TRA­GE­DIA Y LAMENTOS EN LA CA­SA MALDITA

Ve­ci­nos oyen gri­tos en el lu­gar don­de una jo­ven mu­jer em­ba­ra­za­da y su be­bé fue­ron ase­si­na­dos

El Sol de Acapulco - - Portada - CAR­LOS MI­GUEL OR­TIZ

Mu­chos re­la­tos, al­gu­nos in­ve­ro­sí­mi­les y es­pec­ta­cu­la­res, han sur­gi­do de la his­tó­ri­ca ca­lle Inalám­bri­ca que une Cos­te­ra con la ave­ni­da Adol­fo Ló­pez Ma­teos.

To­dos aque­llos que ca­mi­nan por la ca­lle Inalám­bri­ca que une la ave­ni­da cos­te­ra Mi­guel Ale­mán y la ave­ni­da Adol­fo Ló­pez Ma­teos don­de se en­cuen­tran el Cas­ti­llo de los Leo­nes y los ves­ti­gios del ho­tel Sans Sou­ci, pri­me­ra hos­pe­de­ría gay en Aca­pul­co, oyen gri­tos y lamentos que ge­ne­ran una sen­sa­ción que pro­vo­ca es­ca­lo­fríos du­ran­te las os­cu­ras no­ches en la ciu­dad.

En los fi­na­les de los no­ven­ta, los pro­pie­ta­rios del in­mue­ble que se en­cuen­tra en el nú­me­ro 28 de la ca­lle Inalám­bri­ca —ar­qui­tec­to es­pa­ñol y es­po­sa— se en­con­tra­ban des­can­san­do. Una jo­ven que tra­ba­ja­ba co­mo au­xi­liar do­més­ti­ca del ma­tri­mo­nio, na­rran quie­nes di­cen sa­ber la his­to­ria, re­ci­bía de nue­va cuen­ta a quien era su pa­re­ja sen­ti­men­tal.

La mo­zue­la te­nía re­la­cio­nes con el mo­zal­be­te que se de­di­ca­ba a ti­mar a mu­je­res pa­ra con­se­guir fa­vo­res se­xua­les. La tra­ge­dia de la jo­ven co­men­zó cuan­do le di­jo que se en­con­tra­ba em­ba­ra­za­da y que­ría te­ner al be­bé. Esa no­che, el ga­ra­ñón iba a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma que le ha­bía sur­gi­do.

Pe­se a las ne­ga­ti­vas de la mu­jer, su co­bar­de argumento fue que ese hi­jo no era su­yo. Que ha­bía des­cu­bier­to que te­nía re­la­cio­nes con su pa­trón y que no lo iba a per­mi­tir.

A gol­pes co­men­zó su en­fer­ma ven­gan­za. En­con­tró un se­rru­cho en­tre la he­rra­mien­ta que es­ta­ba en el pa­tio de la vi­vien­da. Al cuer­po ti­ra­do, aún con vi­da, co­men­zó a cor­tar­lo por el ab­do­men pa­ra sa­car el pro­duc­to de sus en­cuen­tros se­xua­les.

Una vez con­se­gui­do el ob­je­ti­vo, el hom­bre bus­có una sa­li­da del in­mue­ble pa­ra evi­tar que los ve­ci­nos lo vie­ran. Evi­tó a to­da cos­ta uti­li­zar la en­tra­da prin­ci­pal pa­ra es­ca­par. Por la par­te de atrás, brin­có la bar­da y se fue des­li­zan­do por el mon­te has­ta lle­gar a la ave­ni­da Ló­pez Ma­teos.

Quie­nes aún re­cuer­dan esa tra­ge­dia in­di­can que el ase­sino to­da­vía se pa­ró an­te un ta­que­ro que ven­día en la es­qui­na de una de las ca­lles que co­lin­dan con La Que­bra­da y, sin pe­na ni pu­dor al­guno, co­mió la ra­ción que ha­bía pe­di­do.

Los gri­tos es­tre­me­ce­do­res de la mu­jer rom­pie­ron la quie­tud de la no­che y lle­ga­ron has­ta la re­cá­ma­ra de los pa­tro­nes. El ar­qui­tec­to vio la es­ce­na des­ga­rra­do­ra: san­gre por don­de sea y to­da­vía el cuer­po de la mu­jer mo­vía sus ma­nos.

