Circu­lo de la vio­len­cia

La vio­len­cia ha­cia las mu­je­res es­tá pre­sen­te a ni­vel fí­si­co, se­xual, emo­cio­nal/psi­co­ló­gi­ca, eco­nó­mi­co

El Sol de Acapulco - - Cultura - AU­REA ARAU­JO AGUI­LAR

De­fi­ni­ción: uso de la fuer­za pa­ra con­se­guir un fin, es­pe­cial­men­te pa­ra do­mi­nar y con­tro­lar a al­guien o im­po­ner al­go. Ac­ción de vio­len­tar, y eje­cu­tar con fuer­za, ím­pe­tu o brus­que­dad, con­tra el gus­to o la vo­lun­tad de una per­so­na.

Es­tos mo­de­los equi­vo­ca­dos de vi­da y co­mu­ni­ca­ción, tien­den a pre­sen­tar­se de for­ma cí­cli­ca, in­ter­ca­lan­do pe­rio­dos de cal­ma y afec­to has­ta si­tua­cio­nes que ponen en pe­li­gro la vi­da de las víc­ti­mas, se ha­bla jus­ta­men­te de un fuer­te víncu­lo de de­pen­den­cia emo­cio­nal y po­se­sión di­fí­cil de rom­per, tan­to pa­ra el agre­sor, co­mo pa­ra la víc­ti­ma.

FA­SE DE ACU­MU­LA­CIÓN DE LA TEN­SIÓN.

Ini­cian las agre­sio­nes, co­mún­men­te de ba­ja in­ten­si­dad, pe­ro vio­len­cia al fin. Se pro­du­ce una es­ca­la­da de ten­sión que se ca­rac­te­ri­za por la fre­cuen­cia de pug­nas y con­ti­nuos sar­cas­mos, desacuer­dos, ac­tos vio­len­tos, ira con­te­ni­da, me­nos pre­cio. Es una eta­pa sin du­ra­ción de­ter­mi­na­da, pue­de ser cues­tión de se­ma­nas, me­ses o qui­zá años. Se dan in­ci­den­tes de ce­los, gri­tos o pe­leas. El agre­sor bus­ca­rá siem­pre des­es­ta­bi­li­zar a la víc­ti­ma, mien­tras que ella va adop­tan­do una se­rie de me­di­das pa­ra cal­mar, mi­ni­mi­zar o ne­gar el pro­ble­ma.

La víc­ti­ma tra­ta de lle­var a ca­bo com­por­ta­mien­tos que no al­te­ren a la pa­re­ja, in­ten­ta cal­mar­la, cre­yen­do que así se aca­ba­ran los con­flic­tos. Tien­de a au­to cul­pa­bi­li­zar­se jus­ti­fi­can­do la con­duc­ta que muestra el agre­sor.

La víc­ti­ma jus­ti­fi­car ac­cio­nes del agre­sor, rea­li­za ac­tos pa­ra com­pla­cer­lo y po­der evitar una reac­ción más vio­len­ta del mis­mo.

FA­SE DE AGRE­SIÓN. ES­TA­LLI­DO DE TEN­SIÓN

Es la más bre­ve de las tres fa­ses. Los ac­tos de vio­len­cia son mu­cho más se­ve­ros y fre­cuen­tes. Aquí es­ta­lla la vio­len­cia. Hay una fal­ta de con­trol ab­so­lu­to y se pro­du­cen las agre­sio­nes fí­si­cas, psi­co­ló­gi­cas y/o se­xua­les.

La víc­ti­ma ex­pe­ri­men­ta in­cre­du­li­dad, an­sie­dad, tien­de a ais­lar­se y se sien­te im­po­ten­te an­te lo que ha ocu­rri­do, sue­le pa­sar va­rios días an­tes de pe­dir ayu­da. Las con­se­cuen­cias más im­por­tan­tes y la­men­ta­bles se pro­du­cen en es­ta fa­se, quie­nes ade­más, se mues­tran in­ca­pa­ces de reac­cio­nar an­te di­chos ata­ques. La per­so­na sien­te mu­cho te­mor, mu­chas ve­ces le cuen­ta a al­guien y en po­cas oca­sio­nes pi­de ayu­da. En es­ta fa­se hay quie­nes pue­den per­der la vi­da, que­dar mu­ti­la­das, mal he­ri­das, in­ca­pa­ci­ta­das de por vi­da por al­gún gol­pe etc.

FA­SE DE CON­CI­LIA­CIÓN.

