La ago­nía de un due­lo sin tum­ba

Fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos vi­ven un pro­ce­so in­con­clu­so al no sa­ber si sus se­res que­ri­dos es­tán vi­vos o muer­tos

El Sol de Acapulco - - Local - JAVIER TINOCO MEMIJE

Gua­da­lu­pe “N”, es una de las más de tres mil per­so­nas que en Aca­pul­co atra­vie­sa por una in­cer­ti­dum­bre, iden­ti­fi­ca­da por es­pe­cia­lis­tas en ta­na­to­lo­gía co­mo el “due­lo sin ca­dá­ver”.

Es­te tér­mino es em­plea­do pa­ra el pro­ce­di­mien­to que atra­vie­san las per­so­nas an­te la des­apa­ri­ción de al­gún fa­mi­liar o ser que­ri­do, de­bi­do a que no vuel­ven a ver­los co­mo a al­guien que fa­lle­ce, pe­ro tam­po­co tie­nen una tum­ba a la cual re­cu­rrir pa­ra pren­der­le una ve­la­do­ra o de­jar­le una flor es­te Día de Muer­tos.

Ir­ma Lo­re­na Za­mu­dio Goetz, pro­fe­sio­nal y pio­ne­ra de la ta­na­to­lo­gía en el mu­ni­ci­pio, de­fi­ne que las tra­di­cio­nes que tie­nen los me­xi­ca­nos cuan­do fa­lle­ce un fa­mi­liar, ta­les co­mo la ve­la­ción y se­pul­tu­ra del cuer­po sin vi­da, ayu­dan a so­bre­pa­sar el do­lor de las per­so­nas más cer­ca­nas de quien ha fa­lle­ci­do.

“Al no te­ner un lu­gar pa­ra ir a lle­var­le una ofren­da o ha­ber­lo vis­to sin vi­da, to­do se complica; el me­xi­cano tie­ne mu­chos ri­tos cuan­do al­guien mue­re, le ha­ce­mos su ve­la­ción, va to­da la gen­te, se des­pi­den, ve­mos el cuer­po y es­ta­mos se­gu­ros que nues­tra per­so­na fa­lle­ció, es­to es par­te del pro­ce­so pa­ra acep­tar que ya no vas a ver a tu fa­mi­liar”, in­di­có.

Sin em­bar­go, pa­ra Gua­da­lu­pe, es­te pro­ce­so ha si­do de mu­cho llan­to, de­ses­pe­ra­ción, frus­tra­ción y cien­tos de no­ches sin con­ci­liar el sue­ño a la es­pe­ra de que su pa­dre re­gre­se a ca­sa pa­ra abra­zar­la y desear­le dul­ces sue­ños.

En el re­la­to al re­por­te­ro, ella de­ta­lla que ha bus­ca­do en in­fi­ni­dad de lu­ga­res a su pro­ge­ni­tor, in­clu­si­ve no se ha ce­rra­do a la idea de en­con­trar­lo muer­to, pe­ro sus bús­que­das en hos­pi­ta­les o has­ta en el Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se no han da­do re­sul­ta­do. Pa­re­cie­ra que a su fa­mi­liar se lo tra­gó la tie­rra.

“Des­de que a mí me di­je­ron que mi pa­pá lo ha­bían le­van­ta­do cuan­do an­da­ba tra­ba­jan­do ha­ce va­rios años yo no lo po­día creer, sen­tí que el mun­do se me ve­nía en­ci­ma y des­de en­ton­ces no he si­do la mis­ma, la vi­da me cam­bió, mis ga­nas de sa­lir ade­lan­te se apa­ga­ron y las lá­gri­mas sa­len de mis ojos dia­rio, es muy di­fí­cil lo que ten­go que pa­sar”, con­fe­só.

Pa­ra ella, en­con­trar a su “pa­pi” con vi­da se­ría el re­ga­lo más gran­de que “Dios me pu­die­ra dar”, pe­ro, si por lo me­nos lo­gra­ra en­con­trar­lo fa­lle­ci­do, el su­frir ami­no­ra­ría, de­bi­do a que po­dría se­pul­tar­lo y vi­si­tar­lo ca­da vez que quie­ra un con­se­jo o cuan­do sien­ta la ne­ce­si­dad de es­tar a su la­do.

La ta­na­tó­lo­ga ase­gu­ró te­ner co­no­ci­mien­to de ca­sos en los que el “due­lo sin ca­dá­ver” o tam­bién co­no­ci­do co­mo “due­lo com­pli­ca­do”, lle­ga a po­ner en ries­go la vi­da de quie­nes lo en­fren­tan sin el apoyo ne­ce­sa­rio, so­bre to­do en aque­llos que en­tran en de­pre­sión o quie­nes des­cui­dan el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des cró­ni­co de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo la dia­be­tes e hi­per­ten­sión ar­te­rial.

“Tu­ve el ca­so de un fa­mi­liar que tie­ne una per­so­na des­apa­re­ci­da, que des­pués de mu­chos años de acu­dir al Se­me­fo a ver los ca­dá­ve­res sin te­ner re­sul­ta­dos, fue tan­ta la pre­sión pa­ra él que in­ten­tó sui­ci

Las ci­fras de la Aso­cia­ción de Fa­mi­lias de Aca­pul­co en Bús­que­da de sus Des­apa­re­ci­dos, in­di­can que en el mu­ni­ci­pio exis­ten más de tres mil per­so­nas re­por­ta­das co­mo des­apa­re­ci­das des­de el año 2007 a la fe­cha y en los úl­ti­mos me­ses, los ca­sos con­ti­núan in­cre­men­tan­do sin que la au­to­ri­dad pue­da ac­tuar pa­ra evi­tar­lo.

