No hay en Las In­sur­gen­tes es­pa­cios de­por­ti­vos se­gu­ros

El Sol de Bajío - - Portada - JO­SÉ SÁN­CHEZ

Ve­ci­nos de la co­lo­nia Las In­sur­gen­tes in­for­ma­ron que ca­re­cen de bue­nos es­pa­cios de­por­ti­vos y re­crea­ti­vos, y los dos que hay, to­tal­men­te ru­di­men­ta­rios, son ocu­pa­dos por los de­lin­cuen­tes, quie­nes los uti­li­zan pa­ra dro­gar­se y pla­near sus ro­bos, ahu­yen­tan­do a los ha­bi­tan­tes.

Los ve­ci­nos del lu­gar no tie­nen otra op­ción que sa­lir al cen­tro de la ciu­dad o bus­car otras al­ter­na­ti­vas pa­ra con­vi­vir y ha­cer de­por­te.

Jo­sé Mar­tí­nez, de 23 años de edad, co­men­tó que la gen­te tie­ne que ir al Xo­chi­pi­lli o a la Uni­dad De­por­ti­va Mi­guel Ale­mán pa­ra po­der con­vi­vir, aun­que en el pri­me­ro se de­be pa­gar, y en los dos tam­bién ron­da la de­lin­cuen­cia.

Por su par­te, Paola Del­ga­do di­jo que no hay ni en la co­lo­nia y tam­po­co en to­da la ciu­dad de Ce­la­ya su­fi­cien­tes es­pa­cios re­crea­ti­vos y de­por­ti­vos, mu­cho me­nos pa­ra for­mar, des­de la ni­ñez a jó­ve­nes de al­to ren­di­mien­to, por­que no se cuen­ta con la in­fra­es­truc­tu­ra ni los maes­tros es­pe­cia­li­za­dos.

Tam­bién di­jo que mu­chos es­pa­cios, co­mo el de la co­lo­nia Los Oli­vos, así co­mo el de In­sur­gen­tes, los par­ques es­tán se­cues­tra­dos por los de­lin­cuen­tes, por lo que en vez de ser un es­pa­cio que pro­mue­va la sa­lud, se con­vier­te en cen­tros ge­ne­ra­do­res de vi­cios.

Luz Ma­ría Mora, coin­ci­dió que no son su­fi­cien­tes los es­pa­cios de­por­ti­vos y re­crea­ti­vos de la co­lo­nia In­sur­gen­tes, pues el que se en­cuen­tra en la par­te orien­te de la co­lo­nia, así co­mo el parque de la co­lo­nia ve­ci­na, es­tá apro­pia­da por los dro­ga­dic­tos.

Ve­ró­ni­ca Mar­tí­nez ma­ni­fes­tó que la co­lo­nia In­sur­gen­tes es in­se­gu­ra la ma­yor par­te del día, y la gen­te pre­fie­re sa­lir de ella, bus­car otras op­cio­nes que que­dar­se en la ca­lle; y el úni­co lu­gar en don­de se en­tre­tie­ne la gen­te es en el tian­guis de los jue­ves.

Te­re­sa Zavala, co­men­tó que a un la­do del DIF es­tá una can­cha de bás­quet, pe­ro su­ce­de lo mis­mo que con el parque que se en­cuen­tra al la­do orien­te de la co­lo­nia, en don­de abun­dan los la­dro­nes y dro­ga­dic­tos.

Co­men­tó que en las co­lo­nias ve­ci­nas co­mo Pa­seo del Cam­pes­tre y Vi­llas de Ce­la­ya, tam­bién cuen­tan con pe­que­ños par­ques o lu­ga­res de con­vi­ven­cia, pe­ro en la ma­yor par­te del día es­tán los jó­ve­nes que se dro­gan, re­pre­sen­tan­do un pe­li­gro pa­ra las fa­mi­lias.

Los en­tre­vis­ta­dos coin­ci­die­ron que en Ce­la­ya no se pue­de as­pi­rar a un de­por­te o dis­ci­pli­na de al­to ren­di­mien­to, por­que no hay los es­pa­cios su­fi­cien­tes y se­gu­ros, ya que los jó­ve­nes de­ben te­ner tran­qui­li­dad y la cer­te­za pa­ra ir a un cen­tro de­por­ti­vo.

In­cum­plen con su ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la sa­lud.

Te­re­sa Zavala.

Ve­ró­ni­ca Mar­tí­nez.

Jo­sé Mar­tí­nez.

Paola Del­ga­do.

Luz Ma­ría Mora.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.