Luz Ma. Sán­chez Ro­vi­ro­sa

El Sol de Acapulco - - Portada -

“Si te vie­nen a con­tar co­si­tas ma­las de mí, man­da a to­dos a vo­lar y di­les que yo no fui” Con­sue­li­to Ve­láz­quez.

Se di­ce que la cul­pa ha­ce re­fe­ren­cia a la omi­sión de la di­li­gen­cia exi­gi­ble a un su­je­to”. La cul­pa, por lo tan­to, con­sis­te en la omi­sión de la con­duc­ta de­bi­da pa­ra pre­ver o evi­tar un da­ño, ya sea por ne­gli­gen­cia, im­pru­den­cia o in­ca­pa­ci­dad.

De­ma­sia­das per­so­nas (de­sa­for­tu­na­da­men­te) creen que son per­fec­tas, y ra­ra­men­te acep­tan las crí­ti­cas. Es­te ego que se ma­ni­fies­ta por es­ta ra­zón, qui­zá pue­da ser un me­ca­nis­mo de defensa pro­pia que la ma­yo­ría de las ve­ces ha­ce más da­ño que bien, y es cuan­do se in­cre­men­ta la cos­tum­bre de cen­su­rar to­do lo que efec­ti­va­men­te es cen­su­ra­ble, en otras per­so­nas; di­lu­yen­do de cual­quier ma­ne­ra la res­pon­sa­bi­li­dad pro­pia.

En­tra­mos de lleno al ca­so que me lleva a ha­blar de la cul­pa y la cen­su­ra y por más que me es­fuer­zo, no lo­gro en­ten­der la cla­ra ne­ga­ción ya “pa­to­ló­gi­ca” pa­ra asu­mir “sus res­pon­sa­bi­li­da­des” que la alcaldesa de Aca­pul­co Ade­la Ro­mán Ocam­po ad­qui­rió con el pue­blo por­te­ño, cuan­do acep­tó el re­to de go­ber­nar un des­tino muy com­pli­ca­do y con­flic­ti­vo.

Aho­ra bien, des­de ha­ce ya tiem­po atrás, con cu­rio­si­dad he ve­ni­do ob­ser­van­do, que los he­chos vio­len­tos que nos ago­bian, no son ex­clu­si­vos del cri­men or­ga­ni­za­do co­mo se em­pe­ñan en ase­gu­rar al­gu­nas au­to­ri­da­des, aun cuan­do efec­ti­va­men­te, es­ta vio­len­cia pue­de de­ri­var de esas ac­cio­nes de­lic­ti­vas, mu­chas ve­ces ma­ni­fies­tan cla­ra­men­te una for­ma cri­mi­nal di­fe­ren­te y ca­ver­ní­co­la, que es pro­pia del opor­tu­nis­mo, del abu­so y del van­da­lis­mo.

Va­mos a re­la­tar bre­ve­men­te uno de los pro­ble­mas de la alcaldesa Ade­la, por­que ha­ce unos días tras un se­rio pro­ble­ma de abas­te­ci­mien­to de agua en Aca­pul­co (to­da­vía no re­suel­to), pro­vo­ca­do (se­gún se quie­ra ver), o por la deu­da de luz a la CFE; o por la re­cien­te tor­men­ta “Nar­da”. Es­to au­na­do al te­rro­ris­mo contra el Ser­vi­cio Pú­bli­co de Trans­por­te Ur­bano, con la que­ma de ca­mio­nes y ta­xis, con sus res­pec­ti­vos “di­fun­tos” a ple­na luz del día y en ple­na Cos­te­ra Mi­guel Ale­mán y zo­nas ale­da­ñas, dio una rue­da de pren­sa con unas muy cues­tio­na­bles e in­cohe­ren­tes po­si­cio­nes.

En di­cho in­for­me, la pre­si­den­ta mu­ni

ci­pal "pin­tó su ra­ya" bien mar­ca­da en el pro­ble­ma del des­abas­to de agua, así co­mo la fal­ta de ser­vi­cio de trans­por­te (ca­mio­nes, co­lec­ti­vos, ta­xis, ur­vans y ru­tas ali­men­ta­do­ras) en im­por­tan­tes zo­nas del puer­to, por la exa­cer­ba­da vio­len­cia; y co­mo bo­le­tos de ri­fa, re­par­tió la cul­pa en­tre la Fe­de­ra­ción, el Es­ta­do y sus an­te­ce­so­res.

En la “con­fe­ren­cia” (por lla­mar­lo de al­gún mo­do), y an­te los re­cla­mos (so­bre sus pri­vi­le­gios) de los usua­rios afec­ta­dos, Ade­la se­ña­ló que ella se mue­ve en ca­mio­ne­tas blin­da­das y con es­col­tas por­que “se­ría muy tris­te que an­du­vie­ra a pie la pre­si­den­ta mu­ni­ci­pal de Aca­pul­co” (sic). In­creí­ble.

So­bre el agua se­ña­ló que es un pro­ble­ma “de aban­dono to­tal de años por las ad­mi­nis­tra­cio­nes del pa­sa­do, y en re­la­ción al trans­por­te, di­jo que al mu­ni­ci­pio no le to­ca otor­gar las con­ce­sio­nes ni tam­po­co in­ves­ti­gar la vio­len­cia en contra de ese sec­tor.

Al fi­nal re­mar­có, que to­da es­ta vio­len­cia desata­da, es por­que quie­ren des­es­ta­bi­li­zar al mu­ni­ci­pio co­mo par­te de “un gol­pe de Es­ta­do” (sic), que se es­tá dan­do en mu­chos lu­ga­res del país pa­ra des­equi­li­brar al go­bierno fe­de­ral. In­creí­ble que es­con­da su no­to­ria in­com­pe­ten­cia, ba­jo las “na­guas” de Ló­pez Obra­dor.

De ver­dad son una ver­güen­za las de­cla­ra­cio­nes de es­ta se­ño­ra (que aún cuan­do tie­ne ra­zón en los se­ña­la­mien­tos so­bre las fa­cul­ta­des del trans­por­te pú­bli­co), el agua po­ta­ble es un ser­vi­cio cien por cien­to del mu­ni­ci­pio de Aca­pul­co y por ende de los es­fuer­zos que ella ha­ga con­jun­ta­men­te con las de­más au­to­ri­da­des, por­que al es­tar al fren­te del Ayun­ta­mien­to tie­ne la obli­ga­ción y el co­me­ti­do de aten­der y ate­nuar los pro­ble­mas de cual­quier or­den, in­de­pen­dien­te­men­te quién ha­ya si­do o sea el res­pon­sa­ble y el cul­pa­ble. ¡Va­le la pe­na re­fle­xio­nar­lo!

Aho­ra bien,

des­de ha­ce ya tiem­po atrás, con cu­rio­si­dad he ve­ni­do ob­ser­van­do, que los he­chos vio­len­tos que nos ago­bian, no son ex­clu­si­vos del cri­men or­ga­ni­za­do co­mo se em­pe­ñan en ase­gu­rar al­gu­nas au­to­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.