Te­rri­ble injusticia

El Sol de Acapulco - - Cultura - SAUL PÉ­REZ JUÁ­REZ

Si exis­te al­go de lo que más pu­dié­ra­mos exi­gir a quie­nes nos re­pre­sen­tan en car­gos de go­bierno o pues­tos de di­rec­ción en cual­quier or­ga­ni­za­ción, yo di­ría, que es la apli­ca­ción de la justicia, en­ten­dien­do és­ta, co­mo dar­le a ca­da quien lo que jus­ta­men­te le co­rres­pon­de, y des­de lue­go, de acuer­do a la ca­pa­ci­dad en el desem­pe­ño de su la­bor.

De­ján­do­me lle­var por el vai­vén de la vi­da, me to­có por suer­te del des­tino, ocu­par un dis­tin­gui­do car­go de re­gi­dor en el H Ayun­ta­mien­to de Ato­yac de Ál­va­rez en el trie­nio 2013­2015. Du­ran­te és­te tiem­po en fun­cio­nes, lo­gré co­no­cer a una mu­jer hu­mil­de que era au­xi­liar en la se­cre­ta­ría de la mu­jer, ma­dre so­la, po­bre, cu­ya vi­vien­da, apar­te de ser pe­que­ña, es­tá cons­trui­da por ma­te­ria­les muy po­cos re­sis­ten­tes, de los más rús­ti­cos que pue­den exis­tir; a es­to, ha­bría que agre­gar la obli­ga­ción que so­bre ella pe­sa, de man­te­ner a tres hi­jos, ya al­gu­nos con es­tu­dios en ni­vel me­dio, a quie­nes, con el ra­quí­ti­co suel­do que per­ci­bía tra­ba­jan­do en és­te H. Ayun­ta­mien­to, lo que es de su­po­ner, que ape­nas si le al­can­za­ba lo que ga­na­ba a la quin­ce­na pa­ra tan aplas­tan­te obli­ga­ción.

¡Cuál es su nom­bre?....es­pe­ro un po­co más ade­lan­te dar­les a sa­ber; por lo que en és­ta vez, me con­cre­ta­ré a de­cir, que lle­gán­do­la a co­no­cer muy bien, pue­do agre­gar otras re­fe­ren­cias muy pre­ci­sas de ella: mi­li­tan­te ac­ti­va del PRD du­ran­te 9 años, de­ma­sia­do par­ti­ci­pa­ti­va en los pro­ce­sos de elec­cio­nes, muy res­pon­sa­ble en el desem­pe­ño de su la­bor, siem­pre pun­tual en su tra­ba­jo, sir­vien­do pa­ra cual­quier co­sa con la ma­yor hu­mil­dad, aún fue­ra del com­pro­mi­so de su ho­ra­rio en fun­cio­nes, aún, con su de­fi­ni­do par­ti­dis­mo po­lí­ti­co de iz­quier­da, lo­gra­ran man­te­ner­la en su tra­ba­jo dos ad­mi­nis­tra­cio­nes priis­tas: las que en­ca­be­zó en con­ta­dor Edil­ber­to Ta­ba­rez Cis­ne­ros (2012­2015), y la del pro­fe­sor Dá­ma­so Pé­rez Or­ga­niz (2015­2018), en con­tra de quie­nes, me atre­vo de­cir, pudo ha­ber he­cho pro­pa­gan­da pa­ra que no lle­ga­ran, y sin em­bar­go, y tal vez por un gran sen­ti­do de hu­ma­ni­dad, lo­gra­ron man­te­ner­la en su la­bor; pe­ro que iro­nía de la vi­da, que la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción que es pe­rre­dis­ta, y por quién tan­to fes­te­jó el triunfo cuan­do se ga­nó, sien­do hasta re­pre­sen­tan­te de ca­si­lla, le pa­gan des­pi­dién­do­la en el mes de mar­zo, qui­tán­do­le su tra­ba­jo, y pro­me­tién­do­le que se le li­qui­da­ría con­for­me a de­re­cho, (que des­de lue­go es lo que me­nos desea­ba)… o bien con una fal­sa pro­me­sa de que a lo me­jor se le re­ins­ta­la­ría, lo que hasta la fe­cha no ha su­ce­di­do, per­dien­do hasta el de­re­cho de de­man­dar.

­Pro­fe, me sien­to de­ses­pe­ra­da, ya mi hi­ja que con tan­to es­fuer­zo ha­bía que­da­do en

Mu­chas más

que son em­pu­ja­das a su­frir lo in­de­ci­ble por una injusticia co­me­ti­da.

la Fa­cul­tad de En­fer­me­ría, no la pu­de sos­te­ner y hasta aban­do­nó ya la es­cue­la­, es­to lo es­cu­ché de sus la­bios ha­ce unas se­ma­nas, y no pu­de me­nos que en­ter­ne­cer­me por tan la­men­ta­ble si­tua­ción, pen­san­do que co­mo és­ta hu­mil­de mu­jer, hay mu­chas, pe­ro mu­chas más que son em­pu­ja­das a su­frir lo in­de­ci­ble por una injusticia co­me­ti­da, en lo que pue­do se­ña­lar co­mo una rá­pi­da de­ci­sión de des­pi­do. En es­te ca­so, de na­da im­por­tó los 9 años de tra­ba­jo que ya te­nía; ser mi­li­tan­te del PRD, ha­ber par­ti­ci­pa­do en una du­ra cam­pa­ña pa­ra lle­var a es­te par­ti­do al po­der en es­te mu­ni­ci­pio, pe­ro, so­bre to­do, ha­ber­la vis­to fes­te­jar con gri­tos y ri­sa el triunfo que tan­to es­fuer­zo cos­tó, sin sa­ber lo que le es­pe­ra­ba. Re­pi­to, es­to sí, que lo con­si­de­ro una gran injusticia, e iro­nía de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.