Mu­je­res van a las mi­nas

Su la­bor im­pli­ca jor­na­das ex­ten­sas y ago­ta­mien­to fí­si­co

El Sol de Bajío - - Nacional - MI­RIAM MAR­TÍ­NEZ/Dia­rio

A pe­sar de que la mi­ne­ría es una in­dus­tria en la que la­bo­ran hom­bres, en reali­dad ca­da vez son más las fé­mi­nas que par­ti­ci­pan en em­pre­sas de ese sec­tor.

EULOGIA GUE­RRE­RO TRA­BA­JA­DO­RA MI­NE­RA Nos gus­ta (ser mi­ne­ras), apar­te, lo ve­mos co­mo un de­por­te, lle­ga­mos a car­gar 70 u 80 ki­los en la ca­rre­ti­lla, ya no ne­ce­si­ta­mos ir a un gimnasio, aquí car­ga­mos de más”

To­dos los días se aden­tra en la os­cu­ri­dad pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo. Es pol­vo­re­ra, ela­bo­ra la ca­ñue­la y con­tro­la el ex­plo­si­vo pa­ra la eje­cu­ción de las de­to­na­cio­nes"

En Mé­xi­co, las mu­je­res em­pe­za­ron a in­cur­sio­nar en la mi­ne­ría a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, pri­me­ro en los ya­ci­mien­tos de pla­ta de Real del Mon­te y Pa­chu­ca, en Hi­dal­go, pro­pie­dad de Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co

QUERÉTARO, Qro.Tra­di­cio­nal­men­te se pien­sa en la mi­ne­ría co­mo una in­dus­tria en la que la­bo­ran hom­bres gran­des, fuer­tes y ru­dos… pe­ro la reali­dad es otra, pues ca­da vez son más las mu­je­res que par­ti­ci­pan en em­pre­sas de ese sec­tor.

De acuer­do con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Ine­gi) en el 2016, 11% del to­tal del per­so­nal ocu­pa­do en la mi­ne­ría son mu­je­res, lo que re­pre­sen­tó un avan­ce de 3 pun­tos por­cen­tua­les con­tra la ci­fra de 2010.

“PI­CAR PIE­DRA” “Mi­ne­ra La Ne­gra” es lo que se lee al en­trar al tú­nel prin­ci­pal. La os­cu­ri­dad y co­rrien­tes de ai­re na­tu­ral del sub­sue­lo se ha­cen pre­sen­tes. No se ve na­da más que las lám­pa­ras de los cas­cos de los com­pa­ñe­ros y las to­rre­tas de la ca­mio­ne­ta que nos trans­por­ta. El ca­mino ha­cia el in­te­rior es li­neal pe­ro no uni­for­me. Bor­dos y char­cos me­nean el vehícu­lo. Con­for­me te aden­tras en esa “pe­que­ña ciu­dad” sub­te­rrá­nea se ha­ce vi­si­ble el tráfico de hom­bres, mu­je­res y vehícu­los li­ge­ros o muy pe­sa­dos co­mo el Jum­bo que se mue­ven en las pe­num­bras en su afán de ex­traer el mi­ne­ral.

Es­ta­mos en Ma­co­ní, la úl­ti­ma de­le­ga­ción per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio de Ca­de­rey­ta, al no­res­te del es­ta­do y a 141 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de Querétaro. La mon­ta­ña es gran­de y co­lo­ri­da. El ver­de abun­da.

Pa­ra So­le­dad Mar­tí­nez es­tas es­ce­nas son al­go co­ti­diano. To­dos los días se aden­tra en la os­cu­ri­dad pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo. Es pol­vo­re­ra, ela­bo­ra la ca­ñue­la y con­tro­la el ex­plo­si­vo pa­ra la eje­cu­ción de las de­to­na­cio­nes. Tam­bién es ayu­dan­te de ope­ra­dor de Jum­bo: de­be ma­nio­brar el pe­sa­do ca­ble de al­ta ten­sión de ese ca­mión que se usa pa­ra la ba­rre­na­ción (per­fo­rar, agu­je­rar la cor­te­za); al mis­mo tiem­po que apa­lea ma­te­rial pa­ra po­der man­te­ner lim­pia el área. Ori­gi­na­ria de Ma­co­ní, ca­sa­da y con tres hi­jos de 14, 11 y 5, ha­ce on­ce años tra­ba­ja en La Ne­gra. Des­de el ini­cio la­bo­ró den­tro de la mi­na.

