Ma­nuel Añor­ve Ba­ños

El Sol de Acapulco - - Portada - Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca @ma­nue­la­nor­ve

El Es­ta­do de Gue­rre­ro po­see una es­pe­cial im­por­tan­cia den­tro de la cons­truc­ción y desa­rro­llo de Mé­xi­co co­mo una na­ción li­bre e in­de­pen­dien­te, ya que fue es­ce­na­rio de una se­rie de he­chos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra el de­ve­nir his­tó­ri­co na­cio­nal.

En­con­tra­mos, por ejem­plo, que Gue­rre­ro fue cu­na de la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca del mo­vi­mien­to in­sur­gen­te en Mé­xi­co, al ce­le­brar­se la aper­tu­ra del Pri­mer Con­gre­so Me­xi­cano, co­no­ci­do co­mo el Con­gre­so de Chil­pan­cin­go en 1813, don­de Jo­sé Ma­ría Mo­re­los y Pa­vón, El Sier­vo de la Na­ción, dio lec­tu­ra a uno de los do­cu­men­tos fun­da­men­ta­les del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo me­xi­cano, de­no­mi­na­do los Sen­ti­mien­tos de la Na­ción. Di­cho Con­gre­so tu­vo un ca­rác­ter iti­ne­ran­te por la re­gión del Anáhuac, de­bi­do al cons­tan­te aco­so de las fuer­zas rea­lis­tas, pe­ro que fi­nal­men­te lo­gró dar vi­da a la Cons­ti­tu­ción de Apat­zin­gán en 1814, la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción del pue­blo me­xi­cano.

Las tie­rras del Es­ta­do de Gue­rre­ro no só­lo pre­sen­cia­ron el im­pul­so de la lu­cha in­sur­gen­te, sino tam­bién arro­pa­ron la cul­mi­na­ción de la lu­cha in­de­pen­den­tis­ta, con la pro­cla­ma­ción del Plan de Igua­la, tam­bién co­no­ci­do co­mo Ac­ta de In­de­pen­den­cia de la Amé­ri­ca Sep­ten­trio­nal del 24 de fe­bre­ro de 1821.

Si bien es cier­to que el Es­ta­do de Gue­rre­ro no fue una en­ti­dad ori­gi­na­ria fir­man­te del Pac­to Fe­de­ral en el Ac­ta Cons­ti­tu­ti­va de la Fe­de­ra­ción del 31 de enero de 1824 —an­te­ce­den­te in­me­dia­to de la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral del 4 de oc­tu­bre del mis­mo año—, de­bi­do a la gran con­cen­tra­ción del po­der po­lí­ti­co y te­rri­to­rial del Es­ta­do de Mé­xi­co; lo cier­to es que fue a prin­ci­pios de 1840, cuan­do el Ge­ne­ral Juan Álvarez, na­ci­do en Ato­yac, des­ta­có su de­seo por re­co­no­cer en el sur un Es­ta­do ba­jo la de­no­mi­na­ción de “Gue­rre­ro”, en ho­nor a quien fue­ra su je­fe, el Ge­ne­ral Vi­cen­te Gue­rre­ro. Es­ta ini­cia­ti­va, fue res­pal­da­da por el oriun­do de Chi­chuhual­co, Ge­ne­ral Ni­co­lás Bra­vo. Pa­ra el 18 de ma­yo de 1847, con la ex­pe­di­ción del Ac­ta Cons­ti­tu­ti­va y de Re­for­mas se es­ta­ble­ció por pri­me­ra vez la erec­ción del Es­ta­do de Gue­rre­ro, com­pues­to de los dis­tri­tos de Acapulco, Chi­la­pa, Tax­co, Tla­pa y Co­yu­ca; pa­ra ello, se re­que­ría que los Es­ta­dos a los que per­te­ne­cían es­tos te­rri­to­rios die­ran su con­sen­ti­mien­to, lo cual no pa­só de for­ma in­me­dia­ta de­bi­do a la in­ter­ven­ción es­ta­du­ni­den­se.

Pa­ra 1849, las eta­pas de apro­ba­ción de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas a los que per­te­ne­cían es­tas re­gio­nes ha­bía si­do su­pe­ra­da, por lo que el 15 de ma­yo de 1849, el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Jo­sé Joa­quín de He­rre­ra, ex­pi­dió el de­cre­to por el que se crea el Es­ta­do de Gue­rre­ro; sin em­bar­go, pa­ra con­cre­tar­se, se re­que­ría de la apro­ba­ción de las tres cuar­tas par­tes de las Le­gis­la­tu­ras es­ta­ta­les.

Fue el 27 de oc­tu­bre de 1849, cuan­do la H. Cá­ma­ra de Dipu­tados del Con­gre­so de la Unión de­cla­ró for­mal­men­te eri­gi­do a un nue­vo Es­ta­do de la Fe­de­ra­ción, con el nom­bre de Gue­rre­ro.

Ba­jo es­te or­den de ideas, el pa­sa­do do­min­go, se con­me­mo­ró el 170 Ani­ver­sa­rio del Es­ta­do, brin­dán­do­nos una gran opor­tu­ni­dad pa­ra re­fle­xio­nar y re­cor­dar aque­llos epi­so­dios his­tó­ri­cos de gran en­ver­ga­du­ra de los que fue­ron tes­ti­gos las tie­rras gue­rre­ren­ses. Au­na­do a lo an­te­rior, el Go­ber­na­dor Héc­tor As­tu­di­llo Flo­res en­ca­be­zó un gran ac­to de con­me­mo­ra­ción so­lem­ne, en el que se en­tre­ga­ron con­de­co­ra­cio­nes a al­gu­nos gue­rre­ren­ses que han rea­li­za­do ser­vi­cios pro­mi­nen­tes en fa­vor de la en­ti­dad.

El Es­ta­do es tie­rra de gran­des mu­je­res y hom­bres, con una ri­que­za his­tó­ri­ca y cul­tu­ral úni­ca den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal, cu­na de re­le­van­tes su­ce­sos his­tó­ri­cos que nos lle­nan de or­gu­llo e iden­ti­dad a las y los me­xi­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.