TE­MA SEN­SI­BLE

El Sol de Acapulco - - MUNDO -

LA PAZ. Un ul­ti­má­tum al pre­si­den­te Evo Mo­ra­les pa­ra que de­je ya el po­der tras más de tre­ce años vol­vió a ten­sar la cri­sis po­lí­ti­ca y so­cial que atra­vie­sa el país, des­pués de que en los úl­ti­mos días hu­bie­ran re­mi­ti­do las pro­tes­tas vio­len­tas.

Los co­mi­tés cí­vi­cos reuni­dos en la no­che del sá­ba­do en San­ta Cruz, la ma­yor ciu­dad de Bo­li­via, die­ron 48 ho­ras, has­ta hoy lu­nes, pa­ra que el man­da­ta­rio con más tiem­po en el po­der en la his­to­ria del país, des­de 2006, de­je el man­do tras las de­nun­cias de frau­de en su re­cien­te re­elec­ción pa­ra un cuar­to man­da­to.

El lí­der del Co­mi­té Cí­vi­co Pro San­ta Cruz, Luis Fer­nan­do Ca­ma­cho, fue quien lan­zó el desafío, tras ha­ber­se eri­gi­do des­de ha­ce días en una de las vo­ces más re­le­van­tes de la lu­cha pa­ra echar a Mo­ra­les de la pre­si­den­cia, por en­ci­ma de la ma­yo­ría de po­lí­ti­cos opo­si­to­res.

En un mi­tin mul­ti­tu­di­na­rio, Ca­ma­cho lan­zó el ul­ti­má­tum a Mo­ra­les pa­ra que re­nun­cie y le­yó una car­ta di­ri­gi­da a los je­fes

mi­li­tar es un te­ma sen­si­ble en Bo­li­via, que an­tes de 1982 co­no­ció fre­cuen­tes cuar­te­la­zos y dic­ta­du­ras mi­li­ta­res

LA IN­TER­VEN­CIÓN

de las Fuer­zas Ar­ma­das, a quie­nes ex­hor­tó a “es­tar al la­do del pue­blo” en es­ta cri­sis desata­da por la po­lé­mi­ca re­elec­ción de Evo Mo­ra­les.

“El que pi­de la in­ter­ven­ción mi­li­tar es­tá pi­dien­do san­gre, es­tá pi­dien­do muer­te”, de­cla­ró por su par­te el mi­nis­tro de Go­bierno, Car­los Ro­me­ro.

El mi­nis­tro afir­mó que el lla­ma­do de Ca­ma­cho “coin­ci­de con in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia que se­ña­la que ma­ña­na (hoy lu­nes) en ho­ras de la no­che se es­ta­ría pre­pa­ran­do una ac­ción vio­len­ta y con­fron­ta­cio­nal ha­cia la pla­za Mu­ri­llo”, don­de es­tá la ca­sa de go­bierno en La Paz.

Ca­ma­cho es el pri­mer po­lí­ti­co bo­li­viano que lla­ma a la in­ter­ven­ción de los mi­li­ta­res en es­ta cri­sis, pe­ro sus de­cla­ra­cio­nes po­drían con­si­de­rar­se co­mo “se­di­ción”, de­li­to cas­ti­ga­do en el Có­di­go Pe­nal bo­li­viano, ex­pli­có un ex­per­to le­gal que pi­dió no re­ve­lar su iden­ti­dad.

En res­pues­ta, el pre­si­den­te di­jo que se re­uni­ría con mo­vi­mien­tos so­cia­les que du­ran­te es­tos años le han res­pal­da­do.

“Yo de­pen­do del pue­blo, de las fuer­zas so­cia­les”, afir­mó en una emi­so­ra de ra­dio pa­ra anun­ciar que se re­uni­ría con la Cen­tral Obre­ra Bo­li­via­na (COB) y de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal por el Cam­bio (Co­nal­cam), que agru­pa a obre­ros, cam­pe­si­nos, in­dí­ge­nas y co­ca­le­ros, in­con­di­cio­na­les con el man­da­ta­rio.

“Aho­ra di­cen fue­ra Evo, ya no es un te­ma de frau­de”, ase­gu­ró tras re­ve­lar que sí se reunió en es­ta jor­na­da con el vi­ce­pre­si­den­te, Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra.

En tan­to, el opo­si­tor Car­los Me­sa acu­só a Mo­ra­les de lle­var al país al lí­mi­te por no te­ner va­lor pa­ra re­nun­ciar.

La in­cer­ti­dum­bre so­bre una au­di­to­ría elec­to­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) ha au­men­ta­do tras la sor­pre­si­va re­nun­cia del je­fe de la mi­sión del or­ga­nis­mo con­ti­nen­tal, el me­xi­cano Ar­tu­ro Es­pi­no­sa, tras ad­mi­tir que pu­bli­có ar­tícu­los crí­ti­cos so­bre Mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.