El aco­so es­co­lar es al­go uni­ver­sal

El Sol de Acapulco - - Cultura -

El aco­so es­co­lar ocu­rre en to­das las cul­tu­ras y paí­ses del mun­do. Sin em­bar­go, eso no quie­re de­cir que sea un fe­nó­meno que de­ba­mos to­le­rar. Hay es­tra­te­gias efec­ti­vas que con­si­guen fre­nar el aco­so y al­gu­nos co­le­gios de Fin­lan­dia, Sue­cia y Es­ta­dos Uni­dos han ins­tau­ra­do pro­to­co­los que les han per­mi­ti­do ga­ran­ti­zar que son co­le­gios li­bres de aco­so.

No­so­tros he­mos en­se­ña­do a nues­tros hi­jos que no se pe­ga. Se lo he­mos re­cal­ca­do un mi­llón de ve­ces. Sin em­bar­go, cuan­do nues­tro hi­jo te­nía dos años y nos di­je­ron que no se de­fen­día cuan­do otros ni­ños le qui­ta­ban las co­sas, nos di­mos cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba un po­qui­to de ayu­da.

Más que ayu­da, cree­mos que ne­ce­si­ta­ba en­ten­der que de­fen­der­se es dis­tin­to de pe­gar. Co­men­za­mos a ex­pli­car­le y de­mos­trar­le que tie­ne to­do el de­re­cho del mun­do a de­fen­der­se. Si un ni­ño le qui­ta un ca­mión, tie­ne de­re­cho a to­mar­lo de vuel­ta. Si otro le aga­rra del bra­zo, lo más sa­lu­da­ble es que se de­fien­da, gri­tan­do “dé­ja­me en paz”, ti­ran­do con fuer­za y mar­chán­do­se. Y si la co­sa se po­ne más fea y un ni­ño le va a pe­gar, es bueno que se­pa que pue­de em­pu­jar­lo o mar­char­se. No tie­ne que que­dar­se quie­to pa­ra que el otro le pe­gue.

Co­mo ves, hay una gran di­fe­ren­cia en­tre no pe­gar y sa­ber de­fen­der­se. La ma­yo­ría de los ni­ños no ne­ce­si­tan apren­der es­to, aun­que al­gu­nos ni­ños (más sen­si­bles o que si­guen las re­glas a ra­ja­ta­bla), no les vie­ne na­da mal que se lo en­se­ñe­mos y sen­tir que tie­nen per­mi­so pa­ra ha­cer­lo. A me­di­da que se ha­ga ma­yor es­ta ex­pe­rien­cia le ayu­da­rá a en­ten­der que no de­be acep­tar otro ti­po de abu­sos y res­pon­der rá­pi­do fren­te a las ame­na­zas lo que ayu­da­rá a man­te­ner a los abu­so­nes le­jos.

Es­te es un te­ma muy de­li­ca­do. Les po­de­mos ayu­dar des­de pe­que­ños a te­ner una bue­na au­to­es­ti­ma, a es­ta­ble­cer bue­nos la­zos con sus com­pa­ñe­ros y a sa­ber de­fen­der­se, pe­ro na­da evi­ta­rá por com­ple­to una si­tua­ción de aco­so, por­que la res­pon­sa­bi­li­dad nun­ca es­ta­rá en su te­ja­do. NIN­GÚN NI­ÑO QUE SU­FRE ACO­SO TIE­NE RES­PON­SA­BI­LI­DAD AL­GU­NA SO­BRE SU SI­TUA­CIÓN. La lu­cha con­tra el aco­so es un tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio de pa­dres, aso­cia­cio­nes de pa­dres, com­pa­ñe­ros de au­la, maes­tros, tu­to­res, vi­gi­lan­tes de pa­tio y los pro­pios ni­ños de la es­cue­la y só­lo si con­se­gui­mos que to­dos sea­mos cons­cien­tes de su gra­ve­dad y te­ne­mos co­mo prio­ri­dad el fre­nar­lo con­se­gui­re­mos pro­te­ger a to­dos los ni­ños fren­te el aco­so.

FO­TOS COR­TE­SÍA.

Hay es­tra­te­gias efec­ti­vas que con­si­guen fre­nar el aco­so.

/COR­TE­SÍA.

Da­nely Ló­pez cum­plió un año, mu­chas fe­li­ci­da­des.

/COR­TE­SÍA.

Dos gran­des ami­gas de la es­cue­la pri­ma­ria "Mo­re­los" de Puer­to Mar­qués: Va­len­ti­na y Au­ro­ra.

/COR­TE­SÍA.

Cristian Iván Cle­men­te Gar­cía “To­to” cum­plió años y lo fe­li­ci­ta su abue­lo Pan­cho y fa­mi­lia­res.

Fe­li­ci­da­des a Gian­car­lo de par­te de sus pa­dres. ¡En­ho­ra­bue­na! .

/COR­TE­SÍA.

Le­xi Ga­red, dis­fru­tan­do en Aca­pul­co del ca­ri­ño de sus abue­los Ir­ma Vidal y Juan Car­los Ro­mán.

Les po­de­mos ayu­dar des­de pe­que­ños a te­ner una bue­na au­to­es­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.