Mis pa­pás

Mi ma­dre es la su­per-tier­na

El Sol de Bajío - - Local -

de la fa­mi­lia una tar­de des­pués de ali­men­tos an­te una ta­za de ca­fé y una con­cha blanca com­pra­da la no­che an­te­rior en la pa­na­de­ría de la se­ño­ra Es­co­gi­do, en­tre plá­ti­cas an­te una au­dien­cia ín­ti­ma co­men­ta que ha de­tec­ta­do el ro­bo de mer­can­cías, por lo que mi pa­pá le in­di­ca que hay que comprar un es­pe­jo cón­ca­vo co­mo en los su­per­mer­ca­dos de la ca­pi­tal, en los cua­les una per­so­na vi­gi­la las en­tre­ca­lles de las es­tan­te­rías pa­ra evi­tar ro­bos

Es­ta ma­ne­ra tan sen­ci­lla sin es­tu­dios de maes­tría tra­jo una pro­pues­ta de tác­ti­ca que so­lu­cio­na­se la pro­ble­má­ti­ca; por­que pu­die­ron con­tra­tar guar­dias de

gen­dar­me­ría o de man­do úni­co, pe­ro no, los re­cur­sos no al­can­za­ban pa­ra ad­qui­rir com­pro­mi­sos co­mo rea­li­za­ban los co­mer­cios ex­tran­je­ros de otros estados.

Santo re­me­dio se ad­qui­rie­ron dos espejos re­don­dos que al ser cón­ca­vos da­ban una vi­sual to­tal de las áreas de mer­can­cías y des­de la caja de co­bro se do­mi­na­ban las dos vi­sua­les.

Pu­di­mos de­cir­le con el co­ra­je juvenil que re­ti­ra­se la mer­can­cía de las par­tes del fon­do o sea que se de­ja­se de sur­tir a la am­plia­ción, o que ya no com­pra­ran tan­tos ar­tícu­los pa­ra la ven­ta, con lo que en­tra­rían nues­tros clien­tes en un desabasto de la va­rie­dad que se tenía, ellos mo­les­tos por la fal­ta de sus ne­ce­si­da­des se re­ti­ra­rían a otros la­dos a bus­car esos ar­tícu­los de los que ca­si éra­mos úni­cos en te­ner y que ya no lle­ga­ban al fon­do del in­mue­ble y el ma­les­tar afec­ta­ría al co­mer­cio y su fa­ma co­mo de los de ma­yor sur­ti­do.

Re­sul­tó una muy bue­na de­ci­sión al pro­ble­ma de los ro­bos hua­chi­co­le­ros de la tien­da: al lle­gar a pa­gar a la PGR (pro­ge­ni­to­ra ge­ne­ral re­fe­ri­da) se les sa­ca­ba la mer­can­cía de las bol­sas de­lan­ta­les, ni­ños en bra­zos y em­plea­dos com­pa­gi­na­dos con el ro­bo de ga­so­li… per­dón de ar­tícu­los de aba­rro­te se pu­do en­car­ce­lar a cul­pa­bles… per­dón co­rrer a ma­los em­plea­dos y co­no­cer a las far­de­ras hua­chi­co­le­ras. Así se de­ben ha­cer las co­sas con es­tra­te­gia!!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.