Re­co­no­ce Ga­yos­so el ma­les­tar so­cial

El 1 de ju­lio, los mo­re­len­ses es­co­ge­rán ali­men­to or­gá­ni­co o co­mi­da cha­ta­rra, ad­vier­te

El Sol de Cuautla - - Portada - DA­NIEL MARTÍNEZ

Ro­dri­go Ga­yos­so Ce­pe­da, can­di­da­to a la Gu­ber­na­tu­ra por la coa­li­ción Jun­tos por Mo­re­los, in­te­gra­da por los par­ti­dos de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca y So­cial De­mó­cra­ta, re­co­no­ce que hay enojo so­cial en Mo­re­los y en to­do el país; un enor­me re­cha­zo al Go­bierno del estado y un cli­ma de agu­da po­la­ri­za­ción en una con­tien­da en la que, sin em­bar­go, no ve riesgos de vio­len­cia, por el con­tra­rio, con­fía en que los elec­to­res sal­drán a de­ci­dir en­tre ali­men­to or­gá­ni­co y co­mi­da cha­ta­rra, en­tre Ro­dri­go Ga­yos­so y Cuauhtémoc Blan­co, con to­do lo que ello re­pre­sen­ta.

Pág.8

Ro­dri­go Ga­yos­so Ce­pe­da, can­di­da­to a la Gu­ber­na­tu­ra por la coa­li­ción Jun­tos por Mo­re­los, in­te­gra­da por los par­ti­dos de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca y So­cial De­mó­cra­ta, re­co­no­ce que hay enojo so­cial en Mo­re­los y en to­do el país; un enor­me re­cha­zo al Go­bierno del Estado y un cli­ma de agu­da po­la­ri­za­ción en una con­tien­da en la que, sin em­bar­go, no ve riesgos de vio­len­cia, por el con­tra­rio, los elec­to­res sal­drán a de­ci­dir en­tre ali­men­to or­gá­ni­co y co­mi­da cha­ta­rra, en­tre Ro­dri­go Ga­yos­so y Cuauhtémoc Blan­co, con to­do lo que ello re­pre­sen­ta, di­ce.

En en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con El Sol de Cuer­na­va­ca, re­co­no­ce que se ha pre­pa­ra­do pa­ra ser go­ber­na­dor, “he ido cons­tru­yen­do” el “pro­yec­to de mu­chí­si­mos hom­bres y mu­je­res”; y re­co­no­ce que hay enojo so­cial por­que al país le han fal­ta­do las trans­for­ma­cio­nes de fon­do, pe­ro an­ti­ci­pa: “Mé­xi­co re­quie­re un cam­bio de sis­te­ma po­lí­ti­co, y no ir de un cau­di­llo a otro”. Igual que Gra­co Ra­mí­rez, a quien re­co­no­ce co­mo su pa­dre de crian­za, Ga­yos­so cree en los go­bier­nos de coa­li­ción y en los sis­te­mas par­la­men­ta­rios, pe­ro ca­da opor­tu­ni­dad que tie­ne mar­ca di­fe­ren­cias con el ac­tual go­ber­na­dor y es ta­jan­te, no ac­tua­ría igual que él. Criar­se con Gra­co le ha per­mi­ti­do apren­der de sus vir­tu­des y re­co­no­cer sus de­fec­tos; lo mis­mo que el go­ber­na­dor, eso sí, se re­co­no­ce de fuer­te ca­rác­ter, de vo­lun­tad ca­si in­que­bran­ta­ble. Hu­bie­ra si­do fá­cil ac­ce­der por la in­fluen­cia de Gra­co Ra­mí­rez a una Se­na­du­ría o dipu­tación plu­ri­no­mi­nal, re­co­no­ce, pe­ro “yo qui­se po­ner mi fu­tu­ro pro­fe­sio­nal en ma­nos de la gen­te”, y ese fu­tu­ro se jue­ga el 1 de ju­lio.

“Voy a ser go­ber­na­dor”, in­sis­te, y uno pre­gun­ta por­que es ob­vio “¿y si no?”. Ni si­quie­ra hay una pau­sa, “me re­gre­so a la ini­cia­ti­va pri­va­da, sin pro­ble­mas”, agre­ga.

Ro­dri­go Ga­yos­so hi­zo un pro­gra­ma de go­bierno cons­trui­do por me­sas te­má­ti­cas, 21 en to­tal, en don­de ciu­da­da­nos y es­pe­cia­lis­tas ex­pu­sie­ron la pro­ble­má­ti­ca muy di­ver­sa del estado. Pe­ro el pro­pio can­di­da­to re­co­no­ce que el pro­ble­ma más sen­ti­do de to­do el te­rri­to­rio mo­re­len­se es­tá en el ru­bro de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Fren­te a ello, asegura que los mo­re­len­ses en­fren­ta­rán el 1 de ju­lio la dis­yun­ti­va de apro­ve­char las con­di­cio­nes que du­ran­te un se­xe­nio se ge­ne­ra­ron pa­ra pro­pi­ciar el cre­ci­mien­to del estado; “o lo echa­mos por la bor­da y nos hun­di­mos en la are­na mo­ve­di­za”, se­ña­la.

Por­que pa­ra Ga­yos­so no hay otros con­trin­can­tes, la ca­rre­ra por la Gu­ber­na­tu­ra es­tá en­tre él y Cuauhtémoc Blan­co, cu­yo pro­yec­to de des­apa­re­cer el Man­do Úni­co, ad­vier­te, sig­ni­fi­ca en­tre­gar la se­gu­ri­dad a los gru­pos de­lic­ti­vos. Ad­vier­te que ha que­da­do evi­den­cia­do el víncu­lo de un can­di­da­to de la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, la que im­pul­sa a Cuauhtémoc Blan­co, con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da; y re­co­no­ce que hay can­di­da­tos que han si­do ame­na­za­dos en la zo­na Sur del estado; “por eso no po­de­mos de­jar el Man­do Úni­co”, por­que sig­ni­fi­ca de­jar a los mu­ni­ci­pios a mer­ced del cri­men, y re­cuer­da las es­ce­nas de ame­na­zas y ex­tor­sión con­tra al­cal­des.

