Ba­la­ce­ras por de­ten­ción de hi­jo de El Cha­po

El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad y Pro­tec­ción Ciu­da­da­na re­co­no­ció que se lo­ca­li­zó a Ovi­dio Gúz­mán, pe­ro se de­ci­dió li­be­rar­lo ya que las fuer­zas fe­de­ra­les fue­ron su­pe­ra­das por los gru­pos de­lic­ti­vos

El Sol de Acapulco - - Portada -

El hi­jo del lí­der nar­co­tra­fi­can­te fue ubi­ca­do por ele­men­tos de la Guar­dia Na­cio­nal en Cu­lia­cán; fue li­be­ra­do ho­ras des­pués.

CU­LIA­CÁN. La lo­ca­li­za­ción por par­te del Ejér­ci­to de Ovi­dio Guz­mán Ló­pez, hi­jo de Joa­quín El Cha­po Guz­mán, de­ri­vó en una ola de vio­len­cia en la ca­pi­tal si­na­loen­se en don­de va­rios gru­pos de si­ca­rios pro­ta­go­ni­za­ron ba­la­ce­ras, blo­queos de via­li­da­des y pro­vo­ca­ron una fu­ga pe­ni­ten­cia­ria, si­tua­ción que ter­mi­nó con el re­plie­gue de las fuer­zas de se­gu­ri­dad fe­de­ra­les co­mo lo re­co­no­ció Al­fon­so Du­ra­zo, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Pro­tec­ción Ciu­da­da­na.

En con­fe­ren­cia de pren­sa, ho­ras des­pués de ini­cia­do el con­flic­to, Du­ra­zo Mon­ta­ño con­fir­mó que el hi­jo del ex­lí­der del cár­tel de Si­na­loa, ac­tual­men­te pre­so en una cár­cel de Es­ta­dos Uni­dos, fue ubi­ca­do lue­go de un pa­tru­lla­je de ru­ti­na de ele­men­tos del Ejér­ci­to, los cua­les fue­ron ata­ca­dos des­de una vi­vien­da cuan­do tran­si­ta­ban por el frac­cio­na­mien­to Tres Ríos. Los mi­li­ta­res, que su­ma­ban 30 ele­men­tos, lo­gra­ron to­mar el in­mue­ble en don­de en­con­tra­ron a cua­tro per­so­nas, una de las cua­les fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Ovi­dio Guz­mán Ló­pez.

Fuen­tes ofi­cia­les con­fir­ma­ron a El Sol

de Mé­xi­co que de­bi­do a que los ele­men­tos de se­gu­ri­dad se vie­ron re­ba­sa­dos y pa­ra sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad de la ciu­dad­nía de Cu­lia­cán, co­mo tex­tual­me­te di­jo Du­ra­zo Mon­ta­ño, de­ter­mi­na­ron li­be­rar a Ovi­dio Guz­mán.

Por su par­te, el go­ber­na­dor de Si­na­loa, Qui­rino Or­daz Cop­pel, des­de su cuen­ta de Twit­ter se­ña­ló que se es­ta­ba tra­ba­jan­do pa­ra re­cu­pe­rar la se­gu­ri­dad de la ciu­dad de Cu­lia­cán. “Les pi­do man­te­ner­se a sal­vo y es­tar aten­tos a las cuen­tas ofi­cia­les de Go­bierno del es­ta­do”.

EL CAOS

Lue­go de que Ovi­dio Guz­mán fue ubi­ca­do y tem­po­ral­men­te de­te­ni­do por fur­zas fe­de­ra­les, gru­pos de ci­vi­les ar­ma­dos lle­ga­ron a la vi­vien­da y lo­gra­ron su­pe­rar en nú­me­ro a los efec­ti­vos mi­li­ta­res, si­tua­ción que pro­vo­có la li­be­ra­ción del hi­jo del Cha­po y el ce­se de las ope­ra­cio­nes de las fuer­zas fe­de­ra­les en la ciu­dad, he­cho que ad­mi­tió el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad.

La ola de vio­len­cia se ex­ten­dió por to­da la ciu­dad pa­ra­li­zó el co­mer­cio, el trans­por­te y even­tos de­por­ti­vos, co­mo el par­ti­do de fut­bol que se dispu­taría en­tre los Do­ra­dos de Si­na­loa y los Po­tros de Hie­rro del Atlan­te. En un vi­deo que cier­cu­la en re­des so­cia­les, un pre­sun­to si­ca­rio lle­ga a un co­mer­cio a ad­ver­tir que co­man­dos se des­pla­zan des­de ciu­da­des co­mo For­tín y Los Mo­chis.

Se pre­sen­ta­ron he­chos de vio­len­cia en zo­nas es­pe­ci­fi­cas de la ciu­dad, co­mo en la uni­dad ha­bi­ta­cio­nal de la No­ve­na Zo­na Mi­li­tar, que fue ata­ca­da por hom­bres ar­ma­dos con fu­si­les de asal­to y ri­fles an­ti­blin­da­je ca­li­bre 50 mi­lí­me­tros.

Las en­tra­das y sa­li­das de la ciu­dad fue­ron blo­quea­das con vehícu­los in­cen­dia­dos, co­mo la ca­rre­te­ra a Ma­zatlán y di­ver­sas via­li­da­des del in­te­rior de la ca­pi­tal co­rrie­ron la mis­ma suer­te.