En es­ta in­dus­tria, ser mi­ne­ra y ma­dre es una ta­rea com­pli­ca­da. Las jor­na­das la­bo­ra­les, apar­te de ab­sor­ber pro­lo­ga­dos tiem­pos, son fí­si­ca­men­te des­gas­tan­tes. “A ve­ces es com­pli­ca­do por el cam­bio de tur­nos y las des­ve­la­das. (Mis hi­jos) se que­dan con mi ma­má y her­ma­na, son quie­nes siem­pre me han ayu­da­do. So­mos de Pi­ño­nes, un ran­cho cer­ca de Ma­co­ní. Hay que via­jar dia­rio a Ma­co­ní pa­ra lle­gar a la mi­na y de vuel­ta lo mis­mo. Mi hi­ja la trai­go de un la­do a otro, sea cual sea el turno que me to­que”, co­men­ta So­le­dad.

Des­de la reaper­tu­ra de La Ne­gra en ju­lio de 2006, se em­pe­za­ron a con­tra­tar mu­je­res pa­ra el tra­ba­jo en la mi­na a cau­sa de la mi­gra­ción mas­cu­li­na al país del nor­te, no sin cier­ta ne­ce­si­dad o des­con­fian­za, de he­cho, du­ran­te si­glos, la mi­ne­ría estuvo mar­ca­da por una le­yen­da que ase­ve­ra­ba que las mu­je­res no de­bían pi­sar una mi­na. En el ca­so de La Ne­gra se de­cía era una mi­na fé­mi­na y se po­nía ce­lo­sa cuan­do ha­bían otras mu­je­res por ahí, por ello, es­con­de­ría sus ri­que­zas o pro­vo­ca­ría ca­tás­tro­fes.

Pe­ro es­to, más que un mi­to, re­sul­tó ser com­ple­ta­men­te lo con­tra­rio. Je­fes de di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos co­mo la­bo­ra­to­rio o se­gu­ri­dad y com­pa­ñe­ros de ope­ra­ción co­men­tan que el he­cho de in­cur­sio­nar a las mu­je­res en es­ta ac­ti­vi­dad ha re­sul­ta­do ser fa­vo­ra­ble. Más allá de po­der rea­li­zar tra­ba­jos fi­si­ca­men­te pe­sa­dos, las mu­je­res tra­ba­jan me­jor que los hom­bres: “no fal­tan, son de­di­ca­das, tra­ba­ja­do­ras, lim­pias, or­de­nas… no se de­jan ven­cer; apar­te de que le im­pri­men un se­llo de­li­ca­do al tra­ba­jo (…) Pa­re­cie­ra ser ru­ti­na­rio pe­ro si cual­quie­ra de no­so­tros nos pu­sié­ra­mos a ha­cer­lo se­gu­ro no po­dría­mos le­van­tar­nos al día si­guien­te. Mi ma­yor ad­mi­ra­ción por que la ma­yo­ría de ellas son ca­sa­das y con hi­jos, des­pués de sa­lir tie­nen que lle­gar a co­ci­nar, a ver a los hi­jos, ayu­dar­les en la es­cue­la y al día si­guien­te vie­nen a tra­ba­jar co­mo si na­da. Ma­ne­jar un ho­gar es mu­cho más di­fí­cil que ma­ne­jar un la­bo­ra­to­rio. Aho­ra si que li­te­ral han -pi­ca­do pie­dra- pa­ra ga­nar­se un lu­gar en és­ta in­dus­tria.”

