VUEL­VE AL ORI­GEN

El can­tan­te se reencuentr­a en es­ta gi­ra con su mú­si­ca, des­de la pri­me­ra gra­ba­ción que hi­zo, en 1992

El Sol de Acapulco - - GOSSIP -

Ha­ce 30 años que Jor­ge Drex­ler es­cri­bió su pri­me­ra can­ción. La apa­re­ci­da, fue el nom­bre de es­ta com­po­si­ción que en 1992 se­ría in­clui­da en su pri­mer dis­co de es­tu­dio:

luz que sa­be ro­bar. Pe­ro han pa­sa­do mu­chas co­sas des­de ese mo­men­to a la fe­cha, “y una per­so­na cam­bia”, di­ce el can­tan­te.

Des­de 1989 la vi­da del uru­gua­yo ha cam­bia­do en su to­ta­li­dad; más de 13 dis­cos, un Os­car en 2005 por Al otro

y, en­tre otros pre­mios, tres La­tin Grammy en 2018, en­tre ellos el de Can­ción del año por Te­le­fo­nía.

“Pue­do ase­gu­rar que si en el 89, cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir can­cio­nes, al­guien me hu­bie­ra con­ta­do las co­sas que iban a pa­sar, no lo hu­bie­ra creí­do”, afir­ma el can­tau­tor de 55 años en en­tre­vis­ta con El Sol de Mé­xi­co.

“Cuan­do es­cri­bí La apa­re­ci­da yo no me plan­tea­ba vi­vir de la mú­si­ca; vi­vía pa­ra ella, gas­ta­ba mi di­ne­ro en dis­cos, pe­ro vi­vía de la me­di­ci­na. Aho­ra, el he­cho de via­jar con mis can­cio­nes, to­car­las en otros paí­ses y en­con­trar gen­te que las co­no­ce, es al­go que era un sue­ño di­fí­cil de con­se­guir, es­toy muy or­gu­llo­so y agradecido”.

Drex­ler se reencuentr­a con La apa­re­ci­da, su pri­me­ra com­po­si­ción, en su nue­va se­rie de con­cier­tos ti­tu­la­da

que lle­ga a Mé­xi­co es­te jue­ves y vier­nes al Tea­tro Me­tro­pó­li­tan y el do­min­go al Dia­na en Gua­da­la­ja­ra.

Se tra­ta de un show en el que el in­tér­pre­te ha­ce un re­pa­so por su ca­rre­ra mu­si­cal, “es­tá des­de la pri­me­ra can­ción que es­cri­bí has­ta la úl­ti­ma, pa­san­do por va­rios dis­cos” y la cual tie­ne “mu­cho én­fa­sis tea­tral, con un guion fi­jo y mu­cho jue­go de lu­ces y es­ce­no­gra­fía”, de­ta­lla.

“Es­toy yo so­lo con mi gui­ta­rra y usa­mos el si­len­cio co­mo una ma­te­ria pri­ma de la mú­si­ca. Tie­ne mu­cha com­ple­ji­dad, con ver­sio­nes muy di­fe­ren­tes a las ori­gi­na­les, muy des­nu­do y des­car­na­do”, ex­pli­ca.

sur­ge del de­seo que te­nía des­de ha­ce tiem­po de to­car so­lo. Y aun­que es un es­pec­tácu­lo apa­ren­te­men­te más sen­ci­llo, es el que más tra­ba­jo le ha cos­ta­do desa­rro­llar: “Por pri­me­ra vez en mi vi­da tu­vi­mos a nues­tra dis­po­si­ción por una se­ma­na una sa­la pa­ra ha­cer en­sa­yos y en­ten­der el tra­ba­jo con la es­ce­no­gra­fía”.

Y es que a pe­sar de ser un show uni­per­so­nal, “hay va­rios plan­tea­mien­tos es­ce­no­grá­fi­cos: se jue­gan tres si­tua­cio­nes en el es­ce­na­rio, hay to­do un equi­po de per­so­nas que se en­car­gan de mo­ver unos pa­ne­les que son la es­ce­no­gra­fía. Creo que es el con­cier­to más tra­ba­ja­do es­cé­ni­ca­men­te que he he­cho”, con­clu­ye.

gos­[email protected]­sol­dea­ca­pul­co.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.