El go­bierno del es­ta­do pi­dió a la ciu­da­da­nía no sa­lir a las ca­lles, per­ma­ne­cer en lu­ga­res se­gu­ros y es­pe­rar has­ta que la au­to­ri­dad emi­ta un co­mu­ni­ca­do ofi­cial. Co­mer­cian­tes, res­tau­ran­te­ros, ho­te­le­ros y di­ver­sos ne­go­cios ce­rra­ron sus puer­tas y die­ron res­guar­do a sus clien­tes en las ins­ta­la­cio­nes has­ta que pa­só el pe­li­gro. Por par­te de los agre­mia­dos de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio (Ca­na­co), la or­den de ce­rrar co­mo una me­di­da de se­gu­ri­dad la dió su di­ri­gen­te Die­go Cas­tro Blan­co.

Tam­bién los agre­mia­dos de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria de Res­tau­ran­tes y Ali­men­tos Con­di­men­ta­dos (Canirac), di­ri­gi­da por Mi­guel Ta­ni­ya­ma Ce­ba­llos, pa­ra­ron las ope­ra­cio­nes de la ma­yo­ría de las

“Hi­jo de El Cha­po Guz­mán fue de­ja­do en li­ber­tad en Mé­xi­co pa­ra pro­te­ger vi­das”

AL­FON­SO DU­RA­ZO

SE­CRE­TA­RIO DE SE­GU­RI­DAD

em­pre­sas. “Los res­tau­ran­tes en don­de es­tán su­ce­dien­do los he­chos es­tán res­guar­da­dos y la ver­dad es que se va a pa­rar ope­ra­cio­nes de ca­si la ma­yo­ría de los res­tau­ran­tes, la ciu­dad es­tá en una psi­co­sis y hay que res­pe­tar ese te­ma”, ex­pre­só.

Las pla­ta­for­mas de trans­por­te pri­va­do co­mo Uber, Di­di y Bolt, sus­pen­die­ron sus ser­vi­cios tam­bién, por lo que se vio a una gran can­ti­dad de per­so­nas ca­mi­nan­do por las ca­lles pa­ra lle­gar al res­guar­do de sus ho­ga­res.

Las cla­ses en el turno ves­per­tino de to­das las es­cue­las ha­bían si­do sus­pen­di­das des­de tem­pra­na ho­ra por la ame­na­za de llu­vias fuer­tes en la re­gión.

La si­có­sis cre­ció de­bi­do al tra­fi­co en re­des so­cia­les de vi­deos y fo­tos de per­so­nas ar­ma­das dis­pa­ran­do sus ar­mas de grue­so ca­li­bre, y mo­vi­li­zán­do­se en ca­mio­nes ar­ti­lla­dos, lo que pro­vo­có un hue­co de va­rias ho­ras de des­in­for­ma­ción ali­men­ta­do tam­bién por la tar­dan­za de las au­to­ri­da­des en emi­tir una pos­tu­ra.

OVI­DIO GUZ­MÁN

Ovi­dio Guz­mán Ló­pez, de 28 años de edad, es co­no­ci­do co­mo El Ra­tón o Ra­tón

Nue­vo, es el hi­jo que el nar­co­tra­fi­can­te Joa­quín Guz­mán Loe­ra tu­vo con su se­gun­da es­po­sa, Gri­sel­da Ló­pez Pé­rez.

Se le iden­ti­fi­ca co­mo miem­bro del cár­tel de Si­na­loa por lo que en­fren­ta car­gos en Es­ta­dos Uni­dos por cons­pi­ra­ción pa­ra tra­fi­car co­caí­na, me­tan­fe­ta­mi­nas y ma­rihua­na des­de Mé­xi­co. Las au­to­ri­da­des de ese país tam­bién tie­nen en la mi­ra a su her­mano Iván Ar­chi­val­do Guz­mán.

ES­TA­DOS VE­CI­NOS SE BLINDAN

An­te la fe­ro­ci­dad de los ata­ques per­pe­tra­dos por el cri­men or­ga­ni­za­do, So­no­ra y Na­ya­rit ce­rra­ron sus fron­te­ras con Si­na­loa con el des­plie­gue de ele­men­tos fe­de­ra­les.

/EL SOL DE SI­NA­LOA

He­li­cóp­te­ros del Ejér­ci­to in­ten­ta­ron brin­dar apo­yo aé­reo a los sol­da­dos en tie­rra

/CAP­TU­RA DE VI­DEO

La sa­li­da a Ma­zatlán fue blo­quea­da con vehícu­los que­ma­dos

/REUTERS

Ci­vi­les ar­ma­dos se pa­sean a ple­na luz del día por Cu­lia­cán

/EL SOL DE SI­NA­LOA

An­te el pa­ro en el trans­por­te pú­bli­co, mu­chas per­so­nas fue­ron ca­mi­nan­do a sus ho­ga­res

/CAP­TU­RA DE VI­DEO

Mi­li­ta­res se abrían pa­so en­tre per­so­nas que huían de las zo­nas de ba­la­ce­ras

CAP­TU­RA DE VI­DEO

Pre­sas del pá­ni­co, co­men­sa­les de un res­tau­ran­te se res­guar­da­ron ba­jo las me­sas /

El te­rror se apo­de­ró de Cu­lia­cán 5 muer­tos, uno con ves­ti­men­ta mi­li­tar Es­ta­dos Uni­dos aler­tó a sus ciu­da­da­nos pa­ra no via­jar a Si­na­loa El co­mer­cio y trans­por­te pú­bli­co fre­nó el ser­vi­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.