Ser­gio Are­llano Ra­bie­la

Es de gen­te bien na­ci­da,

El Sol de Bajío - - Local -

que re­ci­be

el agra­de­cer el be­ne­fi­cio

Es de gen­te bien na­ci­da, el agra­de­cer el be­ne­fi­cio que re­ci­be” fra­se cé­le­bre del in­ge­nio­so hi­dal­go de uno de los va­lo­res más im­por­tan­tes del ser hu­mano: El agra­de­ci­mien­to.

Siem­pre nos an­da­mos que­jan­do de aque­llo que no te­ne­mos: Un co­che nue­vo, una me­jor ca­sa, ro­pa ca­ra, cuan­do lo más im­por­tan­te es agra­de­cer lo que sí te­ne­mos y no va­lo­ra­mos co­mo por ejem­plo en pri­mer lu­gar la vi­da, la sa­lud, ali­men­to, una fa­mi­lia, ami­gos, un atar­de­cer, la caí­da de la llu­via, una son­ri­sa de un ni­ño, un abra­zo sin­ce­ro, por men­cio­nar al­gu­nos.

Se ha es­cri­to mu­cho so­bre la fe­li­ci­dad sus­ten­ta­da en el he­do­nis­mo o el ma­te­ria­lis­mo, cuan­do lo más be­llo nor­mal­men­te es gra­tui­to y ge­ne­ra un be­ne­fi­cio pa­ra la co­mu­ni­dad.

Por ejem­plo, ayu­dar a una per­so­na de la ter­ce­ra edad cuan­do lo ne­ce­si­te y co­mo res­pues­ta un “gra­cias”.

Exis­ten se­gún los ex­per­tos tres pa­la­bras que nos abren to­das las puer­tas “por fa­vor y gra­cias”. Des­de un pun­to de vis­ta fi­lo­só­fi­co, me­ta­fí­si­co, la exis­ten­cia se ha con­si­de­ra­do a par­tir de la no­ción de ca­ren­cia.

Cuan­do se pien­sa que vi­vir es más bien so­bre­vi­vir, es­te ma­tiz im­pli­ca que no so­mos se­res ple­na­men­te au­tó­no­mos, au­to­su­fi­cien­tes, que con fre­cuen­cia ne­ce­si­ta­mos al­go que no te­ne­mos pa­ra pre­ser­var nues­tra pro­pia vi­da.

El ali­men­to, el si­tio don­de vi­vi­mos, el afec­to, el co­no­ci­mien­to: ca­si cual­quier co­sa que pen­se­mos, en al­gún mo­men­to la ob­tu­vi­mos de al­guien más. Es­ta cir­cuns­tan­cia tie­ne va­rias im­pli­ca­cio­nes en nues­tra vi­da; una de ellas, en la que se re­pa­ra po­co, es la gra­ti­tud, ese ges­to en el que se con­den­sa el do­ble re­co­no­ci­mien­to de nues­tras pro­pias li­mi­ta­cio­nes y, por otro la­do, de có­mo es en otra per­so­na don­de en­con­tra­mos los me­dios pa­ra ir más allá de di­chas li­mi­ta­cio­nes.

Oc­ta­vio Paz, al re­ci­bir el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1990, ad­vir­tió: “Co­mien­zo con una pa­la­bra que to­dos los hom­bres, des­de que el hom­bre es hom­bre, han pro­fe­ri­do: gra­cias”. Es una pa­la­bra que tie­ne equi­va­len­tes en to­das las len­guas.

Y en to­das es ri­ca la ga­ma de sig­ni­fi­ca­dos. En las len­guas ro­man­ces va de lo es­pi­ri­tual a lo fí­si­co, de la gra­cia que con­ce­de Dios a los hom­bres pa­ra sal­var­los del error y la muer­te a la gra­cia cor­po­ral de la mu­cha­cha que bai­la o a la del fe­lino que sal­ta en la ma­le­za.

Gra­cia es per­dón, in­dul­to, fa­vor, be­ne­fi­cio, nom­bre, inspiración, fe­li­ci­dad en el es­ti­lo de ha­blar o de pin­tar, ade­mán que re­ve­la las bue­nas ma­ne­ras y, en fin, ac­to que ex­pre­sa bon­dad de al­ma.

La gra­cia es gra­tui­ta, es un don; aquel que lo re­ci­be, el agra­cia­do, si no es un mal na­ci­do, lo agra­de­ce: da las gra­cias. El agra­de­ci­mien­to, en es­te sen­ti­do, po­see una pro­fun­da di­men­sión sim­bó­li­ca, su sen­ti­do se mue­ve en ese cam­po de lo sim­bó­li­co en don­de po­de­mos en­ten­der­lo, re­pro­du­cir­lo y, en el me­jor de los ca­sos, lle­nar­lo de sig­ni­fi­ca­do.

Agra­de­cer, ser agra­de­ci­dos, to­mar en cuen­ta el agra­de­ci­mien­to de otra per­so­na: to­das es­tas son si­tua­cio­nes en las que se re­ve­la con ni­ti­dez nues­tra cua­li­dad em­pá­ti­ca, esa for­ta­le­za de nues­tra es­pe­cie que tam­bién es­tá re­la­cio­na­da con la cooperación y la vi­da en co­lec­ti­vo.

Cer­van­tes nos re­cal­ca que la gen­te bien na­ci­da es la que agra­de­ce y tie­ne to­da la ra­zón, ya que quien no lo ha­ce es el des­agra­de­ci­do, quien es la per­so­na que los otros ha­cen to­do y de to­do por ella y na­da es su­fi­cien­te pa­ra ser en vir­tud de ello agra­de­ci­do. El des­agra­de­ci­do tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de creer que to­do lo me­re­ce por ser él y pun­to y de ello no hay na­da cier­to.

Es un per­so­na­je que abun­da en una so­cie­dad don­de los va­lo­res han si­do me­nos­ca­ba­dos y me­nos­pre­cia­dos ca­da día más; una so­cie­dad es­té­ril en el sen­ti­do am­plio de su sig­ni­fi­ca­do.

De allí que en la me­di­da que pa­san las ge­ne­ra­cio­nes se pue­den pe­li­gro­sa­men­te ir afian­zan­do es­tos an­ti­va­lo­res, de dio­ses inexis­ten­tes don­de el ver­da­de­ro Dios es so­lo uno. Las ca­rac­te­rís­ti­cas del in­fla­do in­di­vi­duo ra­yan en lo pa­to­ló­gi­co que la so­cie­dad es­cla­va men­tal­men­te ve co­mo si na­da.

“So­lo un ex­ce­so es re­co­men­da­ble en el mun­do: el ex­ce­so de gra­ti­tud, Jean de la Bru­yè­re”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.