Aque­llos Beatles

El Sol de Cordoba - - Análisis - www.gil­ber­tohaaz­diez.com

“Ya es­ta­mos vi­vien­do el peor

de los fi­nes po­si­bles… Es muy di­fí­cil pen­sar que po­día­mos es­tar peor”, ha apun­ta­do el es­cri­tor An­to­nio Or­tu­ño en una me­sa con­vo­ca­da por EL PAÍS, en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro (FIL), Gua­da­la­ja­ra.

Net­flix es­tre­nó una cin­ta del jo­ven John Len­non, Mi nom­bre es John Len­non (Now­he­re boy). Los Beatles se acer­can a mi vi­da, mu­chí­si­mos años des­pués que, des­de La Ca­ver­na en Li­ver­pool, co­men­za­ban sus ini­cios de gran­des mú­si­cos, que cam­bia­ron no só­lo el rock and roll sino que crea­ron una nue­va for­ma de ex­pre­sar la mú­si­ca, con poe­sía y mu­chí­si­mas no­tas que, has­ta la fe­cha, li­de­ran en cuan­to se les co­mien­za a es­cu­char, Hey Ju­de o Let it be, o cien­tos de can­cio­nes que pu­sie­ron en las lis­tas del Bil­board. Fue­ron los úni­cos mú­si­cos, ni El­vis Pres­ley, que fi­ja­ban seis can­cio­nes en los pri­me­ros lu­ga­res, por me­ses. Na­ce un nue­vo li­bro. El li­bro de Phi­lip Nor­man, Paul, la bio­gra­fía, es uno de 745 pá­gi­nas cu­yo pre­cio es ca­ro, 700 y pi­co de pe­sos, pe­ro lo va­le. Al­gu­na vez él mis­mo hi­zo la bio­gra­fía de Los Beatles y una de Len­non, y se fue a los al­ta­res. El li­bro es de esos que des­de el prin­ci­pio te atra­pa, y co­mo a Sa­bi­na, cuan­do co­mien­zo a leer­lo en ho­ra­rio noc­turno des­de mi ca­mi­ta y mi que­ri­da al­moha­da, me dan las diez y las on­ce y las tres. Na­rra los co­mien­zos de su vi­da jo­ven, de cuan­do pier­de a su ma­dre y se acer­có a Paul el au­tor, pa­ra pe­dir­le si au­to­ri­za­ba cru­zar al­gu­nos as­pec­tos de su vi­da. Paul le di­jo que con gus­to, y le dio el co­rreo de su se­cre­ta­ria par­ti­cu­lar, pa­ra que co­men­za­ran ese idi­lio en el li­bro. Só­lo dos Beatles vi­ven. Y Paul es el gran­de jun­to a John Len­non. Sus ini­cios en la mú­si­ca, sus po­bre­zas, sus cuar­tos don­de en Ham­bur­go, en su pri­me­ra gi­ra mu­si­cal, los me­tían a unos cuar­tos con só­lo dos ca­mas, que pa­re­cían chi­que­ros, aguan­ta­ron po­bre­za por­que ya es­ca­la­ban la in­mor­ta­li­dad en la mú­si­ca. Tiem­po des­pués lle­ga­ron las gran­des recompensas. El li­bro es ma­ra­vi­llo­so, al es­ti­lo del es­cri­tor. La otra cin­ta, tam­bién be­lla, es la de Net­flix, esa es­cri­be la par­te del John Len­non jo­ven, cuan­do des­de el gru­po Quarry­men co­no­ció a Paul Mccart­ney y co­men­za­ron a for­mar el in­mor­tal cuar­te­to, tiem­po que no te­nían al ba­te­ris­ta y se les apa­re­ció Rin­go Starr. La vi­da con su ma­dre, y con la tía que lo adop­tó cuan­do te­nía 5 años es­ca­sos y siem­pre amó a la ma­dre, que un mal día mue­re atro­pe­lla­da por un au­to, cuan­do Len­non co­men­za­ba a co­no­cer­la y amar­la. Cin­ta que da cuen­ta de la ju­ven­tud de ese otro ta­len­to de la mú­si­ca. Lo crió su tía, pe­ro cuan­do em­pe­zó su re­la­ción con su ma­dre, la amo más que a na­die. Su muer­te fue una tra­ge­dia de su vi­da, co­men­za­ba a amar­la cuan­do el des­tino se la lle­vó. Net­flix: “El jo­ven John Len­non es­tá pe­lea­do con su tía Mi­mi des­pués de la muer­te re­pen­ti­na de su tío Geor­ge. An­gus­tia­do y tris­te, John sa­le a bus­car a su ma­dre bio­ló­gi­ca, Ju­lia, que le des­lum­bra por su im­pul­si­vo es­pí­ri­tu li­bre y su ma­ne­ra des­preo­cu­pa­da de vi­vir. Ju­lia le ani­ma a se­guir sus sue­ños, al tiem­po que le ini­cia en las nue­vas for­mas mu­si­ca­les re­pre­sen­ta­das por El­vis. Sin em­bar­go, Ju­lia ocul­ta una fuer­te ten­den­cia de­pre­si­va y el jo­ven John se en­cuen­tra di­vi­di­do en­tre las dos mu­je­res”. La pe­lí­cu­la de Net­flix ter­mi­na con la in­mor­tal can­ción de Len­non. Ma­dre, cuan­do le can­ta: “Ma­dre, me te­nías pe­ro nun­ca te te­nía / te deseé pe­ro no me deseas­te / tan

