Cua­tro años de Héctor As­tu­di­llo De­bo em­pe­zar

El Sol de Acapulco - - Local -

por ha­cer un exa­men de los úl­ti­mos años. Las exi­gen­cias ciu­da­da­nas se han mul­ti­pli­ca­do. Her­mo­so fue go­ber­nar en aque­llos tiem­pos de don Ale­jan­dro Cer­van­tes Del­ga­do. La sub­cul­tu­ra del blo­que no exis­tía. Las ca­lles y las ala­me­das eran li­bres de trán­si­to pa­ra cual­quier ho­ra del día. Con­se­guías pa­sear con tu fa­mi­lia sin sos­pe­cha a to­par­te con en­ca­pu­cha­dos que te im­pi­die­ran lle­gar a tus queha­ce­res, a tu ho­gar, a tu cen­tro do­cen­te. Fue­ron los idus de oc­tu­bre ay que se fue­ron pa­ra siem­pre.

Pe­ro la­men­tar­se no es bueno, sino apre­tar el pa­so pa­ra sa­lir de­lan­te de tan­to tro­te cí­vi­co. Ocu­par­se es la en­mien­da pa­ra rec­ti­fi­car lo que no se ha he­cho, lo que se ha omi­ti­do y lo que fal­ta por ha­cer­se. En un es­pa­cio fe­de­ra­ti­vo au­men­tan con la po­bla­ción los bá­si­cos, las ne­ce­si­da­des, los apre­mios y la des­com­po­si­ción del ca­rác­ter. La gen­te que exi­ge una obra o un ser­vi­cio lo ha­ce con ira­cun­dia.

La in­se­gu­ri­dad no se ha ate­nua­do pe­se a es­fuer­zos tre­men­dos de las ins­ti­tu­cio­nes. La mi­gra­ción si­gue sien­do ese hi­li­llo de vi­da que se es­ca­pa ha­cia el nor­te, don­de la ma­gia de los dó­la­res no de­ja de ser un atrac­ti­vo pa­ra el ol­fa­to de na­cio­na­les y ex­tran­je­ros.

Son con­di­cio­nes de­fi­ni­das las de es­tos tiem­pos. De­be­mos en­ten­der que mien­tras más me­xi­ca­nos sea­mos, me­nor es la po­si­bi­li­dad de que se pue­da dar abri­go y es­pe­ran­za a to­dos. Cre­ce la fa­mi­lia y la co­bi­ja ya no alcanza pa­ra cu­brir­nos. Ha de ser en­ton­ces que al­guien tie­ne que pa­sar frío y eso es lo que no que­re­mos. El go­bierno de­be de te­ner la ca­pa­ci­dad y su­fi­cien­cia de tu­te­lar a la ma­yo­ría de los gue­rre­ren­ses que se ha­llen sin po­ten­cia­li­da­des de si­tua­ción fa­mi­liar.

Los cua­tro años de go­bierno del ac­tual go­ber­na­dor Héctor As­tu­di­llo Flores nos ha­cen ver­lo, por su rit­mo de ocu­pa­ción, su aten­ción es­me­ra­da a los con­flic­tos so­cia­les, la for­ta­le­za de su ca­rác­ter per­so­nal y por no dar­se ja­más por ven­ci­do o de­rro­ta­do, co­mo un res­pe­ta­ble Je­fe de Es­ta­do que rin­de en es­tos días un es­ta­do de cuen­tas fa­vo­ra­ble, de fru­tos vi­si­bles en ma­te­ria de edu­ca­ción, sa­lud, obra pú­bli­ca, ser­vi­cios pa­ra el desa­rro­llo tu­rís­ti­co, ca­rre­te­ras, re­pa­ra­ción de es­cue­las, de tem­plos ecle­siás­ti­cos, un cuar­to más, ge­ne­ra­ción de em­pleo me­jor re­mu­ne­ra­do, equi­pa­mien­to de edi­fi­cios uni­ver­si­ta­rios y am­plia­ción de las re­des de agua po­ta­ble en los mu­ni­ci­pios.

Só­lo una con­clu­sión anoto al mar­gen: en el ba­lan­ce de los sal­dos del go­bierno de Héctor As­tu­di­llo Flores, al cum­plir­se cua­tro años de ha­ber to­ma­do po­se­sión y ofre­ci­do cum­plir el com­pro­mi­so de su man­da­to és­tos, le son fa­vo­ra­bles. Hay un as­pec­to po­si­ti­vo y una de­cla­ra­to­ria de com­pe­ten­cia.

Por ello van mis fe­li­ci­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.