Luz Ma. Sán­chez Ro­vi­ro­sa

El Sol de Acapulco - - Portada -

“La arro­gan­cia dis­mi­nu­ye la sa­bi­du­ría". Pro­ver­bio Chino.

El se­na­dor de la Re­pú­bli­ca por el PRI, Ma­nuel Añor­ve Ba­ños, rin­dió su Pri­mer In­for­me co­mo le­gis­la­dor del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca el pa­sa­do do­min­go 6 de oc­tu­bre en el es­ta­do de Gue­rre­ro, en don­de es­tu­vo acom­pa­ña­do por el go­ber­na­dor Héc­tor As­tu­di­llo, así co­mo por to­da la “run­fla” que siem­pre an­da me­ti­da en esos des­qui­cian­tes “pro­to­co­los” po­lí­ti­cos, pa­ra em­pe­zar a bus­car un es­pa­cio don­de aco­mo­dar­se.

En su men­sa­je, por cier­to, na­da re­le­van­te, Ma­nuel Añor­ve Ba­ños agra­de­ció a los ciu­da­da­nos de Gue­rre­ro la con­fian­za que le han brin­da­do co­mo su re­pre­sen­tan­te en La Cá­ma­ra Al­ta, y ase­gu­ró que si­gue en su pie su ob­je­ti­vo prin­ci­pal, que es “ha­cer qué des­de el Se­na­do, se vol­tee a ver al es­ta­do de Gue­rre­ro pa­ra con­tri­buir con de­ter­mi­na­ción a ha­cer­le fren­te a sus pro­ble­mas”.

Y en­tre de­ma­sia­da de­ma­go­gia, fi­nal­men­te se­ña­ló que den­tro de las ac­cio­nes que ha im­pul­sa­do des­de su cu­rul, se en­cuen­tra la de afi­nar una es­tra­te­gia que per­mi­ta la pro­mo­ción real del tu­ris­mo ha­cia los des­ti­nos de Gue­rre­ro, así co­mo la re­duc­ción del 50 por cien­to del IVA (Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do), la pa­ri­dad de gé­ne­ro, la de­fen­sa de las es­tan­cias in­fan­ti­les; en­tre otras de su­ma re­le­van­cia pa­ra la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes de la en­ti­dad su­re­ña del país.

Hi­zo hin­ca­pié, que el tu­ris­mo es su prio­ri­dad, y que por eso su lu­cha se­rá per­ma­nen­te, así co­mo pug­na­rá por la re­duc­ción del co­bro de las ca­se­tas de pa­go de la Au­to­pis­ta del Sol pa­ra atraer más tu­ris­mo al puer­to y de­más des­ti­nos de Gue­rre­ro.

Men­cio­nó que va­rios com­pa­ñe­ros se­na­do­res, con­vo­ca­ron a una “Cru­za­da Na­cio­nal por el Tu­ris­mo, en la cual se tra­ba­ja­rá con­jun­ta­men­te con la Ini­cia­ti­va Pri­va­da, re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil, y los tres ni­ve­les de go­bierno, obli­gán­do­los de es­ta ma­ne­ra a co­lo­car es­ta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca (ne­ce­si­dad de fuer­tes re­cur­sos), en su “agen­da na­cio­nal”.

¿Cru­za­da por el Tu­ris­mo se­ría al­go así co­mo la Cru­za­da con­tra el Ham­bre (en­tre otras mu­chas “cru­za­das per­ver­sas”), que tie­ne a su com­pa­ñe­ri­ta Cha­yi­to Ro­bles vi­vien­do en San­ta Mart­ha Aca­titla?

No me voy a en­sa­ñar con el Dr. Ma­nuel Añor­ve Ba­ños, quien es una gran per­so­na y gran ami­go mío (aún cuan­do los tres co­lo­res de su po­lí­ti­ca nos se­pa­ren), fue­ra del ám­bi­to po­lí­ti­co. Des­afor­tu­na­da­men­te su vi­sión de fu­tu­ro y vi­da, es­tá to­tal y fuer­te­men­te en­ca­de­na­do al PRI, par­ti­do en el cual mi­li­ta y del cual ajus­ta to­do su es­ti­lo de vi­da y de ha­cer po­lí­ti­ca.

Hoy por hoy, su re­cien­te y apa­ra­to­so in­for­me co­mo se­na­dor, no es más que una vez más la se­ñal de que su mi­ra­da es­tá pues­ta en Ca­sa Gue­rre­ro co­mo su­ce­sor de Héc­tor As­tu­di­llo, en un “rús­ti­co des­ta­pe”, al es­ti­lo priís­ta.

Co­mo re­cor­da­to­rio im­por­tan­te, es­tá esa con­fian­za de la que alar­dea, pe­ro la cual ya de­frau­dó va­rias ve­ces por am­bi­ción. Y una de tan­tas, cuan­do sir­vién­do­se de su pues­to co­mo al­cal­de de Aca­pul­co, de­jó ti­ra­do al puer­to “va­lién­do­le go­rro” los aca­pul­que­ños, pa­ra acer­car­se a lo que ha si­do su sue­ño do­ra­do que es go­ber­nar el es­ta­do de Gue­rre­ro.

Aquí va­le pa­ra ter­mi­nar por hoy, aquel co­no­ci­do re­frán que re­za: “Ga­lli­na que co­me hue­vo, ni aun­que le que­men el pi­co”. ¡Va­le la pe­na re­fle­xio­nar­lo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.