La eva­lua­ción de los maes­tros de­be ser prác­ti­ca

Re­cha­zan men­to­res ame­na­zas de des­pi­dos cuan­do no se aprue­ben los exá­me­nes, su­gie­ren una ma­yor ca­pa­ci­ta­ción

El Sol de Bajío - - Local - ANA ME­DI­NA

Las eva­lua­cio­nes a los maes­tros de­be­rían rea­li­zar­se mien­tras dan sus cla­ses, en­tre­gan sus pla­nes de tra­ba­jo y ven los re­sul­ta­dos de los alum­nos, en lu­gar de ha­cer­les un exa­men que los ame­na­za con des­pe­dir­los de sus tra­ba­jos, es lo que Sal­va­dor Ál­va­rez Na­va, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la de­le­ga­ción 427 de maes­tros ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos de Ce­la­ya; ma­ni­fes­tó so­bre la re­for­ma edu­ca­ti­va.

“Ya so­mos maes­tros ju­bi­la­dos, pe­ro te­ne­mos nie­tos o so­bri­nos qué van a la es­cue­la, tam­bién pa­rien­tes que son maes­tros o ex com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y he­mos vis­to que real­men­te no es una re­for­ma edu­ca­ti­va, sino la­bo­ral, por­que no se bus­ca la enseñanza a los alum­nos, más bien la per­ma­nen­cia del maes­tro en una ins­ti­tu­ción”.

Men­cio­nó que el maes­tro aho­ra vi­ve con es­trés, ya que ade­más de es­tar­se preo­cu­pan­do por el exa­men, dar cla­ses, te­ner jun­tas, de­ben ha­cer en sus ca­sas los pla­nes de tra­ba­jo, la eva­lua­ción de ca­da alumno, así co­mo di­ver­sos do­cu­men­tos que se van pi­dien­do a lo lar­go del ci­clo es­co­lar.

“La gen­te no se da cuen­ta que el tra­ba­jo que ha­ce el maes­tro es mu­cho, no los va­lo­ran. Por des­gra­cia, con es­ta re­for­ma, el maes­tro ha si­do per­ju­di­ca­do más, ellos se es­tán preo­cu­pan­do más por pa­sar el exa­men que por en­se­ñar al alumno y es com­pren­si­ble, ya que pue­den per­der la fuente de in­gre­sos y si no tie­nen una es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pa­ra su fa­mi­lia o sus deu­das, les trae­rá des­es­ta­bi­li­dad”.

“No­so­tros es­ta­mos de acuer­do con que se ha­gan eva­lua­cio­nes, así co­mo me­jo­ras en la edu­ca­ción, pe­ro con­si­de­ra­mos que un maes­tro sea des­pe­di­do, só­lo por­que no pa­só un exa­men, en lu­gar de ca­pa­ci­tar­los es erró­neo. A los alum­nos tam­bién se les eva­lúa y no por­que sal­gan mal los va­mos a co­rrer de la es­cue­la, al con­tra­rio, les da­mos las he­rra­mien­tas que les fal­tan pa­ra su su­pera­ción”.

Men­cio­nó que al en­trar a la­bo­rar, se les apli­ca un exa­men pa­ra de­ter­mi­nar su en­tra­da a una ins­ti­tu­ción, lue­go al si­guien­te año, se les apli­ca otro pa­ra sa­ber si se­rán re­con­tra­ta­dos o no, si pa­san el exa­men, di­jo, ca­da cua­tro años se les re­pe­ti­rá la eva­lua­ción has­ta que sea tiem­po de su ju­bi­la­ción o des­pe­di­dos.

Es de co­men­tar que co­mo ca­da mes, los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de ca­da mu­ni­ci­pio se reunie­ron pa­ra con­vi­vir y dia­lo­gar so­bre dis­tin­tos te­mas, el día de ayer la reunión fue en la es­cue­la So­li­da­ri­dad, en la sa­la de usos múl­ti­ples, pro­fe­sor Hu­go Luis Hernández Mar­tí­nez.

Con es­ta

re­for­ma, el maes­tro ha si­do per­ju­di­ca­do más, ellos se es­tán preo­cu­pan­do más por pa­sar el exa­men que por en­se­ñar al alumno

Co­mo ca­da mes, los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de ca­da mu­ni­ci­pio se reunie­ron pa­ra con­vi­vir y dia­lo­gar so­bre dis­tin­tos te­mas.

Las eva­lua­cio­nes a los maes­tros de­be­rían rea­li­zar­se mien­tras dan sus cla­ses, en­tre­gan sus pla­nes de tra­ba­jo y ven los re­sul­ta­dos de los alum­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.