Pe­dro Ku­ri Phe­res

El Sol de Acapulco - - Portada - Pe­dro Ku­ri Phe­res en Fa­ce­book @pe­dro­ku­rip­he­res en Twit­ter aca­pul­[email protected]

Las pri­me­ras ac­cio­nes del go­bierno fe­de­ral di­ri­gi­das a erra­di­car la co­rrup­ción, co­mo par­te de los fun­da­men­tos de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, de­ben ser enal­te­ci­das por sus al­can­ces e im­pac­to en me­nos de un año.

Sin em­bar­go, en el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia ocu­rre lo con­tra­rio. La es­tra­te­gia im­ple­men­ta­da a la fe­cha no es la desea­ble y con­tra­vie­ne la pro­pia pro­me­sa de cam­pa­ña de An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor en la ma­te­ria. El pre­si­den­te ofre­ció re­du­cir los ín­di­ces de­lic­ti­vos en un pla­zo de seis me­ses, pe­ro los in­di­ca­do­res ofi­cia­les ­no son otros da­tos, son las ci­fras del Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca­ per­fi­lan una ten­den­cia dia­me­tral­men­te con­tra­ria.

El nú­me­ro de ho­mi­ci­dios do­lo­sos en lo que va del pri­mer año de la 4T su­pera lo re­gis­tra­do en los se­xe­nios de Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña Nieto, sus an­te­ce­so­res. La po­lí­ti­ca se­gu­ri­dad, al me­nos has­ta ho­ra, tie­ne un des­pro­pó­si­to y es re­gre­si­va.

Los he­chos ocu­rri­dos en Cu­lia­cán, Si­na­loa, y la re­cien­te ma­sa­cre de miem­bros de la fa­mi­lia LeBa­rón, en So­no­ra, son la evi­den­cia más cru­da de que la in­dul­gen­cia fe­de­ral, en lu­gar de pro­du­cir lo desea­do por Ló­pez Obra­dor, agra­va la vio­len­cia y la tor­na más cruen­ta.

Así lo evi­den­cia tam­bién la preo­cu­pan­te se­ñal de aler­ta an­te el men­sa­je con tu­fo in­je­ren­cis­ta del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, de po­ner al ser­vi­cio del “nue­vo gran pre­si­den­te de Mé­xi­co” la fuer­za nor­te­ame­ri­ca­na para “des­apa­re­cer de la faz de la tie­rra” al cri­men or­ga­ni­za­do.

Si bien el in­ter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano en otras la­ti­tu­des ha de­ri­va­do en gol­pes de Es­ta­do y ma­sa­cres, en­tre al­gu­nos sec­to­res la ofer­ta de Trump no fue tan des­de­ña­da, qui­zá an­te la im­pa­cien­cia y de­ses­pe­ra­ción ge­ne­ra­li­za­das por la fal­ta de me­di­das y es­tra­te­gia efec­ti­vas que con­ten­gan el ac­cio­nar del cri­men or­ga­ni­za­do en de­tri­men­to de la economía y del

Así lo

evi­den­cia tam­bién la preo­cu­pan­te se­ñal de aler­ta an­te el men­sa­je con tu­fo in­je­ren­cis­ta del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, de po­ner al ser­vi­cio del “nue­vo gran pre­si­den­te de Mé­xi­co” la fuer­za nor­te­ame­ri­ca­na para “des­apa­re­cer de la faz de la tie­rra” al cri­men or­ga­ni­za­do.

lla­ma­do te­ji­do so­cial.

No re­cu­rrir a la vio­len­cia co­mo tác­ti­ca ofen­si­va ha­cia la vio­len­cia re­sul­ta loa­ble en el áni­mo de de­te­ner el san­gra­do de nues­tro país, pe­ro, en la prác­ti­ca, los abra­zos no es­tán mi­ti­gan­do los ase­si­na­tos, ro­bos ni se­cues­tros. Más bien, los es­tán ati­zan­do.

Para el go­bierno fe­de­ral, Cu­lia­cán y el ca­so LeBa­rón son par­te de una cri­sis tran­si­to­ria en ma­te­ria de se­gu­ri­dad que no des­via­rá el em­pe­ci­na­mien­to pre­si­den­cial de ata­car las cau­sas de la vio­len­cia y no a quie­nes la ge­ne­ran.

Com­ba­tir a la de­lin­cuen­cia que en­lu­ta ho­ga­res y pro­pi­cia la des­com­po­si­ción del país no tie­ne nin­gún afán au­to­ri­ta­rio. En­ton­ces, ¿la Guar­dia Na­cio­nal se­rá un cuer­po de pre­di­ca­do­res?

¿Cuán­tos muer­tos más se ne­ce­si­tan para en­trar en ra­zón y ata­car la vio­len­cia de ma­ne­ra in­te­li­gen­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.