Te­mor y fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca para apli­car la ley

El Sol de Acapulco - - Local - CEL­SO CAS­TRO CAS­TRO

El te­mor al cos­to po­lí­ti­co y la fal­ta de vo­lun­tad para apli­car la ley por par­te de las au­to­ri­da­des, es lo que ali­men­ta la anar­quía, la al­te­ra­ción del or­den y el re­cu­rren­te da­ño a ter­ce­ros por blo­queos, di­ce el po­lí­ti­co en re­ti­ro y fun­da­dor del Partido de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (PRD), Mariano Di­ma­yu­ga Te­rra­zas, crea­dor de la po­lé­mi­ca "Ley Di­ma­yu­ga”, ca­ta­lo­ga­da co­mo re­pre­so­ra de las ex­pre­sio­nes so­cia­les y las lu­chas en de­fen­sa de las per­so­nas ol­vi­da­das del go­bierno.

En en­tre­vis­ta que con­ce­dió en su ofi­ci­na que tie­ne en una de sus pro­pie­da­des, ubi­ca­da so­bre la ave­ni­da Uni­ver­si­dad, el tam­bién em­pre­sa­rio, re­cuer­da ví­vi­da­men­te co­mo sur­gió es­ta ini­cia­ti­va de ley, que pre­sen­tó sien­do par­te de la Quin­cua­gé­si­ma Sép­ti­ma Le­gis­la­tu­ra, que com­pren­dió el pe­rio­do del 2002 al 2005.

Asi­duo lec­tor de El Sol de Aca­pul­co, ex­pli­có que en el 2003, re­vi­sa­ba el Có­di­go Pe­nal, en el apar­ta­do de ata­ques a las vías de co­mu­ni­ca­ción, en don­de al exa­mi­nar el ar­ticu­lo 200 y el 202, se per­ca­tó que se te­nía que de­fi­nir el pri­me­ro, en el apar­ta­do que se re­fe­ría a que eran las vías de co­mu­ni­ca­ción y el se­gun­do, que abor­da­ba lo in­he­ren­te a la pe­na­li­za­ción por blo­quear las ca­lles y ave­ni­das.

Me di cuen­ta que el ar­tícu­lo 200 de­cía que no se po­día blo­quear las vías de co­mu­ni­ca­ción para el uso pú­bli­co, ex­clu­yen­do las áreas de las ciu­da­des, que era una ré­pli­ca exac­ta del Có­di­go Fe­de­ral, pe­ro de po­bla­ción a po­bla­ción, no las ca­lles y ave­ni­das, en­ton­ces no hi­ce más que agre­gar­le el “in”, para que di­je­ra “in­clu­yen­do” las áreas den­tro de la ciu­dad, di­jo.

El en­tre­vis­ta­do, Di­ma­yu­ga Te­rra­zas, se­ña­ló que tam­bién de­fi­nió las pe­na­li­da­des, pues pri­me­ro a la le­tra de­cía que se im­pon­dría una san­ción de tan­tos sa­la­rios mí­ni­mos y una pe­na cor­po­ral de 3 a 8 años de pri­sión, “en­ton­ces lo que hi­ce fue mo­di­fi­car­la y aun­que el ata­que a las vías de co­mu­ni­ca­ción no era de­li­to gra­ve, se te­nía que pa­gar con cár­cel el su­pe­rar la me­dia de tres a diez años de pri­sión”.

In­di­có que, cuan­do pre­sen­tó es­ta ini­cia­ti­va de ley, co­mo par­te del gru­po par­la­men­ta­rio del Partido de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca, para su sor­pre­sa, de los 14 de sus 16 com­pa­ñe­ros de ban­ca­da, la re­cha­za­ron, pe­ro se apro­bó por ma­yo­ría de vo­tos con el res­pal­do de los 26 le­gis­la­do­res del Partido Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal ( PRI).

Afir­mó que, des­pués lo lin­cha­ron po­lí­ti­ca­men­te sus pro­pios com­pa­ñe­ros de partido, in­clu­so, hu­bo pro­pues­tas de ex­pul­sar­lo de las fi­las del PRD, lo que no ocu­rrió, por­que fi­nal­men­te lo que hi­zo fue re­ti­rar­se de la ac­ti­vi­dad par­ti­dis­ta y de­di­car­se a sus ne­go­cios, pe­ro afir­mó que, cuan­do en­tró en vi­gor la nue­va ley, se fre­na­ron los blo­queos de ca­lles y ave­ni­das.

Ac­tual­men­te, re­co­no­ció que las au­to­ri­da­des no apli­can las san­cio­nes con­tem­pla­das en el apar­ta­do al ata­que a las vías de co­mu­ni­ca­ción, a pe­sar de que es­tán cau­san­do un gra­ve da­ño a la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad del es­ta­do que es el tu­ris­mo y se es­tá ahu­yen­tan­do la in­ver­sión, mu­cho me­nos les im­por­ta que se afec­te los in­tere­ses de ter­ce­ros.

CEL­SO CAS­TRO CAS­TRO

Mariano Di­ma­yu­ga Te­rra­zas, crea­dor de la po­lé­mi­ca "Ley Di­ma­yu­ga”./

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.