Se acer­ca di­ciem­bre

El Sol de Cordoba - - Análisis - Ro­ber­to Gar­cía Jus­to DES­DE HUA­TUS­CO

El fin de año es­ta pró­xi­mo, se no­ta por­que em­pie­za a sen­tir­se el frio in­ver­nal, por las tar­des ba­ja la nie­bla que con su chi­pi­chi­pi co­bi­ja la ciu­dad. An­te­rior­men­te las fa­mi­lias re­ci­bían es­ta épo­ca con en­tu­sias­mo de­bi­do a que la pro­duc­ción de fru­ta era abun­dan­te. Y se apre­su­ra­ban a re­co­lec­tar­la pa­ra pre­pa­rar dul­ces y vi­nos que eran con­su­mi­dos en la ma­yo­ría de los ho­ga­res. Na­ran­ja, zar­za­mo­ra y gua­ya­ba eran los más co­ti­za­dos por­que no ha­bía otras go­lo­si­nas que las ela­bo­ra­das en ca­sa.

Los arrie­ros trans­por­ta­ban mer­can­cía de tem­po­ra­da de­cem­bri­na pa­ra des­car­gar­la en las ca­sas co­mer­cia­les. La ma­yo­ría de los al­ma­ce­nes eran pro­pie­dad de ex­tran­je­ros, es­pa­ño­les, ale­ma­nes e ita­lia­nos, que con­tro­la­ban el co­mer­cio de la re­gión, en vir­tud de que Hua­tus­co siem­pre ha si­do el pun­to na­tu­ral de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y sus re­la­cio­nes con los de­más mu­ni­ci­pios es­ta­ban li­ga­das por un mer­ca­do cen­tra­lis­ta.

Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas que pre­va­le­ce en es­ta épo­ca en el área ur­ba­na y ru­ral, per­mi­te con­ser­var la tra­di­ción de ali­men­tar­se con hier­bas nu­tri­ti­vas. En me­nor es­ca­la se gui­sa en al­gu­nas ran­che­rías la flor de xa­xa­na, la de ca­la­ba­za, el te­pe­ji­lo­te que se ob­tie­ne de la pal­ma ca­me­dor, el gas­pe­ri­to, una vai­na del ár­bol de qui­mi­te, el chi­le de ga­to. Ade­más el ca­mo­te ex­traí­do de la raíz del cha­yo­te es muy sa­bro­so ca­pea­do con hue­vo.

Un me­nú muy pro­vin­ciano al que se agre­ga otras plan­tas. Es ca­rac­te­rís­ti­co pen­sar que se apro­xi­ma la fe­cha en que se con­su­me el pon­che, los bu­ñue­los, pam­ba­zos, ta­ma­les y gar­na­chas. Hay mu­cha ra­zón pa­ra to­mar­lo de esa for­ma, de­bi­do a que, a par­tir del pri­me­ro de di­ciem­bre ini­cian las pe­re­gri­na­cio­nes en ho­nor a la vir­gen de Gua­da­lu­pe; par­ten de los ba­rrios has­ta lle­gar a la ca­pi­lla del Te­pe­yac. Ca­da co­lo­nia cuan­do le co­rres­pon­de, or­ga­ni­za la ven­di­mia de an­to­ji­tos re­gio­na­les y otros ar­tícu­los, acom­pa­ña­da de mú­si­ca y la dan­za de los ne­gri­tos que es de las más an­ti­guas del pue­blo. El gran even­to cul­mi­na el día do­ce en el ce­rri­to de Gua­da­lu­pe, has­ta don­de con­cu­rren los fe­li­gre­ses pa­ra can­tar las ma­ña­ni­tas.

Otro de los fe­nó­me­nos sig­ni­fi­ca­ti­vos que ocu­rren en el mes que se ave­ci­na, es el re­torno de tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes. Las va­ca­cio­nes que se otor­gan anual­men­te per­mi­ten que mu­chos de los que emi­gran a otros paí­ses, la ciu­dad de Mé­xi­co o es­ta­dos, apro­ve­chan pa­ra ve­nir a vi­si­tar a la fa­mi­lia y de pa­so to­mar un me­re­ci­do des­can­so. Y los que per­ma­ne­cen en es­ta lo­ca­li­dad, en la mis­ma si­tua­ción que los men­cio­na­dos, re­gre­san a su lu­gar de ori­gen pa­ra “re­no­var ener­gías”.

Pa­ra los que aban­do­na­ron su tie­rra in­ten­tan­do sa­lir ade­lan­te en sus pro­yec­tos, los alen­ta­mos con un poe­ma de la pro­fe­so­ra En­ri­que­ta Seha­ra de Rue­da, ti­tu­la­da La Ho­ra Amar­ga: “En­car­gos y pre­gun­tas/ des­pe­di­das/ bul­tos an­te la vis­ta/ y el ric­tus en las bo­cas/ aba­ti­das.// Una pe­na in­fi­ni­ta/ en mi pe­cho/ aban­do­nar mi pue­blo/ y aquel ho­gar pa­terno/ ya des­he­cho//. Un ár­bol que en el pa­tio/ me mi­ra­ba/ su­fri­mien­to im­pla­ca­ble/ por lo que sin re­me­dio/ se que­da­ba//. Las flo­res que mi ma­dre/ cul­ti­va­ba/ ca­jas con li­bros vie­jos/ y otras co­sas que­ri­das/ yo de­ja­ba//.

Lá­gri­mas y sus­pi­ros/ sen­ti­mien­to/ re­cuer­dos que se pi­den/ y re­ga­los que se ha­cen/ de mo­men­to//. Ju­gue­tes y ma­ce­tas/ un san­ti­to/ una lám­pa­ra, un cua­dro/ y un jil­gue­ro que can­ta/ muy bo­ni­to//. No sa­lir de mi tie­rra/ yo pu­die­ra/ ¿si anu­la­ra es­te via­je¿/ te­mo que allá muy le­jos/ tal vez mue­ra//. Mien­tras que de­be­ría/ con es­pan­to/ en es­tos pen­sa­mien­tos/ lle­gó una ami­ga cie­ga/ to­da un llan­to//. “Por úl­ti­mo en la vi­da/ ven­go a ver­te”/ me sien­to tan en­fer­ma/ que es­toy en los um­bra­les/ de la muer­te//. A ver­me…di­jo ella/ ¡po­bre­ci­ta¡/ y me vio al des­pe­dir­se/ pues veía por el al­ma/ la cie­gui­ta//. Tam­bién co­mo mi ami­ga/ tie­rra mía/ en mi in­te­rior te mi­ro/ ¡pa­ra es­pí­ri­tu no hay/ le­ja­nía¡//. To­da­vía aque­lla pe­na/ aún me em­bar­ga/ es do­lor de un re­cuer­do/ que de­jó pa­ra siem­pre/ ¡la ho­ra amar­ga¡.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.