con­se­guí de­cir­te adiós”. Bus­quen el li­bro y vean la cin­ta en Net­flix, una bue­na cin­ta bri­tá­ni­ca. Un buen sa­bor de bo­ca.

A MI MA­NE­RA

Ga­briel Gar­cía Már­quez ad­mi­ra­ba a los com­po­si­to­res de mú­si­ca, de­cía que ellos en tres mi­nu­tos re­la­ta­ban una his­to­ria o una vi­da, lo que a los es­cri­to­res les lle­va­ba días o me­ses pa­ra plas­mar­lo en cien o más pá­gi­nas es­cri­tas. Ós­car Wil­de se­ña­la­ba que ‘El ar­te de la mú­si­ca es el que más cer­cano se en­cuen­tra de las lá­gri­mas y los re­cuer­dos’. Hay can­cio­nes in­mor­ta­les. Mu­chas. Aque­lla fran­ce­sa, My way, a la cual Paul An­ka pu­so le­tra y le lle­vó una ma­ña­na al en­ton­ces ca­si vie­jo, Frank Si­na­tra, y Paul An­ka se la ta­ra­reó, sen­ta­dos am­bos fren­te a fren­te, pe­ga­das ro­di­llas a ro­di­llas, y le di­jo: “Óye­la, es la his­to­ria de tu vi­da”, y cuan­do Si­na­tra es­cu­chó aque­lla par­te que de­cía: “Cuan­do tu­ve du­das me en­ca­ré con to­do y no me hun­dí, lo hi­ce a mi ma­ne­ra”. O esa otra: “Via­jé por to­dos y ca­da uno de los ca­mi­nos. Y más, mu­cho más que es­to, y lo hi­ce a mi ma­ne­ra”, al vie­jo se le es­cu­rrie­ron las lá­gri­mas, le dio un abra­zo fra­terno y ese te­ma vi­vió en su in­mor­ta­li­dad y la nues­tra, y, ade­más, le sir­vió a Frank co­mo su can­ción de des­pe­di­da de to­dos los con­cier­tos por­que la vi­da, co­mo lo di­jo el mis­mo No­bel Gar­cía Már­quez, es la me­jor co­sa que se ha in­ven­ta­do. No só­lo se des­pe­día con ella en sus ga­las de los es­ce­na­rios, se des­pe­día del tiem­po inexo­ra­ble que no per­do­na el ca­len­da­rio de los in­vier­nos. Aho­ra la es­cu­cho en lo que es­cri­bo es­te pá­rra­fo, es la his­to­ria de las caí­das y for­mas de le­van­tar­se, su or­gu­llo y sus de­rro­tas, del amar y per­der, de las ma­las ex­pe­rien­cias, del reír, llo­rar y su­frir pa­ra vol­ver a le­van­tar­se a su ma­ne­ra. Hoy, qui­zá ins­pi­ra­do en ella, uno pien­se que con el vien­to del oto­ño pe­gan­do de lleno en mi ven­ta­nal abier­to de mi azo­tea ori­za­be­ña, se ten­ga me­jor fu­tu­ro y por­ve­nir, que lo­gre­mos esos sue­ños a ve­ces in­te­rrum­pi­dos, que nos le­van­te­mos cuan­do una pie­dra don­de se tro­pie­za nos ha­ga caer, o un mu­ro se pon­ga fren­te a uno y lo brin­que­mos pa­ra así, co­mo le can­tó Paul An­ka a Si­na­tra, vi­vir A Mi Ma­ne­ra.

Gil­ber­to Haaz Diez ACER­TI­JOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.