El efec­to ma­ri­po­sa

El pe­río­do de tran­si­ción por

El Sol de Bajío - - Local -

el que atra­vie­sa México ha pro­vo­ca­do di­ver­sas reac­cio­nes. A pe­sar de las es­pe­ran­zas en que las si­tua­ción cam­bie de for­ma fa­vo­ra­ble, al­gu­nas de las pri­me­ras de­ci­sio­nes no han si­do del to­do bien vis­tas. Pa­ra na­die es des­co­no­ci­do que Ló­pez Obra­dor re­ci­be a un Me­xi­co en te­ra­pia intensiva, pe­ro de­be tran­si­tar en el re­di­se­ño de las ins­ti­tu­cio­nes con una es­tra­te­gia bien de­fi­ni­da, pro­pia de un es­ta­dis­ta y no de un tahúr.

Por des­gra­cia, nues­tra de­mo­cra­cia es­tá so­ca­va­da por caminos sub­te­rrá­neos, só­ta­nos y al­can­ta­ri­llas, so­bre cu­yas co­ne­xio­nes na­die re­fle­xio­na has­ta que se ve afec­ta­do. Uno no re­pa­ra en la in­se­gu­ri­dad has­ta que pier­de a al­guien que­ri­do, en la co­rrup­ción has­ta que le to­ca “po­ner­se la del Pue­bla”, o en los des­po­jos pa­tri­mo­nia­les a la na­ción co­mo el hua­chi­co­leo has­ta cuan­do se de­tie­ne el abas­to de com­bus­ti­bles. Ne­ce­si­ta­mos des­cen­der so­lo una es­ca­le­ra del só­tano pa­ra sen­tir­nos alu­di­dos, agre­di­dos, dam­ni­fi­ca­dos. Es en es­te mo­men­to cuan­do los jui­cios co­mún­men­te acep­ta­dos (co­mo que la co­rrup­ción es cul­tu­ral), ya

no se sos­tie­nen. La inevi­ta­ble atro­fia del sen­ti­do co­mún a tra­vés de ge­ne­ra­cio­nes, que con­vier­te a paí­ses en­te­ros en dis­ca­pa­ci­ta­dos, tar­de o tem­prano pa­sa fac­tu­ra.

Co­mo mi au­to­mó­vil fun­cio­na con dié­sel, no me he vis­to ma­yor­men­te afec­ta­do por el desabasto de ga­so­li­nas mag­na y pre­mium (por aho­ra), y tuve la opor­tu­ni­dad de cons­ta­tar que las ca­lles de las ciu­da­des ve­ci­nas del Ba­jío se ven más tris­tes que ca­ra­va­nas de ca­me­llos des­hi­dra­ta­dos. Eso oca­sio­na la pa­rá­li­sis de la eco­no­mía tam­bién: en Mi­choa­cán se les es­tá pu­drien­do el agua­ca­te, en Gua­na­jua­to no lle­gan los su­mi­nis­tros pa­ra la in­dus­tria au­to­mo­triz, de la Ciu­dad de México no salen los acos­tum­bra­dos tu­ris­tas de fin de se­ma­na a los estados

ve­ci­nos. To­do es mer­ma, si­tua­ción que no se veía des­de la epi­de­mia de la In­fluen­za AH1N1.

El ac­tual desabasto de com­bus­ti­bles que nos ha he­re­da­do la co­rrup­ción en las más al­tas es­fe­ras de la ma­yor em­pre­sa del país de­be ser un lla­ma­do a la in­tros­pec­ción de la so­cie­dad don­de uno de nues­tros afo­ris­mos es “el que no tran­sa no avan­za”.

Tam­bién el ac­tual go­bierno de­be re­plan­tear sus es­tra­te­gias, no se pue­de con­ti­nuar di­ri­gien­do al en­sa­yo y error, ya que si se tra­ta­ra de una gue­rra con­tra otro país (has­ta el más pe­que­ño de Cen­troa­mé­ri­ca), ya la hu­bié­se­mos per­di­do des­de ha­ce más de dos se­ma­nas por la ma­la pla­nea­ción que se le ha vis­to en sus pri­me­ros días de go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.