LA DI­VI­NA MI­SE­RI­COR­DIA

El Sol de Bajío - - Metrópoli -

Más que una me­ra de­vo­ción es un gé­ne­ro de la vi­da cris­tia­na. Se ex­pre­sa me­dian­te ac­tos in­te­rio­res (ac­ti­tu­des del al­ma res­pec­to a la Mi­se­ri­cor­dia del Sal­va­dor y de la con­fian­za en Dios) co­mo ex­te­rio­res: la ve­ne­ra­ción de la ima­gen, la ho­ra de la mi­se­ri­cor­dia, el re­zo de de­ter­mi­na­das ora­cio­nes (la lla­ma­da Co­ro­ni­lla), la fies­ta de la Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia y los ac­tos de mi­se­ri­cor­dia con el pró­ji­mo.

El ca­mino,

La ca­pi­lla./

En Co­mon­fort./

la ci­ma lu­ce una es­me­ra­da cons­truc­ción en va­rios ni­ve­les, acor­de a la to­po­gra­fía del lu­gar.

Si bien el es­pa­cio in­te­rior del tem­plo, pro­pia­men­te di­cho, es pe­que­ño, la te­rra­za que le cir­cun­da tie­ne di­men­sio­nes muy in­tere­san­tes, más pa­ra es­tar en un te­rreno más que ac­ci­den­ta­do en cuan­to a su in­cli­na­ción. Al me­nos una vez al mes se di­ce mi­sa en es­te tem­plo.

Su fies­ta se ce­le­bra, co­mo co­rres­pon­de, el se­gun­do do­min­go de Pas­cua, es de­cir el si­guien­te do­min­go des­pués del Do­min­go de Re­su­rrec­ción.

Más fre­cuen­tes aún son las vi­si­tas de mu­chos co­mon­fo­ren­ses, que pe­rió­di­ca­men­te, por ejer­ci­tar su cuer­po y des­pe­jar su men­te re­co­rren los mil qui­nien­tos me­tros que me­dian des­de el Tem­plo has­ta la pla­zue­la Obre­gón.

Co­mo en esa dis­tan­cia tam­bién se suben dos­cien­tos vein­ti­séis me­tros, no es anor­mal lle­gar ca­si sin alien­to, so­bre to­do si no se es asi­duo vi­si­tan­te, co­mo mu­chas per­so­nas que suben to­dos los días, aun­que ha­ga un frío ex­tre­mo o al­gu­na llo­viz­na ha­ga res­ba­la­di­zas las pie­dras del ca­mino.

Siem­pre ha ha­bi­do ve­re­das pa­ra lle­gar a la ci­ma del ce­rro, pe­ro a la par que la cons­truc­ción del tem­plo se fue rea­li­zan­do el en­la­ja­do del ca­mino lo cual, y la re­fo­res­ta­ción del área con­ti­gua al tem­plo, lo que ha crea­do un es­pa­cio ver­de que sub­sis­te pe­se a las con­di­cio­nes del sue­lo y el cli­ma pro­pio de esas al­tu­ras.

Aun­que un ser­vi­dor es afec­to a con­si­de­rar her­mo­so ca­da rin­cón de su mu­ni­ci­pio, no exa­ge­ro si le di­go que re­co­rrer es­te ca­mino a muy tem­pra­na ho­ra y con­tem­plar el ama­ne­cer des­de las al­tu­ras, es

una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te.

Ade­más de agra­de­cer al Sr. Abel La­gu­na por la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da, hay que agra­de­cer­le su ini­cia­ti­va y su per­se­ve­ran­cia, no obs­tan­te que, co­mo él mis­mo di­jo: “Es­to es tra­ba­jo de to­dos los que ayu­dan, ade­más a Dios no se le di­fi­cul­ta con­se­guir otro lo­co pa­ra con­ti­nuar es­ta obra”.

sin­gu­lar

y

Ar­chi­vo

Ar­chi­vo

to­do un re­man­so de Ar­chi­vo Da­vid Ca­rra­ce­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.