La ca­pi­lla del Se­ñor de la Mi­se­ri­cor­dia

La fe y el amor a la Di­vin­sa Mi­se­ri­cor­dia de Dios, plas­ma­da en Cris­to, lle­vó a eri­gir es­ta obra que lle­va paz a los co­ra­zo­nes más du­ros

El Sol de Bajío - - Metrópoli - DA­VID CA­RRA­CE­DO/ Cro­nis­ta de Co­mon­fort

DA­VID CA­RRA­CE­DO CRO­NIS­TA

Su fies­ta se ce­le­bra, co­mo co­rres­pon­de, el se­gun­do do­min­go de Pas­cua, es de­cir el si­guien­te do­min­go des­pués del Do­min­go de Re­su­rrec­ción y pue­de ga­nar­se in­dul­gen­cia ple­na­ria en esa fe­cha cum­plien­do las con­di­cio­nes del ca­so, es­ta­ble­ci­das por la Igle­sia Ca­tó­li­ca pa­ra ob­te­ner el be­ne­fi­cio res­pec­ti­vo.

El tí­tu­lo co­rrec­to de es­te ar­tícu­lo de­be­ría ser: “El tem­plo del Se­ñor de la Mi­se­ri­cor­dia, y su her­mo­so ca­mino de

ac­ce­so”.

Pe­ro no só­lo es de­ma­sia­do lar­go pa­ra un tí­tu­lo, sino que ade­más de­be­ría agre­ga­re: “Y las her­mo­sas vis­tas que des­de él se tie­nen”. Acla­ro que es­te es­pa­cio, un tan­to irre­gu­lar no se re­fie­re al Ce­rro de los Re­me­dios en su to­ta­li­dad, sino a lo des­cri­to en el tí­tu­lo. Pa­ra to­dos los cha­ma­cue­ren­ses el Ce­rro de los Re­me­dios es una pre­sen­cia co­ti­dia­na, al­gu­nos le te­ne­mos más ca­ri­ño que los de­más, y otros, co­mo el se­ñor Abel La­gu­na lle­gan a sen­tir una atrac­ción ca­si mística que los lle­va a rea­li­zar ac­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias.

Su­bir al ce­rro, de vez en cuan­do, era una ac­ti­vi­dad de re­la­ti­va fre­cuen­cia pa­ra mu­chos de no­so­tros, en el ca­mino en­con­tra­ba uno los ves­ti­gios de una an­ti­gua “fá­bri­ca” y ca­si en la ci­ma unas enor­mes letras que cla­ma­ban, con su blan­cu­ra de cal. U.N.S.

En la me­ra pun­ta es­ta­ba una pe­que­ña cruz, pe­que­ña real­men­te, de un me­tro y me­dio de al­tu­ra, so­bre un ba­sa­men­to pi­ra­midal tam­bién pe­que­ño, pe­ro era el in­di­ca­ti­vo de que un bre­ve es­fuer­zo nos ha­bía lle­va­do al pun­to cul­mi­nan­te.

El se­ñor La­gu­na nos pla­ti­ca que du­ran­te to­da su vi­da se de­di­có a la mú­si­ca y tra­ba­jó co­mo

La ca­pi­lla, Ma­ria­chi en la ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro ca­da que se iba y ca­da que vol­vía, lla­ma­ba po­de­ro­sa­men­te su aten­ción el Ce­rro de Los Re­me­dios. Un día, allá por el año 2000, se de­ci­dió a cons­truir un tem­plo en la ci­ma de es­ta ele­va­ción y co­men­zó a pe­dir ayu­da pa­ra di­cho fin, con muy ma­gros re­sul­ta­dos en sus ini­cios, in­clu­so lle­ga­ron a til­dar­lo de lo­co o, en el me­jor de los ca­sos, a no to­mar­lo en se­rio.

Cuan­do pu­do rea­li­zar al­gu­na cons­truc­ción la gen­te lo co­men­zó a to­mar más en se­rio y a ayu­dar­lo con ma­yor en­tu­sias­mo. Hoy en día

En la par­te más al­ta del Ce­rro de los Re­me­dios se ha trans­for­ma­do aho­ra en el Ce­rro de la Mi­se­ri­cor­dia y con­ver­tir­se en un si­tio de ado­ra­ción a Dios, po­see­dor de la in­fi­ni­ta y Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia./ Ar­chi­vo Da­vid Ca­rra­ce­do.paz./

un lu­gar sen­ci­llo pa­ra de­di­car­lo a la ora­ción/ Ar­chi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.