IR­MA LO­RE­NA ZA­MU­DIO GOETZ PRO­FE­SIO­NAL Y PIO­NE­RA DE LA TA­NA­TO­LO­GÍA

Al no te­ner un lu­gar pa­ra ir a lle­var­le una ofren­da, to­do se complica; el me­xi­cano tie­ne mu­chos ri­tos cuan­do al­guien mue­re, le ha­ce­mos su ve­la­ción, va to­da la gen­te, se des­pi­den, ve­mos el cuer­po y es­ta­mos se­gu­ros que nues­tra per­so­na fa­lle­ció”.

La presidenta

de la Aso­cia­ción de Fa­mi­lias de Aca­pul­co en Bús­que­da de sus Des­apa­re­ci­dos des­ta­có que no es gra­to pa­ra es­te sec­tor ha­blar de la pa­la­bra due­lo, de­bi­do a que siem­pre bus­can te­ner la es­pe­ran­za de que una lla­ma­da o un in­di­cio que pue­da dar con hi­jos, tíos, pa­dres o al­gún fa­mi­liar des­apa­re­ci­do y la re­li­gión ha si­do el me­jor re­fu­gio pa­ra re­cu­rrir a “re­car­gar fuer­zas” y se­guir ade­lan­te.

dar­se dos ve­ces y has­ta que ca­yó al hos­pi­tal muy grave ca­si pa­ra mo­rir­se fue que to­có fon­do”, co­men­tó.

Las ci­fras de la Aso­cia­ción de Fa­mi­lias de Aca­pul­co en Bús­que­da de sus Des­apa­re­ci­dos, in­di­can que en el mu­ni­ci­pio exis­ten más de tres mil per­so­nas re­por­ta­das co­mo des­apa­re­ci­das des­de el año 2007 a la fe­cha y en los úl­ti­mos me­ses, los ca­sos con­ti­núan in­cre­men­tan­do sin que la au­to­ri­dad pue­da ac­tuar pa­ra evi­tar­lo.

De los acon­te­ci­mien­tos más re­cien­tes y re­le­van­tes, fue el de la des­apa­ri­ción de una fa­mi­lia in­te­gra­da por cin­co per­so­nas, en­tre ellas dos me­no­res de edad, un jo­ven uni­ver­si­ta­rio, una mu­jer adul­ta y otra de la ter­ce­ra edad, quie­nes fue­ron pre­sun­ta­men­te le­van­ta­das la ma­dru­ga­da del pa­sa­do 15 de oc­tu­bre de su do­mi­ci­lio ubi­ca­do en la co­lo­nia Si­món Bo­lí­var.

La presidenta de la aso­cia­ción, Em­ma Mora Li­be­ra­to, des­ta­có que no es gra­to pa­ra es­te sec­tor ha­blar de la pa­la­bra due­lo, de­bi­do a que siem­pre bus­can te­ner la es­pe­ran­za de que una lla­ma­da o un in­di­cio que pue­da dar con hi­jos, tíos, pa­dres o al­gún fa­mi­liar des­apa­re­ci­do y la re­li­gión ha si­do el me­jor re­fu­gio pa­ra re­cu­rrir a “re­car­gar fuer­zas” y se­guir ade­lan­te.

Za­mu­dio Goetz re­co­men­dó que, “cuan­do ya pa­sa mu­cho tiem­po, real­men­te tie­nes que ce­rrar esa par­te por­que la gen­te se en­fer­ma”, pe­ro ex­pu­so que es muy di­fí­cil que es­tas per­so­nas re­ci­ban la orien­ta­ción ade­cua­da, de­bi­do a que ni las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno se preo­cu­pan por ello y la fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos im­pi­den que quien en­fren­ta el men­cio­na­do due­lo pa­gue una con­sul­ta pri­va­da.

Por lo que su­gi­rió que la au­to­ri­dad en sus tres ni­ve­les de go­bierno, a tra­vés de sus áreas del De­sa­rro­llo In­te­gral de la Fa­mi­lia, dé acom­pa­ña­mien­to de es­te ti­po a los fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos me­dian­te apoyo de per­so­nal ca­pa­ci­ta­do en la ma­te­ria, con la fi­na­li­dad de ayu­dar a su­pe­rar el “due­lo sin ca­dá­ver”.

AGEN­CIAS

Só­lo en Día de Muer­tos acu­den deu­dos a lim­piar las tum­bas./

ABRAHAM MAR­TÍ­NEZ COR­TÉS

Sin flo­res ni un nom­bre en la cruz./

COR­TE­SÍA

Los ca­sos de des­apa­ri­cio­nes con­ti­núan in­cre­men­tan­do sin que la au­to­ri­dad pue­da ac­tuar pa­ra evi­tar­lo./

CUARTOSCUR­O

Be­bi­das, flo­res, ve­la­do­res y co­mi­da pa­ra el dis­fru­te de las al­mas./

ABRAHAM MAR­TÍ­NEZ COR­TÉS

Al­gu­nos sí tie­nen una tum­ba pa­ra pren­der­le una ve­la­do­ra o de­jar­le flo­res./

MAR­TÍ­NEZ COR­TÉS ABRAHAM

Tum­bas en com­ple­to aban­dono./

Em­ma Mora Li­be­ra­to, presidenta de la Aso­cia­ción de Fa­mi­lias de Aca­pul­co en Bús­que­da de sus Des­apa­re­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.