Ae­ro­puer­to: con­cier­to de vo­ces

El Sol de Cordoba - - Análisis - Sal­va­dor del Río [email protected]­digy.net.mx

La fo­to­gra­fía apa­re­ci­da en la pren­sa lo di­ce to­do. Ra­dian­tes, el pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y dos de sus co­la­bo­ra­do­res ase­gu­ra­ban ha­ber oí­do la voz del pue­blo, que ra­ra vez se equivoca, en el vo­to de un mi­llón de per­so­nas cu­ya pa­la­bra, ase­gu­ra­ban, es in­ape­la­ble: no al ae­ro­puer­to en la zo­na de Tex­co­co, sí al pro­yec­to inaca­ba­do de la ba­se mi­li­tar de San­ta Lu­cía.

En la ima­gen de la con­fe­ren­cia de pren­sa apa­re­ce un ros­tro som­brío, de en­tre preo­cu­pa­ción y zo­zo­bra. El ya nom­bra­do je­fe de la ofi­ci­na de la pró­xi­ma pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, el em­pre­sa­rio Al­fon­so Ro­mo, pa­re­cía ha­ber es­cu­cha­do otras vo­ces. Las ope­ra­cio­nes en la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res des­cen­dían en más de cua­tro por cien­to, en la jor­na­da más ne­ga­ti­va des­de el anun­cio del triun­fo de Do­nald Trump en las elec­cio­nes pa­ra la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. La de­pre­cia­ción del pe­so fren­te al dó­lar al­can­za­ba, en esa jor­na­da acia­ga, una pér­di­da de más de tres por cien­to. Eran las vo­ces del mer­ca­do que re­fle­ja­ban la mano in­vi­si­ble de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal que ra­ras ve­ces se equivoca.

Pe­ro la emo­ción por las vo­ces del pue­blo que en la me­sa de la con­fe­ren­cia de pren­sa se cre­yó ha­ber es­cu­cha­do no de­sa pa­re­cía. Aquí no man­da el mer­ca­do, el que man­da es el pue­blo sa­bio, di­jo con voz tran­qui­li­za­do­ra, pau­sa­da, car­ga­da de si­len­cios re­fle­xi­vos, el pre­si­den­te elec­to. No pa­sa na­da, di­jo. Pe­ro en la reali­dad pa­sa y mu­cho ocu­rri­rá. La ad­ver­ten­cia vino des­pués: se es­tá mar­can­do una nue­va fron­te­ra en la eco­no­mía, una lí­nea que di­vi­de al Es­ta­do y al mer­ca­do.

Fue­ra de la ca­sa de tran­si­ción de la co­lo­nia Ro­ma se es­cu­cha­ban otras vo­ces que re­so­na­ban en el ám­bi­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal de las fi­nan­zas. En inusi­ta­das reunio­nes, los di­ri­gen­tes de los or­ga­nis­mos em­pre­sa­ria­les ma­ni­fes­ta­ban su des­con­ten­to por la de­ci­sión anun­cia­da ho­ras an­tes de la can­ce­la­ción de la obra que con un avan­ce del 30 por cien­to se­gui­rá en ac­ti­vi­dad has­ta el 30 de no­viem­bre, en cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos con em­pre­sa­rios y con­tra­tis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros. Las ca­li­fi­ca­do­ras del cré­di­to y la con­fian­za de to­dos los paí­ses re­du­cían sus pro­nós­ti­cos an­te los pre­vi­si­bles efec­tos de la can­ce­la­ción de la obra de Tex­co­co. La ad­ver­ten­cia de las de­man­das por el in­cum­pli­mien­to de esos com­pro­mi­sos,

que sig­ni­fi­ca­rán una pér­di­da de 120 mil mi­llo­nes de pe­sos se mul­ti­pli­ca­ba en esas ho­ras de efer­ves­cen­cia po­lí­ti­co-fi­nan­cie­ra que si­guie­ron al anun­cio he­cho por la ma­ña­na por el pre­si­den­te elec­to Ló­pez Obra­dor. El pro­pio pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, En­ri­que Pe­ña Nie­to, al sos­te­ner que res­pe­ta­rá las de­ci­sio­nes del pró­xi­mo go­bierno, se su­mó a la ad­ver­ten­cia: con re­cur­sos fis­ca­les, es de­cir, con di­ne­ro del era­rio, se ten­drá que pa­gar la deu­da con­traí­da por los bo­nos emi­ti­dos pa­ra la obra del ae­ro­puer­to en Tex­co­co.

Si las vo­ces en tono fes­ti­vo unas, otras, co­mo el de las cam­pa­nas que to­can a muer­to se es­cu­cha­ban en el car­ga­do es­pa­cio aé­reo; las ha­bía de amar­gu­ra y preo­cu­pa­ción no me­nos apre­cia­bles, las de 18 mil tra­ba­ja­do­res em­plea­dos en la obra del ae­ro­puer­to que de la no­che a la ma­ña­na se ve­rán en la an­gus­tia de bus­car el dia­rio sus­ten­to. Per­di­das en la con­fu­sión y el ba­ru­llo, en la preo­cu­pa­ción y el co­men­ta­rio que se­gui­rán en los pró­xi­mos días, po­co se es­cu­chan las vo­ces an­gus­tia­das del des­em­pleo de mi­les de tra­ba­ja­do­res, mu­chas de las cua­les, de­cep­cio­na­das, la­men­ta­rán ha­ber da­do su vo­to en fa­vor de quien vol­tea la es­pal­da a su es­pe­ran­za.

Aquí no man­da el mer­ca­do, el que man­da es el pue­blo sa­bio, di­jo con voz tran­qui­li­za­do­ra, pau­sa­da, car­ga­da de si­len­cios re­fle­xi­vos, el pre­si­den­te elec­to. No pa­sa na­da, di­jo. Pe­ro en la reali­dad pa­sa y mu­cho ocu­rri­rá. La ad­ver­ten­cia vino des­pués: se es­tá mar­can­do una nue­va fron­te­ra en la eco­no­mía, una lí­nea que di­vi­de al Es­ta­do y al mer­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.