La am­bi­ción ma­ta

El Sol de Acapulco - - Análisis -

Oc­tu­bre del

año 2000. Go­ber­na­ba Aca­pul­co Ze­fe­rino. Cuauh­té­moc Cár­de­nas vino a en­va­len­to­nar la su­ce­sión en una asam­blea en un ho­tel de la Cos­te­ra. El can­di­da­to pre­si­den­cial per­de­dor an­te Vi­cen­te Fox en el PRD, era en­ton­ces la más im­por­tan­te fi­gu­ra de la iz­quier­da. Con él que­rían la fo­to to­dos: me­no­res y gran­des, que­ma­dos y ex priis­tas, cha­ma­cos y vie­jos, mu­je­res y no­va­tos. Co­mo en la can­ción “El Rey” de Jo­sé Al­fre­do Ji­mé­nez, su pa­la­bra era la ley. Lo aco­sa­ban por ello to­das las co­rrien­tes quie­nes ya en­se­ña­ban em­po­llan­do ape­nas, el hue­vo de la ser­pien­te.

Un re­mo­lino hu­mano de pe­li­gro­sas di­men­sio­nes cer­ca­ba a Cuauh­té­moc. Sin em­bar­go, na­die te­mía la costilla ro­ta, el pi­so­tón san­grien­to ni la con­tu­sión del epi­gas­trio. Re­cuer­do la al­ga­ra­bía ale­ve, una ale­gría ner­vio­sa de gen­te acli­ma­ta­da a los em­pu­jo­nes. Eran las 6­7 de la tar­de. En­ten­di­do de su mag­ne­tis­mo po­lí­ti­co Cár­de­nas sa­bía za­far­se de las pro­me­sas a me­dia ca­lle, de las men­ti­ras in­ne­ce­sa­rias, del com­pro­mi­so fá­cil. Co­deán­do­nos subimos la es­ca­le­ra. En vi­lo go­za­ba de su po­pu­la­ri­dad el ex can­di­da­to pre­si­den­cial. La tur­ba lo se­guía. Atrás ja­dean­te ve­nía Pa­blo San­do­val Ra­mí­rez, hom­bre en ple­na ma­du­rez vi­tal. Ha­bía pre­si­di­do la Me­sa Di­rec­ti­va del Con­gre­so de la Unión y creía me­re­cer, des­pués de Ze­fe­rino, la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de Aca­pul­co y eso po­día de­ci­dir­lo de un plu­ma­zo, un gui­ño su ami­go Cuauh­té­moc Cár­de­nas, por ello lo per­si­guió has­ta la so­fo­ca­ción del pre­in­far­to.

Pri­me­ro cru­zó mul­ti­tu­des, co­da­zos, ca­ras du­ras, así lle­gó. Una son­ri­sa fue to­do lo que con­si­guió del je­rar­ca cuan­do el car­dio ha­bía he­cho ya lo su­yo. Le ví una pa­li­dez de­ma­cran­te. Le ofre­cí mi bra­zo. En el ba­ru­llo gri­ta­ron: “una am­bu­lan­cia”. Di­je: lo más cer­ca es el hos­pi­tal Ma­ga­lla­nes. No creí­mos que fue­se gra­ve. Ha­bía so­bre­vi­vi­do a to­das las per­se­cu­cio­nes y a to­dos los aco­sos. Es­to era só­lo la ex­pre­sión lí­mi­te de una de sus ve­te­ra­nas vi­ven­cias.

El año 2000 ha­bía cum­pli­do 56 años. En la ca­mi­lla rumbo al qui­ró­fano del hos­pi­tal aún pre­gun­ta­ba por Cár­de­nas. Los mé­di­cos pre­pa­ra­ron in­yec­cio­nes, res­pi­ra­ción de ci­lin­dros y vi­da ar­ti­fi­cial. Los es­fuer­zos fue­ron va­nos. Una vi­da de gran lu­ci­mien­to pro­tes­ta­ta­rio se di­lu­yó en las am­bi­güe­da­des de la nó­mi­na. Cuan­do su fuer­za men­guó ha­bía apren­di­do: vi­vir fue­ra del pre­su­pues­to es vi­vir en el error. Con esa con­sig­na es­cu­cha­da al Tla­cua­che Ga­ri­zu­rie­ta con­clu­yó sus mil ba­ta­llas ju­ve­ni­les sin po­der cui­dar fér­til has­ta la ma­du­rez su em­brión re­vo­lu­cio­na­rio.

No mu­rió en la re­frie­ga mi­li­tar ni en la pér­fi­da aso­na­da. Ca­yó tras la bús­que­da ale­ve de ser al­cal­de de Aca­pul­co. Esa úl­ti­ma in­ten­to­na ma­lo­gra to­dos sus an­te­rio­res he­roís­mos.

PD: “Hay jó­ve­nes in­cen­dia­rios que de vie­jos se vuel­ven bom­be­ros”: Mi­guel Án­gel As­tu­rias.

Pri­me­ro cru­zó

mul­ti­tu­des, co­da­zos, ca­ras du­ras, así lle­gó. Una son­ri­sa fue to­do lo que con­si­guió del je­rar­ca cuan­do el car­dio ha­bía he­cho ya lo su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.