za con el uso abu­si­vo de la red a tra­vés de di­ver­sos dis­po­si­ti­vos (compu­tado­ras, smartp­ho­nes, ta­blets) que in­ter­fie­re con la vi­da dia­ria.

La per­so­na ter­mi­na usan­do la red pa­ra me­jo­rar su es­ta­do de áni­mo y es­ca­par de una vi­da real que per­ci­be co­mo in­sa­tis­fac­to­ria.

QUÉ PUE­DE GE­NE­RAR ADIC­CIÓN

1. In­ter­ac­ción con otros: aho­ra las re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book, Ins­ta­gram y Twit­ter, per­mi­ten al usua­rio in­ter­ac­cio­nar con otros; sin em­bar­go, el su­je­to po­dría lle­gar al ex­tre­mo de de­pen­der de ellas y de­jar de la­do su vi­da co­ti­dia­na.

2. Crea­ción de per­so­na­li­dad fic­ti­cia: in­ter­net per­mi­te crear una per­so­na­li­dad vir­tual mo­di­fi­can­do las pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas que en el mun­do real no po­drían cam­biar­se.

3. Por ejem­plo, un maes­tro de 40 años, ca­sa­do y con so­bre­pe­so, pue­de apa­re­cer en la red co­mo un jo­ven millonario cam­peón de atle­tis­mo. Lo que pue­de ge­ne­rar que el su­je­to se vuel­va adic­to a es­ta per­so­na fic­ti­cia.

4. Te­mas de in­te­rés: hay te­mas que pa­ra las per­so­nas adic­tas re­sul­tan de­ma­sia­do atrac­ti­vos en la red, pro­vo­can­do que no quie­ran de­jar­los ta­les co­mo vi­deo­jue­gos vir­tua­les, com­pras en lí­nea, apues­tas en la red, por­no­gra­fía, cy­ber­se­xo, et­cé­te­ra

CON­SE­CUEN­CIAS

El uso abu­si­vo de in­ter­net trae di­ver­sas con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas:

Afec­ta­cio­nes fí­si­cas: pue­den sur­gir pro­ble­mas co­mo irri­ta­ción de los ojos, do­lor de ca­be­za, do­lor de es­pal­da. Así co­mo se­den­ta­ris­mo que ge­ne­ra au­men­to de pe­so, ade­más de tras­tor­nos del sue­ño, de­bi­do a que la per­so­na de­ja de dor­mir.

Al­te­ra­cio­nes de hu­mor: crean­do enojo, an­sie­dad, im­pa­cien­cia y/o irri­ta­bi­li­dad por la len­ti­tud de las co­ne­xio­nes, por no en­con­trar lo que se bus­ca o por ser in­te­rrum­pi­do cuan­do se es­tá co­nec­ta­do.

Afec­ta­ción de la vi­da per­so­nal: el su­je­to se aís­la de su pro­pio en­torno has­ta el pun­to de de­jar de la­do su circu­lo fa­mi­liar, so­cial o la­bo­ral por es­tar to­do el tiem­po co­nec­ta­do a in­ter­net.

CÓ­MO PREVENIRLA

Li­mi­ta los si­tios o las ac­ti­vi­da­des en las que uti­li­zas los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les con ac­ce­so a in­ter­net.

Usa los dis­po­si­ti­vos en un ho­ra­rio ade­cua­do y es­ta­ble­ce un tiem­po má­xi­mo.

Si no pue­des so­lo y la si­tua­ción se ha vuel­to in­con­tro­la­ble, bus­ca ayu­da pro­fe­sio­nal.

AÚN CUAN­DO co­nec­tar­se a la red pue­de traer dis­tin­tos be­ne­fi­cios tan­to en lo la­bo­ral co­mo en lo so­cial, sí exis­te un pro­ble­ma cuan­do su uso se vuel­ve ex­ce­si­vo afec­tan­do jus­ta­men­te el tra­ba­jo y las re­la­cio­nes de las per­so­nas

CUARTOSCUR­O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.