Ro­dri­go Juá­rez Or­tiz

El Sol de Acapulco - - Portada -

El ser hu­mano ha crea­do una se­rie de me­ca­nis­mos pa­ra po­der te­ner una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca con sus con­gé­ne­res, así, ha crea­do nor­mas de con­duc­ta de to­do ti­po, a sa­ber, de tra­to so­cial, mo­ra­les, éti­cas, ju­rí­di­cas, etc., y to­das ellas con ese pro­pó­si­to.

Des­de lue­go que pa­ra ello ha con­ta­do con su ba­ga­je cul­tu­ral, cuen­ta ha­bi­da de que to­das son pro­duc­to de la cul­tu­ra, de la crea­ción hu­ma­na, no de na­tu­ra. Con­co­mi­tan­te­men­te ha crea­do una es­ca­la axio­ló­gi­ca co­mo pa­rá­me­tro vá­li­do pa­ra ac­tuar en con­se­cuen­cia, con los re­sul­ta­dos que ya co­no­ce­mos y que la vi­da nos ha en­se­ña­do, pe­ro no del to­do ha­la­güe­ños co­mo es lo desea­ble.

Así, ha crea­do va­lo­res múl­ti­ples, de to­do jaez, cu­ya rea­li­za­ción ple­na no es del to­do po­si­ble, pe­ro sí son una re­fe­ren­cia, un pa­rá­me­tro vá­li­do ten­den­te a su lo­gro en una ten­ta­ti­va de su­pe­ra­ción tan­to per­so­nal co­mo co­lec­ti­va.

De es­ta crea­ción con­ta­mos con el va­lor ver­dad, con la jus­ti­cia, be­lle­za, hon­ra­dez, y mu­chos mas, en­tre ellos la leal­tad que no es otra co­sa que la ca­li­dad de ser leal, lo que a su vez im­pli­ca ser una per­so­na no­ble e in­ca­paz de co­me­ter cual­quier trai­ción o en­ga­ño, o sea, de apro­ve­char­se en su be­ne­fi­cio y en contra de otra per­so­na o gru­po, de la con­fian­za que se le otor­gó.

En es­te contexto, la­men­ta­ble­men­te, he­mos vis­to en ex­pe­rien­cias per­so­na­les y co­lec­ti­vas có­mo hay bípe­dos im­plu­mes, se­res des­pre­cia­bles, que an­te sus in­tere­ses mez­qui­nos y egoís­tas no han pa­ra­do mien­tes en trai­cio­nar, in­clu­so en vi­li­pen­diar a quien les otor­gó su con­fian­za, quien les abrió su corazón y les ten­dió su mano fran­ca y de­sin­te­re­sa­da en aras de una ver­da­de­ra amis­tad o re­la­ción afec­ti­va, en su ca­so.

He­mos vis­to, con tris­te­za y de­cep­ción, có­mo se dan des­leal­ta­des en­tre amis­ta­des, en­tre fa­mi­lia­res, en­tre co­le­gas, en­tre so­cios, en­tre pa­re­jas, sien­do muy no­to­rias las que se dan en­tre nues­tros “pró­ce­res”, que se di­cen po­lí­ti­cos ( aun­que dis­tan de ser­lo, pues so­lo son “gri­llos”), cuan­do cam­bian de par­ti­do o de gru­po, siem­pre en aras de ac­ce­der al po­der, unos per se y otros pa­ra apro­ve­char­se del mis­mo en su be­ne­fi­cio per­so­nal, fa­mi­liar o de equi­po, ello im­pli­can­do su fal­ta to­tal de au­ten­ti­ci­dad ideo­ló­gi­ca o po­lí­ti­ca co­mo con­se­cuen­cia so­lo de su opor­tu­nis­mo o su ven­ta­jis­mo, en su ca­so.

La leal­tad es un va­lor que de­be­mos cul­ti­var, en­se­ñar y prac­ti­car, de mo­do de in­te­grar a nues­tra vi­da una po­si­bi­li­dad mas de ser fe­li­ces, de lo­grar la fe­li­ci­dad, que no es otra co­sa que el fin fi­nal de nues­tra exis­ten­cia. O us­ted, leal lec­tor, ¿Qué opi­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.