De acuer­do con la Cá­ma­ra Mi­ne­ra de Mé­xi­co (CAMIMEX); en su In­for­me Anual 2012, ex­pu­so que el tra­ba­jo de la mu­jer en es­ta in­dus­tria es “al­ta­men­te be­né­fi­co, por­que se en­con­tró igual­dad de pro­duc­ti­vi­dad fren­te a sus pa­res mas­cu­li­nos, pe­ro so­bre to­do un ma­yor sen­ti­mien­to de leal­tad, me­nos au­sen­tis­mo, ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad y un tra­ba­jo más cui­da­do­so que per­mi­te un ma­yor ren­di­mien­to de la ma­qui­na­ria.”

LAS MI­NAS Y LAS MU­JE­RES En Mé­xi­co, las mu­je­res em­pe­za­ron a in­cur­sio­nar en la mi­ne­ría a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, pri­me­ra­men­te en los ya­ci­mien­tos de pla­ta de Real del Mon­te y Pa­chu­ca, en Hi­dal­go, pro­pie­dad de Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co. En el país se de­di­can a es­ta in­dus­tria unos 300 mil tra­ba­ja­do­res, de acuer­do con ci­fras del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial. En Ma­co­ní son em­plea­das de con­fian­za 31 de 106 y 22 sin­di­ca­li­za­das de 316 de las cua­les apar­te de las mi­ne­ras de ofi­cio, hay doc­to­ras, in­ge­nie­ras ci­vi­les, geó­lo­gas, in­ge­nie­ras mi­ne­ras, ar­qui­tec­tos, con­ta­do­ras, abo­ga­das, ad­mi­nis­tra­do­ras de em­pre­sas, in­ge­nie­ro me­ta­lúr­gi­co. Aun­que el nú­me­ro si­gue sien­do mi­no­ri­ta­rio, ha ido en au­men­to en los úl­ti­mos años.

La in­clu­sión de mu­je­res en la mi­ne­ría es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con el cam­bio tec­no­ló­gi­co al ma­nio­brar cier­tas ma­qui­na­rias, pe­ro el tra­ba­jo ma­nual si­gue sien­do ru­do, lle­va ries­gos y re­quie­re gran con­cen­tra­ción en cual­quie­ra de las áreas.

Pa­ra Eulogia Gue­rre­ro ser mi­ne­ra sig­ni­fi­ca igual­dad. “Ya es­ta­mos acos­tum­bra­das a te­ner qué tra­ba­jar. De­be­mos or­ga­ni­zar­nos pues de­ja­mos la co­mi­da ya he­cha. Lle­ga uno muy can­sa­do. ¿De dón­de sa­ca­mos fuer­zas?, no sé, pe­ro cum­pli­mos con nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de la ca­sa. Lue­go nos di­cen: pues si ya eres ca­sa­da ¿por qué no te sa­les de tra­ba­jar?, yo di­go que no tie­ne na­da de ma­lo que tra­ba­je­mos no­so­tras co­mo mu­je­res, ayu­dar en cu­brir los gas­tos, al con­tra­rio, ha­bla muy bien de no­so­tras (…). Sí, nos gus­ta (ser mi­ne­ras), apar­te, lo ve­mos co­mo un de­por­te, lle­ga­mos a car­gar 70 u 80 ki­los en la ca­rre­ti­lla, ya no ne­ce­si­ta­mos ir a un gimnasio, aquí car­ga­mos de más” co­men­ta son­rien­te.

Lle­va on­ce años en La Ne­gra y tie­ne un hi­jo de 14 años. Nos cuen­ta que ahí es dón­de co­no­ció a su aho­ra es­po­so. Ca­da que pa­sa­ba con su cu­be­ta a re­co­ger las mues­tras se veían, has­ta que un día él la in­vi­tó a sa­lir.

Li­lia Hernández es una mi­ne­ra que cum­ple una fun­ción ad­mi­nis­tra­ti­va den­tro de la mi­na. Aun­que su tra­ba­jo no re­quie­re gran es­fuer­zo fí­si­co, sus tiem­pos la­bo­ra­les son pro­lon­ga­dos. En­tra a las 5:30 am y sa­le a las 5 de la tar­de. Lle­va 11 años sien­do par­te de La Ne­gra. Tie­ne una hi­ja de 13 años a quien su ma­má le cui­da des­de que era una ni­ña.