Sin im­por­tar­le, se aga­chó y bus­có ayu­dar­la. Eso pro­vo­có que se man­cha­ra de la san­gre que, por do­quier, es­ta­ba en el lu­gar. es­pa­ñol que tu­vo que in­ter­ve­nir pa­ra lo­grar su li­ber­tad.

Años más tar­de, tras co­no­cer­se la ver­dad y re­sol­ver­se el te­rri­ble cri­men, el ar­qui­tec­to re­tor­nó a su ho­gar.

Los ve­ci­nos cuen­tan que no fue el mis­mo. Su es­pí­ri­tu de­ca­yó y la tris­te­za le em­bar­gó ca­da día que pa­sa­ba.

Hu­bo un día que de la Man­sión de los Leo­nes sa­lía un mal olor. Era co­mo la pes­ti­len­cia de un pe­rro muer­to. Los ve­ci

Sin em­bar­go, na­da pu­do ha­cer pa­ra im­pe­dir que fi­nal­men­te per­die­ra la vi­da.

Cuan­do los po­li­cías ju­di­cia­les lle­ga­ron al lu­gar, no du­da­ron tan­ti­to en cul­par­lo de aquel atroz ase­si­na­to. De­te­ni­do y ex­hi­bi­do an­te los me­dios y la so­cie­dad, el ex­tran­je­ro en­con­tró el apo­yo del go­bierno nos co­men­za­ron a pre­gun­tar­se por el pro­pie­ta­rio a quien ha­cía días que no lo ha­bían vis­to.

Uno de ellos lo­gró su­bir­se a la re­ja pa­ra ver ha­cia el in­te­rior. Lo que vio fue la fi­gu­ra del hom­bre sen­ta­do en la me­sa de jar­dín. Por más que le gri­tó no hi­zo ca­so lo que pro­vo­có más in­quie­tud en­tre sus ve­ci­nos quie­nes co­men­za­ron a pen­sar lo peor.

Cuan­do la po­li­cía lo­gró en­trar en­con­tró al hom­bre sen­ta­do, sin vi­da. La pu­tre­fac­ción ha­bía co­men­za­ron a apa­re­cer en las zo­nas blan­das...

En sus ma­nos atie­sa­das, te­nía un ejem­plar de El Sol de Aca­pul­co que le­yó has­ta que la Muer­te se lo lle­vó.

Mu­chos re­la­tos, al­gu­nos in­ve­ro­sí­mi­les y es­pec­ta­cu­la­res, han sur­gi­do de la his­tó­ri­ca ca­lle Inalám­bri­ca que une la ave­ni­da cos­te­ra Mi­guel Ale­mán con la ave­ni­da Adol­fo Ló­pez Ma­teos, jus­ta­men­te en la zo­na tu­rís­ti­ca de La Que­bra­da. Ve­ci­nos de la zo­na cuen­tan que, al­gu­nas no­ches, se es­cu­chan que­ji­dos y has­ta au­lli­dos des­de una vie­ja cons­truc­ción aban­do­na­da des­de ha­ce más de 35 años.

Se tra­ta de una cons­truc­ción de dos ni­ve­les, con va­rios cuar­tos que lle­gan en de­cli­ve ha­cia la par­te más al­ta don­de se pue­de ver la zo­na de Ca­le­ta y Ca­le­ti­lla y el vas­to Océano Pa­cí­fi­co que cho­ca en los ris­cos de La Que­bra­da. A los pies pue­den es­cu­char­se las olas de la pla­ya Lan­gos­ta —o La An­gos­ta co­mo aho­ra le lla­man—, otro si­tio em­ble­má­ti­co de aquel Aca­pul­co que se fue.

Hay quien di­ce que los gri­tos des­ga­rra­do­res son de hom­bres y mu­je­res —que hoy se lla­ma co­mu­ni­dad lés­bi­co gay—, que se reunían pa­ra sus or­gías y, tras el con­su­mo exa­ge­ra­do de al­cohol, dro­gas y se­xo, se ge­ne­ra­ban ba­ta­llas épi­cas que se­gu­ra­men­te de­ja­ron muer­tos que fue­ron in­hu­ma­dos en fo­sas co­mu­nes por­que ja­más fue­ron re­cla­ma­dos.