Ha­ce un bre­ve re­su­men de los lo­gros en la ad­mi­nis­tra­ción pe­rre­dis­ta de Gra­co Ra­mí­rez, in­fra­es­truc­tu­ra ca­rre­te­ra, obra pú­bli­ca, ter­mo­eléc­tri­ca, ga­so­duc­to, y un cen­tro de co­man­do de se­gu­ri­dad, el C5, que es el más avan­za­do del país; la gen­te quie­re más opor­tu­ni­da­des y eso re­quie­re de ma­yor desa­rro­llo del estado, ex­po­ne. Pe­ro tam­bién re­co­no­ce el enor­me re­cha­zo que des­pier­ta en­tre gran par­te de la po­bla­ción la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción. “Ha ha­bi­do mu­chos erro­res”, re­co­no­ce, y ubi­ca a la co­mu­ni­ca­ción co­mo el ma­yor de las fa­llas del ac­tual ré­gi­men. Y su­gie­re que de­bió in­ver­tir­se me­jor en co­mu­ni­ca­ción, “si tie­nes el me­jor pro­duc­to, de­bes dar­lo a co­no­cer”; pe­ro ad­vier­te que la pro­pia per­so­na­li­dad de Gra­co Ra­mí­rez no ayu­dó en eso: “tie­ne una per­so­na­li­dad com­ple­ja, du­ra”, y con­clu­ye “lo que se cas­ti­ga no es una ad­mi­nis­tra­ción, sino el ale­ja­mien­to del go­ber­na­dor de la gen­te”.

Con su ga­llo ne­gro bor­da­do en la ca­mi­sa blan­ca, Ro­dri­go re­co­no­ce que ha si­do blan­co de ata­ques y de­nues­tos por su par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, pe­ro en las ca­lles la gen­te le re­ci­be bien lo que me pi­den “es que ga­ne­mos no­so­tros pa­ra que no ga­ne la ig­no­ran­cia”, pi­den se­gu­ri­dad y re­co­no­cen que soy el úni­co can­di­da­to que ha se­ña­la­do con nom­bre y ape­lli­do a quie­nes es­tán co­lu­di­dos con el cri­men, afir­ma.

Por­que si bien es cier­to que Mo­re­los re­quie­re de­to­nar un ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pa­ra lo que el can­di­da­to com­pro­me­te man­te­ner los pro­gra­mas so­cia­les y brin­dar ma­yor im­pul­so al cam­po, lo que más preo­cu­pa a la gen­te es que lle­guen al Go­bierno per­so­nas vin­cu­la­das con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, eso es lo que de­be­mos evi­tar. Es­ta­mos en­tre lo­grar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da pa­ra to­dos, o caer en ma­nos de los de­lin­cuen­tes, asegura.

Aun­que las en­cues­tas no le fa­vo­re­cen, re­cha­za es­tar le­jos de Cuauhtémoc Blan­co en la in­ten­ción de vo­to: “hoy la gen­te dis­cu­te si el pró­xi­mo go­ber­na­dor se­rá Cuauhtémoc o Ga­yos­so”, y asegura que hay al­gu­nos que in­ten­tan me­ter­se en una con­tien­da en la que no tie­nen opor­tu­ni­dad; en 2006 las en­cues­tas de­cían que iba a ga­nar Ló­pez Obra­dor, y en 2012, que ga­na­ría Ama­do Orihue­la, re­cuer­da.

So­bre la le­yen­da ne­gra de que Ro­dri­go Ga­yos­so com­pra los apo­yos y ad­he­sio­nes de otros ac­to­res po­lí­ti­cos, afir­ma: “Yo cons­tru­yo un pro­yec­to po­lí­ti­co que lla­ma la aten­ción a la gen­te”, y ase­ve­ra bus­car un gru­po que per­mi­ta ge­ne­rar la trans­for­ma­ción del estado “re­pre­sen­to un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal de una cla­se po­lí­ti­ca que le fa­lló al país”, por eso se con­si­de­ra una op­ción atrac­ti­va “no to­do se ha­ce con di­ne­ro ni con com­pra de vo­lun­ta­des”.

Ga­yos­so asegura que pe­se a la po­la­ri­za­ción en­tre el elec­to­ra­do, no hay un cli­ma en­ra­re­ci­do an­tes de la elec­ción, y agre­ga: “yo es­pe­ro que sal­ga a vo­tar mu­cha gen­te, hay un estado de de­re­cho y un cli­ma de tran­qui­li­dad”.

Ca­li­fi­ca de irres­pon­sa­bles las acu­sa­cio­nes de quie­nes ad­vier­ten que po­dría ha­ber tram­pa en las elecciones, “ellos son quie­nes ge­ne­ran el mie­do, por­que sien­ten que las co­sas se les vol­tean”, di­ce, pe­ro lla­ma a se­guir sien­do ejem­plo de de­mo­cra­cia en el país con el ejer­ci­cio del vo­to li­bre y ra­zo­na­do por los me­jo­res can­di­da­tos. “Lo que es­tá en jue­go es a quién quie­res en­tre­gar­le el fu­tu­ro de tus hi­jos”, con­clu­ye.

FROY­LÁN TRU­JI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.