¨lu­na de miel¨ (cul­pas, arre­pen­ti­mien­tos, pro­me­sas etc.) aquí el agre­sor to­ma un po­co de con­cien­cia de lo que hi­zo y se ¨es­for­za­rᨠpa­ra man­te­ner a su pa­re­ja a su la­do, pi­de per­dón y pro­me­te a la víc­ti­ma que ese com­por­ta­mien­to no vol­ve­rá a re­pe­tir­se. Uti­li­za es­tra­te­gias de ma­ni­pu­la­ción afec­ti­va pa­ra in­ten­tar que la re­la­ción no ter­mi­ne.

La acep­ta­ción de re­ga­los, in­vi­ta­cio­nes o pro­me­sas no ha­cen más que re­for­zar la con­duc­ta vio­len­ta. La ten­sión acu­mu­la­da du­ran­te la fa­se de acu­mu­la­ción de la ten­sión y la fa­se de agre­sión han des­apa­re­ci­do. La víc­ti­ma re­mue­ve sus es­pe­ran­zas y ex­pre­sa ¨yo se que en el fon­do él me ama¨ ¨es­tá es­tre­sa­do ¨ ¨yo lo hi­ce eno­jar ¨ ¨con el tiem­po cam­bia­rá ¨etc. el agre­sor in­clu­so tra­ta­rá de in­fluir so­bre fa­mi­lia­res y/o ami­gos pa­ra que con­ven­zan a su pa­re­ja de que lo per­do­ne.

Mu­chas víc­ti­mas per­do­nan las agre­sio­nes por el de­seo o idea equi­vo­ca­da de que la per­so­na va a cam­biar, es por eso, que lle­ga la ter­ce­ra fa­se, es la más pe­li­gro­sa de to­das y así, ca­da vez que se cie­rra un ci­clo, la víc­ti­ma pier­de con­fian­za en sí mis­ma, y su au­to­es­ti­ma va des­apa­re­cien­do an­te ta­les agre­sio­nes.

En es­ta fa­se se di­fi­cul­ta la po­si­bi­li­dad de que la víc­ti­ma de­nun­cie la si­tua­ción por la que es­tá pa­san­do: el cam­bio de ac­ti­tud de la pa­re­ja ha­ce que la víc­ti­ma cai­ga nue­va­men­te en la creen­cia que to

Exis­ten cen­tros

de jus­ti­cia pa­ra mu­je­res, aso­cia­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das los cua­les cuen­tan con ase­so­ría y aten­ción a víc­ti­mas de vio­len­cia. Nun­ca se­rá tar­de pa­ra pe­dir ayu­da, mu­cho me­nos pa­ra sal­var la vi­da.

do es­ta­rá bien, con­fía y desiste de la ayu­da que ha­bía pe­di­do an­te­rior­men­te.

Es­ta fa­se de con­ci­lia­ción fi­na­li­za cuan­do aca­ba la cal­ma y co­mien­za de nue­vo los pe­que­ños in­ci­den­tes y ahí van de nue­vo las ve­ja­cio­nes. Se ini­cia nue­va­men­te el círcu­lo de vio­len­cia.

Men­tir, ha­cer la ley del hie­lo, ce­lar y has­ta un pe­que­ño pe­lliz­co son for­mas de vio­len­cia, sin em­bar­go, se es­tá tan acos­tum­bra­do a esas ma­ni­fes­ta­cio­nes que mu­chas ve­ces se vuel­ven in­vi­si­bles y se ha­cen par­te de la vi­da co­ti­dia­na.

Com­pren­der el círcu­lo de la vio­len­cia es el pri­mer pa­so pa­ra rom­per­lo

La inequi­dad de gé­ne­ro y la dis­cri­mi­na­ción son las prin­ci­pa­les raí­ces de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, de­ri­va­do de nor­mas so­cia­les que pres­cri­ben los ro­les que mu­je­res y hom­bres de­ben desem­pe­ñar en la so­cie­dad, ge­ne­ran­do un des­equi­li­brio de po­der en­tre ellos.

No es fá­cil que la víc­ti­ma, des­pués de ha­ber si­do so­me­ti­da a tan gran­des ve­ja­cio­nes, al­can­ce pron­to ni­ve­les de con­cien­cia, el agre­sor se en­car­go de mi­ni­mi­zar su au­to­es­ti­ma y va­lía, es aquí don­de TO­DAS las mu­je­res de­be­mos en­ten­der que la SO­RO­RI­DAD es la gran opor­tu­ni­dad de es­tar hom­bre con hom­bro y no ade­lan­tar jui­cios de ¨que ton­ta, por­que no lo de­nun­ció¨ ¨por que se es­pe­ro tan­to tiem­po ¨ etc. ca­da ser hu­mano tie­ne ra­zo­nes pro­pias que le lle­van mu­chas ve­ces a aten­tar in­clu­si­ve con­tra su pro­pia vi­da.

/FOTOS COR­TE­SÍA.

Per­sis­te la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res.

Los fe­mi­ni­ci­dios cre­cen día con día en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.