A fi­na­les de los se­sen­ta, el Ho­tel Sans Sou­ci y el cen­tro noc­turno del mis­mo nom­bre, que ad­mi­nis­tra­ba Al­fre­do G. Lo­ba­to a su vez pro­pie­ta­rio del pe­rió­di­co Dia­rio de Aca­pul­co, fue­ron los cen­tros de di­ver­sión pio­ne­ros en el país pa­ra la en­ton­ces co­mu­ni­dad gay.

La hos­pe­de­ría se ubi­ca­ba en la zo­na más vi­si­ta­da por tu­ris­tas ex­tran­je­ros, prin­ci­pal­men­te del jet set nor­te­ame­ri­cano y canadiense, y fue con­si­de­ra­da co­mo la pio­ne­ra de la co­mu­ni­dad ho­mo­se­xual de la épo­ca que rea­li­za­ba to­das las no­ches gran­des or­gías y ba­ca­na­les sin pu­dor al­guno.

En el lu­gar, se re­gis­tra­ron in­fi­ni­dad de plei­tos pa­sio­na­les que no fue­ron re­se­ña­dos por los pe­rió­di­cos de la épo­ca de­bi­do a que se en­con­tra­ba en una zo­na ca­si exclusiva de la zo­na tra­di­cio­nal de Ca­le­ta. El in­mue­ble se en­con­tra­ba en la ca­lle Inalám­bri­ca 88 y pa­ra lle­gar a él era ne­ce­sa­rio lle­gar en vehícu­lo par­ti­cu­lar, nun­ca en au­to­mó­vil del ser­vi­cio pú­bli­co, que te­nía que pa­sar por dos fil­tros de vi­gi­lan­cia.

El Sans Sou­ci tu­vo su es­plen­dor de 1969 has­ta el año de 1976 cuan­do la zo­na tra­di­cio­nal de Aca­pul­co de­jó de ser vi­si­ta­da de­bi­do a que el puer­to co­men­zó a cre­cer ha­cia lo lar­go de su bahía con la cons­truc­ción de la ave­ni­da cos­te­ra que te­nía más de 13 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud.

Aun­que tam­po­co hay prue­bas fo­to­grá­fi­cas de esas no­ches de pla­cer, los ve­ci­nos del lu­gar cuen­tan que John Way­ne, Yul Bry­ner y Ste­ve Ma­cQueen, en­tre otras gran­des es­tre­llas de Holly­wood de la épo­ca, apro­ve­cha­ban su es­tan­cia en el puer­to y par­ti­ci­pa­ban en esas fies­tas lue­go de salir de aque­llas inol­vi­da­bles Re­se­ñas His­tó­ri­cas que reunía a la gen­te del es­pec­tácu­lo nor­te­ame­ri­cano en es­te pa­ra­di­sia­co lu­gar.

El Ga­llery y el Peac­kok Alley fue­ron los nue­vos cen­tros de di­ver­sión pa­ra ho­mo­se­xua­les en los se­ten­ta y en sus en­ta­ri­ma­dos se rea­li­za­ban es­pec­tácu­los de fo­no­mí­mi­ca de hom­bres ves­ti­dos co­mo mu­je­res.

A fi­na­les de los se­ten­ta, el en­ton­ces di­ri­gen­te de la sec­ción 20 de la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co, Fé­lix Lie­ra Or­tiz, co­lo­có las ban­de­ras ro­ji­ne­gras con lo que le dio la pun­ti­lla a ese si­tio que no se vol­vió a ocu­par has­ta ha­ce po­co cuan­do un em­pre­sa­rio aca­pul­que­ño lo com­pró.

/FO­TOS MAR­TÍN GÓ­MEZ MU­ÑOZ.

El Cas­ti­llo de los Leo­nes fue es­ce­na­rio de un cri­men ate­rra­dor.

La cons­truc­ción vis­ta des­de la ave­ni­da Adol­fo Ló­pez Ma­teos.

Ves­ti­gios del en­ton­ces ho­tel Sans Sou­ci, pri­me­ra hos­pe­de­ría gay de Aca­pul­co.

Ve­ci­nos afir­man que en las rui­nas de la edi­fi­ca­ción se es­cu­chan lamentos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.