San Fran­cis­co, un pan­teón con le­yen­das de vi­da

El Sol de Acapulco - - Local - EN­RI­QUE HER­NÁN­DEZ CAM­POS

La trá­gi­ca muer­te de tres her­ma­nos ma­ria­chis que pe­re­cie­ron en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co, es so­lo una de tan­tas anéc­do­tas que re­cuer­da do­ña Su­sa­na Cu­riel Gar­cía, cui­da­do­ra des­de ha­ce 26 años del pan­teón San Fran­cis­co, el mausoleo más an­ti­guo de Aca­pul­co, don­de tam­bién des­can­san los res­tos del ni­ño mi­la­gro­so “Rau­li­to” y de las 350 víc­ti­mas del in­cen­dio del tea­tro “Flo­res de Aca­pul­co”, ocu­rri­do el 14 de fe­bre­ro de 1909.

La mu­jer de más de 60 años de edad, pro­ve­nien­te del es­ta­do So­no­ra, re­la­tó, que hay mu­chas más his­to­rias que man­tie­nen vi­vo es­te cam­po­san­to, en­tre es­tas, la de una mu­jer ves­ti­da con una tú­ni­ca blan­ca y pe­lo lar­go que en al­gu­na oca­sión in­gre­só al pan­teón de ma­ne­ra sor­pre­si­va, y re­co­rrió las tumbas, pro­vo­can­do el au­lli­do de los pe­rros que se ubi­ca­ban en las azo­teas de las ca­sas que fue­ron cons­trui­das a la ori­lla de la bar­da de es­te pan­teón.

Des­de ha­ce más de 150 años, la puer­ta de he­rre­ría co­lor ne­gra del pan­teón San Fran­cis­co ubi­ca­do so­bre la ave­ni­da Cal­za­da Pie de la Cues­ta, se abre pa­ra re­ci­bir a los po­cos aca­pul­que­ños que aún si­guen lle­gan­do a es­te lu­gar, mu­chos di­cen ol­vi­da­do por las au­to­ri­da­des, pe­ro vie­nen a re­cor­dar con un ra­mo de flo­res a sus se­res que­ri­dos que es­tán se­pul­ta­dos en bó­ve­das muy de­te­rio­ra­das por­que fue­ron cons­trui­das des­de los años 60 y 70.

Las his­to­rias, de al­gu­nos de los do­lo­ro­sos acon­te­ci­mien­tos que se re­gis­tra­ron en es­tá ciudad, em­pie­zan a ser con­ta­das des­de la en­tra­da del cam­po­san­to por do­ña Su­sa­na Cu­riel, quien tie­ne 26 años de tra­ba­jar de 07:00 de la ma­ña­na a las 7:00 de la no­che dia­ria­men­te en la lim­pie­za y el cui­da­do del pan­teón por un suel­do de dos mil pe­sos ca­da quin­ce días los cua­les son in­su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des fue­ra del te­rreno que ha ca­mi­na­do por 26 años.

Las tumbas mu­chas de es­tas en un aban­dono to­tal, abier­tas, des­tro­za­das co­mo la de los tres her­ma­nos ma­ria­chis, quie­nes se­gún la his­to­ria con­ta­da por do­ña Su­sa­na sen­ta­da so­bre el ta­bi­que mo­jo­so, mu­rie­ron en un ac­ci­den­te cuan­do via­ja­ban con sus ins­tru­men­tos mu­si­ca­les en la ca­ja de una ca­mio­ne­ta, que la caer en un ba­che se vol­có, pro­vo­can­do que los can­tan­tes ves­ti­dos con sus tra­jes de cha­rros per­die­ran la vi­da de una ma­ne­ra ins­tan­tá­nea.

“Los tres ma­ria­chis, fue­ron en­te­rra­dos aquí en el pan­teón de San Fran­cis­co en los años 60, es­tá es su tum­ba, pe­ro lo más inex­pli­ca­ble, es que de ma­ne­ra sor­pre­si­va se for­ma­ron las tres si­lue­tas con sus som­bre­ros y mon­ta­dos en sus ca­ba­llos en una de las cua­tro pa­re­des de la tum­ba don­de fue­ron se­pul­ta­dos sus res­tos, hay una his­to­ria de es­tos, las si­lue­tas no se bo­rran des­de ha­ce mu­chos años, es­te lu­gar, so­lo ha si­do vi­si­ta­do en al­gu­nas oca­sio­nes por una mu­jer, quien di­ce que los tres cuer­pos de los ma­ria­chis per­so­ni­fi­ca­dos en la pa­red per­te­ne­cen a sus tres bis­nie­tos”.

