Fes­te­jan a San An­to­nio de Pa­dua

El obis­po de la Dió­ce­sis de Ce­la­ya ofi­ció la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca

El Sol de Bajío - - Local - ÁN­GEL GALINDO

La tar­de de ayer se lle­vó a ca­bo la ce­le­bra­ción de la sa­gra­da eu­ca­ris­tía en ho­nor a San An­to­nio de Pa­dua, pre­si­di­da por Mons. Ben­ja­mín Cas­ti­llo Pla­sen­cia, obis­po de la Dió­ce­sis de Ce­la­ya, quien in­vi­tó a los ce­la­yen­ses a co­no­cer el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de ce­le­brar a San An­to­nio en su día.

“San An­to­nio se en­tre­gó en nom­bre de Cris­to pa­ra que to­dos los hom­bres pu­die­ran ser sal­va­dos”, fue­ron las pa­la­bras con las que el obis­po de Ce­la­ya da­ba ini­cio a la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca, en la que di­jo a los fie­les que no de­ben ol­vi­dar po­ner en prác­ti­ca la pa­la­bra de Dios en su vi­da dia­ria.

El obis­po Cas­ti­llo Pla­sen­cia hi­zo, ade­más, una bre­ve re­mem­bran­za so­bre San An­to­nio, quien es pa­trono de los al­ba­ñi­les, de las mu­je­res es­té­ri­les, de los via­je­ros, de los pa­na­de­ros y de los pa­pe­le­ros, aun­que ade­más es in­vo­ca­do pa­ra pe­dir una bue­na pa­re­ja, pa­ra unir­se en ma­tri­mo­nio y pa­ra en­con­trar ob­je­tos per­di­dos.

Su pa­rro­quia, ubi­ca­da en el ba­rrio ce­la­yen­se de San An­to­nio, lu­ció en­ga­la­na­da con la pre­sen­cia del obis­po y los sa­cer­do­tes que in­te­gran la Dió­ce­sis, así co­mo con la pre­sen­cia de los fe­li­gre­ses, quie­nes pre­via­men­te ador­na­ron con ofren­das flo­ra­les el in­te­rior del sa­gra­do re­cin­to.

A con­ti­nua­ción se mues­tran al­gu­nos da­tos so­bre la vi­da de San An­to­nio de Pa­dua: Su nom­bre de pi­la fue Fer­nan­do de Bu­lloes y Ta­vei­ra de Azevedo. Na­ció en Lis­boa, Por­tu­gal, en 1195; a los 15 años in­gre­só a los Ca­nó­ni­gos Re­gu­la­res de San Agus­tín, pe­ro diez años des­pués in­gre­só a los Frai­les Me­no­res Fran­cis­ca­nos don­de a los 25 años adop­tó el nom­bre de An­to­nio.

Te­nía voz cla­ra y fuer­te, me­mo­ria pro­di­gio­sa y un pro­fun­do co­no­ci­mien­to, el es­pí­ri­tu de pro­fe­cía y un ex­tra­or­di­na­rio don de mi­la­gros. Su fa­ma de obrar ac­tos pro­di­gio­sos nun­ca ha dis­mi­nui­do y aún en la ac­tua­li­dad es re­co­no­ci­do co­mo el más gran­de tau­ma­tur­go de to­dos los tiem­pos. El Pa­pa Gre­go­rio IX lo ca­no­ni­zó me­nos de un año des­pués de su muer­te en Pen­te­cos­tés el 30 de Ma­yo de 1232.

Tras el ac­to re­li­gio­so, los pre­sen­tes pu­die­ron dis­fru­tar de una ver­be­na.

El obis­po de Ce­la­ya, Mons. Ben­ja­mín Cas­ti­llo Pla­sen­cia, in­vi­tó a los fie­les a ce­le­brar a San An­to­nio en ora­ción an­te Dios. Al­fon­so Ber­ber

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.