Ha­ble­mos de fren­te

El Sol de Bajío - - Circulos - HER­MA­NAS MI­SIO­NE­RAS SERVIDORAS DE LA PA­LA­BRA

Se­gui­mos vi­vien­do en una so­cie­dad don­de de­sa­for­tu­na­da­men­te ca­da día se­gui­mos per­dien­do el res­pe­to y los va­lo­res, que de­ben es­tar fun­da­men­ta­dos prin­ci­pal­men­te en las fa­mi­lias.

Pe­ro al­go que si­gue afec­tan­do en la ma­ne­ra de có­mo nos co­mu­ni­ca­mos tan so­lo cuan­do nos sen­ta­mos a co­mer, ya no es un dia­lo­go que de­be exis­tir por lo me­nos en­tre dos per­so­nas, es lo que nos en­se­ña­ron en la es­cue­la que pa­ra que exis­ta co­mu­ni­ca­ción de­ben exis­tir un emi­sor, el men­sa­je y un re­cep­tor, el ca­nal es el me­dio fí­si­co por el que se trans­mi­te el men­sa­je, que es por la voz que prin­ci­pal­men­te es co­mo nos co­mu­ni­ca­mos la ma­yo­ría.

Aho­ra el cen­tro y me­dio de co­mu­ni­ca­ción es el te­lé­fono ce­lu­lar, don­de nos si­guen pre­sen­tan­do di­fe­ren­tes mo­de­los ca­da año, y en don­de apa­re­cen di­fe­ren­tes re­des so­cia­les, don­de se com­par­te in­fi­ni­dad de in­for­ma­ción. Es­to no so­lo se pier­de co­mu­ni­ca­ción ver­bal, sino to­do el en­torno se da de ma­ne­ra es­cri­ta, aun­que las per­so­nas se en­cuen­tren sen­ta­das de ma­ne­ra fí­si­ca ya sea la mis­ma me­sa, una sa­la o lu­gar, pa­re­cie­ra co­mo si ca­da quién no exis­tie­ra o co­mo si es­tu­vie­ran so­los.

Es­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción mu­chas per­so­nas tie­nen ac­ce­so a con­te­ni­dos inapro­pia­dos, ac­ce­so a la in­ti­mi­dad, por­no­gra­fía, se vuel­ve ca­da vez más adic­ti­vo el uso de es­te me­dio, don­de al­gu­nas per­so­nas tra­tan de “es­ca­par de su reali­dad”, es­to de­pen­de de la per­so­na­li­dad que es­tá re­la­cio­na­da al uso que se ha­ce de las re­des so­cia­les.

Las per­so­nas ex­tro­ver­ti­das son me­nos pro­pen­sas a re­em­pla­zar las ac­ti­vi­da­des so­cia­les por ho­ras de es­tar en el chat. Tam­bién se pue­den te­ner ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les du­ran­te el uso del ce­lu­lar, ca­da per­so­na per­ci­be la reali­dad con dis­tin­ta in­ten­si­dad a tra­vés de sus sen­ti­dos, don­de se apre­cia que los jó­ve­nes ca­da vez uti­li­zan me­nos el tex­to y lo ha­cen de ma­ne­ra más vi­sual.

Otro de los fac­to­res que in­flu­yen co­mo adic­ción del uso de un ce­lu­lar o mó­vil es el ma­te­ria­lis­mo, don­de al­gu­nas per­so­nas sien­ten la ne­ce­si­dad de te­ner el úl­ti­mo mo­de­lo de smartp­ho­ne, ipho­ne, ipad,y tan­tos me­dios que nos pre­sen­tan di­fe­ren­tes mar­cas, es­to los ha­ce te­ner una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ser adic­ti­vo(a) a usar­lo de for­ma com­pul­si­va.

Al­go que es preo­cu­pan­te en nues­tro país, don­de se si­guen pre­sen­tan­do ca­da día ex­tor­sio­nes y se­cues­tros por es­te me­dio, pe­ro lo más sor­pren­den­te es que los que ope­ran lo ha­gan des­de den­tro de los mis­mos re­clu­so­rios, don­de no so­lo son unas cuan­tas per­so­nas, sino un equi­po de gen­te que “tra­ba­ja” ha­cien­do es­te ti­po de co­sas. Las per­so­nas más vul­ne­ra­bles a es­te ti­po de si­tua­ción son los me­no­res de edad, que pue­den lle­gar a con­tes­tar lla­ma­das de nú­me­ro des­co­no­ci­dos y caen de ma­ne­ra más fá­cil, aquí es don­de los pa­dres de fa­mi­lia de­ben es­tar muy aten­tos, si les per­mi­ten a sus hi­jos me­no­res que ten­gan ac­ce­so a las re­des so­cia­les.

Al­go que no de­be­mos ol­vi­dar, es que la me­jor ma­ne­ra de co­mu­ni­car­nos se­rá siem­pre co­mo di­cen de fren­te y en per­so­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.