Co­men­ta que pro­vie­ne de fa­mi­lia mi­ne­ra, mo­ti­vo por el cual no sien­te mie­do tra­ba­jar en las en­tra­ñas de la mis­ma. “Mi ma­má se ha he­cho car­go (de mi hi­ja) más que yo por­que es la que es­tá to­do el tiem­po con ella. Cuan­do me vi­ne a tra­ba­jar ella te­nía tres años. Es un po­co di­fí­cil. Uno quie­re ha­cer mu­chas co­sas cuan­do lle­ga a ca­sa pe­ro no acom­ple­tas en tiem­po. Yo no ha­go el rol de ama de ca­sa y a lo me­jor ni de ma­má. Ha­go lo que pue­do, pa­ra lo que me al­can­za… Aho­ra, mi hi­ja si me re­cla­ma, más por la edad en la que es­tá, que no ten­go tiem­po pa­ra ella, que me la pa­so tra­ba­jan­do” .

Pa­ra Ali­cia Ca­sas, la alar­ma sue­na pa­sa­das las 5 de la ma­ña­na. Se me­te a ba­ñar, se arre­gla y de­sa­yu­na al­go li­ge­ro. Le to­ca en­trar en el pri­mer turno. La os­cu­ri­dad aún es evi­den­te. To­ma su cas­co, sus len­tes y su mo­chi­la pa­ra en­ca­mi­nar­se al lu­gar en don­de lle­ga­rán los ca­mio­nes de per­so­nal que los trans­por­ta­rán a la mi­na. Son unos 10 mi­nu­tos de su ca­sa a la pa­ra­da. Lle­ga, sa­lu­da y desea bue­nos días a sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que ya es­pe­ran en el lu­gar dis­pues­tos a co­men­zar su jor­na­da la­bo­ral. Pa­ra ese en­ton­ces son las 6:20am. Ri­sas y plá­ti­cas se es­cu­chan en el am­bien­te mien­tras es­pe­ran la lle­ga­da del au­to­bús. En pun­to de la me­dia se ha­ce pre­sen­te y po­co a po­co se acer­can pa­ra po­der abor­dar­lo y los lle­ve una jor­na­da más en La Ne­gra.

Ma­co­ní nun­ca duer­me pues su plan de pro­duc­ción son 3 mil to­ne­la­das dia­rias que sa­ca la mi­na y que tie­ne qué pro­ce­sar la plan­ta. Sus tra­ba­ja­do­res se tur­nan tres jor­na­das, in­clui­das las mu­je­res. Tra­ba­jan seis días y des­can­san uno. Los sa­la­rios ba­se de las mi­ne­ras son igua­li­ta­rios a los de los hom­bres y os­ci­lan en­tre 3 mil pe­sos li­bres a la se­ma­na.

Por más que se pre­gun­tó nin­gu­na mu­jer se que­jó de ma­chis­mo en el tra­ba­jo. “Siem­pre nos han tra­ta­do con res­pe­to pe­ro no­so­tras se lo de­mos­tra­mos en la ma­ne­ra de tra­ba­jar a nues­tros com­pa­ñe­ros”, enor­gu­lle­ci­da co­men­ta Eulogia.

Una ma­ne­ra de con­tra­rres­tar las ex­te­nuan­tes ta­reas en es­ta in­dus­tria es por me­dio de ac­ti­vi­da­des so­cio­cul­tu­ra­les de con­vi­ven­cia en­tre los tra­ba­ja­do­res y sus fa­mi­lias. El 11 de ju­lio es el día del Mi­ne­ro y ca­da año Ma­co­ní lo ce­le­bra en gran­de.

MI­RIAM MAR­TÍ­NEZ

MI­RIAM MAR­TÍ­NEZ

Se em­pe­za­ron a con­tra­tar mu­je­res pa­ra el tra­ba­jo en la mi­na a cau­sa de la mi­gra­ción mas­cu­li­na al país del nor­te/FO­TOS:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.