Ocho me­ses des­pués del sis­mo

El Sol de Cuautla - - Análisis - VA­NIA SAL­GA­DO @No­sotrx­sMX

El 19 de ma­yo ha­brán trans­cu­rri­do 8 me­ses del sis­mo que cim­bró la tie­rra. Es­te con­teo só­lo lo lle­van los damnificados, por­que la gran ma­yo­ría si­gue vi­vien­do don­de pue­de. La ma­yo­ría no tie­ne cla­ri­dad so­bre el des­tino de sus in­mue­bles; al­gu­nos ni si­quie­ra un diag­nós­ti­co de­fi­ni­ti­vo del da­ño; y peor aún, se des­co­no­cen los ries­gos del sub­sue­lo, vul­ne­rán­do­se el de­re­cho a una vi­vien­da dig­na y al de una ciu­dad se­gu­ra.

El úni­co pro­gra­ma al que los damnificados han po­di­do ac­ce­der de ma­ne­ra ho­mo­gé­nea es al de los apo­yos pa­ra la ren­ta; sin em­bar­go, tem­po­ral e in­su­fi­cien­te. Los es­que­mas de re­cons­truc­ción, por el cues­tio­na­mien­to al prin­ci­pio de re­den­si­fi­ca­ción y la vía del en­deu­da­mien­to (pro­pues­to a la gran ma­yo­ría), pe­ro tam­bién por su com­ple­ji­dad en trá­mi­tes y es­tu­dios, así co­mo por el me­nes­ter de un con­sen­so ve­ci­nal, no han brin­da­do so­lu­cio­nes a ca­si na­die. Só­lo don­de se han apor­ta­do re­cur­sos pri­va­dos se ha lo­gra­do un ini­cio de re­cons­truc­ción, en un pu­ña­do de lu­ga­res.

La vi­sión de po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra aten­der un desas­tre na­tu­ral y a una po­bla­ción vul­ne­ra­ble ha si­do li­mi­ta­da. Por un la­do, pa­re­cie­ra que ha ha­bi­do un in­ten­to de­li­be­ra­do por mi­ni­mi­zar el ta­ma­ño del pro­ble­ma, pues a la fe­cha no hay cer­ti­dum­bre so­bre el nú­me­ro to­tal de damnificados y el nú­me­ro to­tal de in­mue­bles da­ña­dos, y se des­co­no­ce pú­bli­ca­men­te la in­for­ma­ción so­bre los po­lí­go­nos de ries­go en la ciu­dad. Por el otro la­do, con la crea­ción de una Ley, un Fon­do Úni­co y una Co­mi­sión pa­ra la Re­cons­truc­ción no se ha lo­gra­do, o no se ha que­ri­do, im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca con prio­ri­da­des pú­bli­cas, con ba­se en las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des de damnificados y de la ciu­dad; sino que más bien se es­tá per­mi­tien­do el ac­ce­so dis­cre­cio­nal a re­cur­sos pú­bli­cos.

Qui­zá los in­ten­tos de im­ple­men­ta­ción de una bue­na po­lí­ti­ca pú­bli­ca fue­ron fa­lli­dos por en­con­trar­nos en tiem­pos elec­to­ra­les y la vo­ra­ci­dad de al­gu­nos po­lí­ti­cos, que la opi­nión pú­bli­ca ca­li­fi­có de clep­to­cra­cia. Un equi­po ho­nes­to en la Co­mi­sión pa­ra la Re­cons­truc­ción, que pro­mo­vía un fi­dei­co­mi­so pa­ra lo­grar una me­jor trans­pa­ren­cia, tu­vo que re­nun­ciar pa­ra que la ciu­da­da­nía es­cru­ta­ra el ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra la re­cons­truc­ción, de­jan­do a los damnificados con ma­yo­res in­cer­ti­dum­bres. Hoy des­co­no­ce­mos si los re­cur­sos pú­bli­cos de 2017 y los apro­ba­dos pa­ra el 2018 es­tán sien­do real­men­te des­ti­na­dos a ta­reas de re­cons­truc­ción y aten­ción a damnificados, o con ob­je­ti­vos clien­te­la­res.

To­do lo an­te­rior in­dig­na a los damnificados, pe­ro po­si­ble­men­te tam­bién es­té con­tri­bu­yen­do a que la cla­se me­dia se or­ga­ni­ce, exi­ja y ha­ga de con­tra­pe­so al po­der gu­ber­na­men­tal. La ciu­da­da­nía es­tá exi­gien­do la ren­di­ción de cuen­tas so­bre los re­cur­sos pa­ra la re­cons­truc­ción, y No­sotrxs va a ser fun­da­men­tal en es­te mo­vi­mien­to.

No­sotrxs pro­mo­vió el fon­do úni­co pa­ra ma­yor vi­si­bi­li­dad de los re­cur­sos, y pu­so a dis­po­si­ción pú­bli­ca in­for­ma­ción re­le­van­te so­bre su ma­ne­jo (http://no­sotrxs.org/?p=6977). Con ello, es­pe­ra­mos que autoridades in­for­men de ma­ne­ra de­ta­lla­da ca­da ac­ti­vi­dad des­ti­na­da a la re­cons­truc­ción. Fo­men­ta­re­mos la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía, cen­tra­da en la pro­tec­ción de los de los de­re­chos de los damnificados. En con­jun­to con damnificados, vi­gi­la­re­mos el co­rrec­to uso, jus­ti­fi­ca­ción y prio­ri­za­ción de los re­cur­sos pa­ra la re­cons­truc­ción.

La vi­sión de po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra aten­der un desas­tre na­tu­ral y a una po­bla­ción vul­ne­ra­ble ha si­do li­mi­ta­da. Por un la­do, pa­re­cie­ra que ha ha­bi­do un in­ten­to de­li­be­ra­do por mi­ni­mi­zar el ta­ma­ño del pro­ble­ma, pues a la fe­cha no hay cer­ti­dum­bre so­bre el nú­me­ro to­tal de damnificados y el nú­me­ro to­tal de in­mue­bles da­ña­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.