Juan Ló­pez

Sa­car a un ni­ño del au­la y man­te­ner­lo afue­ra de la cla­se co­mo si pur­ga­ra un gra­ve cas­ti­go, lo ha­cen los pro­pie­ta­rios (TO­DOS) de cen­tros edu­ca­ti­vos en Aca­pul­co. Un mo­do pa­ra pre­sio­nar a los pa­dres deu­do­res de co­le­gia­tu­ras.

El Sol de Acapulco - - Portada -

No de­fien­do a los mo­ro­sos ni a las trá­ca­las. Cum­plir con un pa­go es­ti­pu­la­do en el con­tra­to de con­tra­pres­ta­ción del ser­vi­cio edu­ca­ti­vo es una res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil. Me pa­gas por la for­ma­ción y en­se­ñan­za con­ce­di­da a tus hi­jos: teo­ría de­fen­di­da por los fa­ri­seos ven­de­do­res de es­ta “ins­truc­ción” pri­va­da. En­ton­ces si te atra­sas en la li­qui­da­ción eco­nó­mi­ca, pro­vo­cas la po­si­bi­li­dad de can­ce­lar la ca­de­na pro­duc­ti­va y se afec­ten in­tere­ses tan­to del pro­pie­ta­rio del co­le­gio co­mo de sus ex­pen­sas: pro­fe­so­res, vi­gi­lan­cia, pre­fec­tu­ra, gas­to co­rrien­te y lo im­por­tan­te pa­ra la co­di­cia de mer­ca­de­res tan irre­den­tos: las uti­li­da­des. Se caen los de­pó­si­tos ban­ca­rios. Se anu­lan las trans­fe­ren­cias ídem. Al ta­ca­ño, al ci­ca­te­ro, al sór­di­do lo mue­ven las ga­nan­cias. Creen des­per­di­ciar tiem­po ocu­pán­do­se de ac­ti­vi­da­des in­fruc­tí­fe­ras y ba­na­les. Si no les pa­gan con es­tric­ta pun­tua­li­dad las me­sa­das es más doloroso de si les die­ran una pu­ña­la­da por la es­pal­da. El ava­rien­to no ra­zo­na. No en­tien­de aje­nos im­pre­vis­tos. Su alien­to de vi­da es el di­ne­ro; más, más y más y su sa­cie­dad nun­ca se lle­na.

Pe­ro re­tor­ne­mos al pár­vu­lo fue­ra del au­la. Las­ti­ma­do en su ino­cen­cia y se­ña­la­do co­mo an­ti­gua­men­te se ha­cía con los tes­ta­ru­dos, a quie­nes les co­lo­ca­ban en las sie­nes las “ore­jas de bu­rro”. A un in­fan­te cual­quie­ra sea la fal­ta co­me­ti­da, no se le de­ben apli­car, co­mo es­te su­pli­cio, co­rrec­ti­vos in­fa­mes.

Si el pa­dre in­cum­ple un con­tra­to ci­vil. Si hay mo­ra en el pa­go y di­si­mu­lo en la deu­da, por nin­gún mo­ti­vo per­mi­ta­mos sus­ti­tuir al pa­dre por el ni­ño y ha­cer­lo ob­je­to de ver­güen­za, es­car­nio y be­fa de sus com­pa­ñe­ri­tos. Res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos de la chi­qui­lla­da es obli­ga­ción ma­yor y ne­ce­si­dad su­ma.

Los em­pre­sa­rios del au­la son ar­te­ros, rui­nes e in­de­cen­tes. Pe­ro ello no les au­to­ri­za a man­ci­llar el alma in­fan­til de los edu­can­dos.

De­man­den por la vía ci­vil mi­nis­te­rial al pa­dre re­mi­so. Al deu­dor ca­li­fi­ca­do. Em­bár­guen­le bie­nes, re­ma­ten la ga­ran­tía de­ja­da co­mo aval. Ha­gan to­do lo po­si­ble den­tro del Có­di­go Mer­can­til con­tra el pa­pá, pe­ro, a la cria­tu­ra cas­ta, nue­va y pu­ra, dé­jen­la in­có­lu­me, li­bre de im­pru­den­tes que­re­llas, al mar­gen de los tras­tor­nos men­ta­les, cual es la ape­ten­cia de ta­les fa­ri­seos pro­pie­ta­rios de las es­cue­las pri­va­das: TO­DOS.

No trans­mi­tan su per­so­nal fe­ro­ci­dad por el di­ne­ro a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes; ellas no son cul­pa­bles de los des­fal­cos de sus pa­dres.

PD: “Sa­ber y no en­se­ñar tam­bién es ava­ri­cia”: Mi­guel de Una­muno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.