Los ma­ria­chis es so­lo una de las tan­tas his­to­rias que exis­ten en el pan­teón de San Fran­cis­co, el cual ini­cio sus ser­vi­cios en la ciudad en 1860, di­jo que pe­se al po­co sa­la­rio que tie­ne, si­gue lim­pian­do y cui­dan­do el lu­gar, don­de co­men­tó que ha­ce un tiem­po, en­tró una mu­jer con una tú­ni­ca lar­ga co­lor blan­ca y pe­lo lar­go, la cual se­gún es la “vir­gen de­no­mi­na­da co­mo la Ani­ma So­la”, quien re­co­rre par­te del te­rreno don­de hay más de dos mil tumbas y a su pa­so los au­lli­dos de los pe­rros que sa­len de las azo­teas de las ca­sas ubi­ca­das a la ori­lla del pan­teón no ce­san.

“En una oca­sión vi cuan­do es­ta mu­jer in­gre­so al pan­teón, la se­guí y la agre­dí con ma­las pa­la­bras por­que nun­ca di­jo los mo­ti­vos por los cua­les en­tro al pan­teón, pos­te­rior­men­te una se­ño­ra que lle­gó a vi­si­tar una tum­ba pla­ti­can­do me di­jo que era la “Ani­ma So­la”, y me di­jo que yo se­guía con vi­da por­que la agre­dí con ma­las pa­la­bras”.

Otra de las his­to­rias que tie­ne el pan­teón de San Fran­cis­co es la tum­ba de las 26 ma­dres oriun­das de Aca­pul­co que fa­lle­cie­ron un 10 de ma­yo de 1960 en un ac­ci­den­te que su­frie­ron cuan­do se tras­la­da­ban a bor­do de un ca­mión de los co­no­ci­dos co­mo los Chi­lo­los al mu­ni­ci­pio de Co­yu­ca de Be­ní­tez, to­das es­tas fue­ron se­pul­ta­das en ca­jas de ma­de­ra en una fo­sa co­mún a la en­tra­da del cam­po­san­to.

De la mis­ma ma­ne­ra, en la par­te al­ta del pan­teón, se ubi­ca un obe­lis­co co­lor blan­co y le­tras ne­gras don­de fue­ron en­te­rra­das las 350 víc­ti­mas que per­die­ron la vi­da en el in­cen­dio que su­frió el tea­tro cons­trui­do de ma­de­ra “Flo­res de Aca­pul­co”, el 14 de fe­bre­ro de 1909.

Rau­li­to quien per­die­ra la vi­da a diez me­ses de ha­ber na­ci­do tam­bién en un ac­ci­den­te, el ni­ño mi­la­gro­so es otro que es­ta en­te­rra­do en es­te pan­teón, y al que mu­chos aca­pul­que­ños has­ta do­ña Su­sa­na se en­co­mien­dan pa­ra que los cui­de y los ayu­de an­te ca­sos de sa­lud y al­gún otro pro­ble­ma que en es­tos años se su­fren co­mo la in­se­gu­ri­dad.

El pan­teón de San Fran­cis­co, es un si­tio don­de mu­chos que­da­ron en­te­rra­dos an­te su fa­lle­ci­mien­to, pe­ro es un si­tio de his­to­rias de vi­da que pe­se a te­ner más de 150 años de ha­ber in­ci­di­do sus fun­cio­nes, se man­tie­ne en la men­te y en la his­to­ria de mi­les de aca­pul­que­ños que ca­da pri­me­ro y dos de no­viem­bre acu­den pa­ra pin­tar y co­lo­car una flor o una co­ro­na de flo­res de co­lo­res a sus se­res que­ri­dos co­mo los ma­ria­chis y las ma­dres que en un ac­ci­den­te de­ja­ron de exis­tir.

/FO­TOS ABRAHAM MAR­TÍ­NEZ COR­TÉS.

Do­ña Su­sa­na Cu­riel Gar­cía es cui­da­do­ra des­de ha­ce 26 años del pan­teón San Fran­cis­co.

Ex­tra­ña­men­te se for­ma­ron tres si­lue­tas de ma­ria­chi so­bre la tum­ba.

Las tumbas son tes­ti­gos mu­dos de in­nu­me­ra­bles su­ce­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.